Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"Sé que releer no es bueno, pero ¡cuesta tanto olvidar un placer si es un libro el que nos lo ha dado!"

Avatar del Lucía BaquedanoLucía Baquedano17/11/2022
Me comentó una profesora su disgusto tras haber vuelto a leer Cien años de soledad de García Márquez. Lo recordaba como uno de los libros que más le había gustado y lo había recomendado en muchas ocasiones. Pues bien, al cabo de algunos años sintió la tentación de releerlo y lamentaba haberlo hecho. ¿Cómo es posible que me gustara tanto? Se preguntaba. Hubiera sido mejor guardar el recuerdo de cuando lo leí, recién editado. Me dejó consternada porque también yo lo leí en aquellos tiempos, conocí Macondo y a Jose Arcadio y Aureliano Buendía, pero sí, es peligrosa la segunda lectura, porque a veces el placer de la primera no solo depende del libro, sino también del momento y sobre todo del estado de ánimo del lector. Recientemente he recibido el regalo de 18 libros de Harry Stephen Keeler. Los mismos que leí y me encantaron a los 16 años. Y digo los mismos porque es así. Seguramente sus páginas conservan las huellas de mis dedos. Los coloqué en la estantería satisfecha por sentirlos como un tesoro. Mas el tesoro me llamaba, parecía hacerme guiños como si quisiera recordarme que entre sus páginas seguían estando De Lancey, Midleton y Cagliostro, Jeff Darrel y la Bestia Rubia de Brema. Fui débil, lo reconozco. Cogí y abrí uno de ellos del que tan sólo recordaba que me gustó mucho. En ningún momento de la lectura pensé lo que me ocurre en otros casos: ¡como escribía este hombre! ¡qué suerte!. Y es que, seguramente Keeler no era un gran escritor, pero dejó huella, ya que tras tantos años de haber disfrutado con él, volví a hacerlo, a sentir vivo interés por qué ocurriría en la siguiente página con el despertador del abuelo. Así que no me arrepiento. Ya decía Oscar Wilde que el remedio para vencer la tentación es caer en ella. Hallad el reloj vuelve a estar en compañía de los otros 17, pero me malicio que un día uno, otro día otro, saldrán de su estantería. Sé que releer no es bueno, pero ¡cuesta tanto olvidar un placer si es un libro el que nos lo ha dado!
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora