Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"¿Para qué tanta lucha? ¿para que cuando ellos puedan elegir, que es la hora del recreo, estén los chicos a un lado y las chicas al otro?"

Avatar del Lucía Baquedano Lucía Baquedano03/11/2022
Me contó un vecino, muy joven entonces, que fue él, acompañado por dos o tres compañeros, quienes armados de cualquier herramienta, decidieron derribar la tapia que partía en dos el patio de su instituto con el fin de que a un lado estuvieran las chicas y al otro los chicos, según costumbre de entonces. Nuestro acto fue mas bien testimonial, ya que hacía tiempo que durante el recreo salíamos a la calle y estábamos todos juntos, añadió riendo, encantado de haber colaborado martillo en mano a la igualdad. A lo mejor él ya lo ha olvidado, pero llevo unos días pensándolo porque vivo frente a ese instituto y he descubierto algo insólito que lo dejaría pasmado. Me fijé hace unos días en que uno de los bancos cercanos estaba lleno de muchachos almorzando o entretenidos con sus móviles: todos ellos hombres y, lo mismo ocurría en el banco de enfrente. Pero mi asombro aumentó al descubrir algo más lejos un nutrido grupo de chicas, pero ni un chico entre ellas. Tanto me llamó la atención que al día siguiente me asomé a la ventana y como una cotilla cualquiera inspeccioné los bancos que volvían a estar llenos de varones mientras las féminas algo más lejos se contaban sus cosas. Vi, eso sí, un par de parejitas paseando por la acera, pero ningún grupo mixto dando cuenta de sus bocadillos y charlando como buenos amigos. No sé qué ocurrirá en las otras puertas del instituto, pero esto es lo que veo en la más cercana a mi casa, así que a nadie extrañará el que yo empiece a pensar si pese a la voluntad integradora de los responsables, hay una edad en la que tal vez están más a gusto los chicos con los chicos y viceversa. Naturalmente me parece bien que cada alumno pase el recreo charlando con quien le venga en gana, pero no puedo dejar de pensar en mi vecino y su martillo y también en el lío de esos colegios tan denostados porque no cumplen el requisito exigido por la Administración de tener en la misma aula a chicos y chicas. ¿Para qué tanta lucha? ¿para que cuando ellos puedan elegir, que es la hora del recreo, estén los chicos a un lado y las chicas al otro?
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora