Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"Llevo por esta causa varios días sin pegar ojo porque sin duda la Mancomunidad ya conoce mi ilegalidad"

Avatar del Lucía Baquedano Lucía Baquedano12/01/2023
Dicen que todo lo saben de nosotros porque nos vigilan día y noche. Al parecer les basta con observar lo que dejamos en los contenedores de basura para entrar en lo más íntimo de nuestra vida y conocer ésta al detalle: qué medicinas tomamos, nuestro número de zapato, el periódico que leemos, en qué establecimiento nos compramos la ropa, si en casa se come garbanzo de lata o nos gusta más el de puchero... al menos esto es lo que se dice por ahí. Así que nos vamos sintiendo vigilados como delincuentes El caso es, que en los bellos días de Navidad, a servidora le ocurrió algo tremendo, rayano en la ilegalidad. Tan asustada está que no sabe si debe comunicarlo a los señores de la Mancomunidad. Pero estos tienen cosas qué hacer, más importantes que atender a una modesta aportadora de basura en papel, plástico, orgánico y otros, riqueza en sí que viene a engrosar sus arcas mancomunales, pero por cuya aportación o don, como quieran llamarlo, ella tiene que pagar y trabajar separándola y dejándola en los lugares adecuados. Sí, sí... adecuados... Llevo por esta causa varios días sin pegar ojo porque sin duda la Mancomunidad ya conoce mi ilegalidad, de ser ciertos los rumores sobre el espionaje que desde ella se realiza. Seguro que ya me tienen fichada y vete a saber el castigo que me aguarda, porque aquí donde me ven, un día de Navidad, mientras depositaba mi bolsa de residuos orgánicos en el contenedor adecuado, vi, sin poder evitar que ello ocurriera, que mi tarjeta-llave seguía el trayecto de la bolsa yendo a caer al mismísimo fondo. ¿Está esto penado de alguna manera por la Mancomunidad?, se preguntarán ustedes. No lo sé, pero como me siento tan vigilada y ninguneada sé que algo me va a pasar, o por perder la tarjeta o por dejar que cayera en el lugar equivocado, el contenedor de orgánicos, cuando cualquier buen ciudadano, y dadas sus características, la perdería sin duda en el de “Resto”.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora