Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Editorial

Un acuerdo que lastra la credibilidad del PSN

El cuarto acuerdo presupuestario del Gobierno de Chivite con EH Bildu vuelve a darle al grupo abertzale la llave de la gobernabilidad en la Comunidad foral

Avatar del Editorial DNEditorial DN05/11/2022
El Gobierno de María Chivite ha alcanzado un nuevo acuerdo presupuestario con su socio preferente, EH Bildu. Es el cuarto consecutivo, después de que los votos abertzales fueran imprescindibles en 2019 para hacer presidenta de Navarra a la candidata socialista. 
El proyecto de Presupuestos para 2023 presenta un gasto (no financiero) de 5.238 millones de euros, una cifra que supone un incremento de 471 millones respecto a lo presupuestado este año, y que va acompañado con un nuevo paquete de medidas tributarias que afecta fundamentalmente al IRPF, con una deducción extraordinaria para las rentas que van desde los 18.000 a los 35.000 euros, que no va a tener continuidad en próximos ejercicios. 
El acuerdo firmado por los representantes del Gobierno y de EH Bildu -en cuya foto no aparece la presidenta Chivite- era un secreto a voces, conocidos los antecedentes de esta legislatura. 
Ya en el primer año de mandato socialista, sus dirigentes dejaron meridianamente claro que Navarra Suma no sería su socio presupuestario, a pesar de que el presidente regionalista, Javier Esparza, les entregaba un cheque en blanco siempre que no se apoyasen en la izquierda abertzale para sacar adelante los principales proyectos para el desarrollo de la Comunidad foral. 
Pactar con los herederos de Batasuna es un freno al desarrollo de Navarra, es una fiscalidad desmedida, seguir la senda identitaria y contribuir a un blanqueamiento de sus siglas que no merecen. 
Por tanto, el acuerdo presupuestario plasmado en 30 páginas no solo es el contenido que identifica la mano abertzale, sino lo que EH Bildu representa en el nuevo escenario político navarro: un socio más del socialismo encarnado en María Chivite. Y este marco es la base con la que el PSN piensa mantenerse en el Gobierno foral a partir del próximo mes de mayo. Una equivocación que lastra la credibilidad de los socialistas y coloca a Navarra como una comunidad perdedora.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora