Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

El Rincón

A vueltas con los impuestos y los ricos

En Navarra sólo hay 57 personas con más de 10 millones de patrimonio y ya pagan 8 millones al año en este discutido impuesto

Ampliar El presidente andaluz, Juanma Moreno, tras firmar el miércoles una bajada de impuestos frente a la inflación
El presidente andaluz, Juanma Moreno, tras firmar el miércoles una bajada de impuestos frente a la inflaciónefe
Publicado el 25/09/2022 a las 06:00
Vaya magnífica cortina de humo que se ha creado estos días a costa de los impuestos y los más ricos en España. En lugar de centrarnos en cómo ayudar mejor a quienes no llegan a fin de mes en este otoño de crisis energética y en aliviar la carga de la clases medias, el debate nacional se dispara hacia “los ricos”, como si fueran la solución o el origen de nuestros problemas. Ni una cosa ni la otra en una disputa que es carne de demagogia.
Cañonazos fiscales. El nuevo presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, del PP, va a eliminar el Impuesto del Patrimonio, una discutida norma fiscal que grava los bienes de las personas (acciones, viviendas, joyas) a partir de un mínimo y que no existe en casi en ningún lugar de Europa excepto España. Un impuesto que ya tienen a cero en Madrid, lo que les permite atraer a las fortunas de toda España por razones fiscales y ha creado una gran polvareda por la competencia fiscal que abre.
El Gobierno de Pedro Sánchez, descolocado, primero habla, por lo menos el ministro Escrivá, de recentralizar impuestos, es decir de eliminar la competencia para que las comunidades decidan sobre este tema. Un debate muy peligroso para Navarra, que goza de amplia autonomía fiscal recogida en el Amejoramiento.
Mensaje simplista y peligroso. Y luego, el Gobierno reacciona plegándose a un nuevo impuesto para las grandes fortunas, una idea de Podemos que hasta ahora el PSOE rechazaba por extremo. Qué se podrá analizar la oportunidad o no del cambio fiscal de Andalucía precisamente en medio de una crisis, o si tiene sentido pedir un esfuerzo especial para los que más poseen (hágase con datos, no con demagogia). Pero que naufraga cuando deriva en críticas populistas a los ricos y las grandes empresas, crítica en la que Pedro Sánchez ha comprado un discurso que era de Pablo Iglesias. Lo peor que puede hacer es instalarse en la idea de que lo que se quiere es castigar a los ricos, que hay casi una lucha de clases en juego. Pura falsedad electoral. Porque parece que en España no existe un sistema fiscal progresivo, donde ya paga más el que más tiene, que es lo que sucede desde hace décadas.
Ajústese si algo no funciona bien en la fiscalidad, luche para evitar el fraude fiscal (eso sí, y con toda energía), pero no convierta a los patrimonios altos en los malos de la película porque saldremos perdiendo todos. Son las empresas las que generan el empleo que necesitamos. Y España está llena de empresas familiares pequeñas y medianas que son el motor de nuestra economía. No vaya a ser que en este debate se acabe demonizando a los empresarios, como ya sucedió aquí en la Transición y aún lo estamos pagando.
La realidad de Navarra. Y cuando hablamos de los ricos, veamos de cuántos hablamos en realidad. El Gobierno de España no ha concretado qué quiere hacer, pero sabemos que Podemos quería gravar a las fortunas con más de 10 millones de patrimonio.
Pues bien, en Navarra hay 57 contribuyentes con ese patrimonio según los datos de Hacienda. 23 son hombres y 34 son mujeres. Sí. Hay más mujeres ricas. La mayoría de estos contribuyentes tienen más de 65 e incluso 75 años. Esos 57 contribuyentes ya pagan en Navarra algo más de 8 millones cada año por el Impuesto de Patrimonio. Es decir, una media de 142.000 euros, que se dice pronto. Más el IRPF que les corresponda, claro.
No somos una isla. Se trata de un impuesto que también en la Comunidad foral ha arrastrado fuertes polémicas porque el cuatripartito de Uxue Barkos hizo que fuera el peor de España para las empresas familiares por influjo de Bildu. Una situación corregida al final en esta Legislatura con los votos y la iniciativa del PSN y Geroa y gracias también a la abstención de Navarra Suma.
Y es que la fiscalidad debe mirar siempre alrededor. Navarra no es una isla inmune a lo que sucede junto a ella. Si tenemos una alta fiscalidad (que la tenemos) y cerca hay otras más favorables, lo que se hace es estimular la huida de contribuyentes (queja repetida entre los asesores fiscales en Navarra en los últimos años). También sucede con las empresas, que buscan un marco competitivo donde invertir. En ese punto incidía hace sólo unos días José Antonio Canales, director general de Viscofán, y premio directivo del año, sacándole los colores al Gobierno foral. De esto, sin embargo, habla poco el Ejecutivo.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora