Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Carta de los lectores

Almacenamiento de mascarillas: qué fácil es gastar con el dinero de los demás

Ampliar Almacenamiento de mascarillas: qué fácil es gastar con el dinero de los demás
Descripción de la imagen
  • Socorro Santos Odériz
Publicado el 31/08/2022 a las 06:00
Como enfermera, actualmente jubilada, me dan ganas de llorar al conocer la existencia de 1.700.000 mascarillas, compradas hace dos años y que permanecen guardadas en un almacén, bajo el manto del silencio más absoluto.
Al comienzo de la pandemia, una ONG de Pamplona solicitó ayuda para la confección de mascarillas de tela y un grupo de personas nos comprometimos a realizarlas en nuestros domicilios y, aunque algunos medios de comunicación negaban su eficacia, cumplieron su misión.
Posteriormente, el grupo se amplió y, ante la escasez de materiales de protección, comenzamos a confeccionar batas y mascarillas también en nuestras casas, con las máquinas de coser particulares.
Un pequeño comercio de Pamplona, dedicado a ropa deportiva, creó un sistema de reparto de los materiales por los domicilios: telas, gomas, hilo adecuado, etc... para la realización final de EPIS, y su distribución posterior. No entendíamos en ese momento que el Gobierno de Navarra no fuera capaz de encontrar una fórmula para solucionar su carencia.
En otro orden de cosas, conozco por información de compañeras de profesión, que no han contado con material suficiente para protegerse en su día a día, y han tenido que reutilizar sus mascarillas de forma habitual, con el riesgo que eso conlleva.
La pregunta es muy sencilla: en todo este tiempo… ¿no se han podido distribuir a hospitales, residencias de ancianos, empresas, farmacias, etc... e incluso, en la actualidad, ya que se requiere su uso en los medios de transporte, interior de farmacias, algunos centros religiosos, entre otros lugares?
Mi denuncia va más allá de lo económico, con su coste directo a los navarros que pagamos nuestros impuestos. Qué fácil es gastar con el dinero de los demás. Pero lo decepcionante es la falta de empatía con el problema padecido, y la ausencia de ética por la responsabilidad que les corresponde. Por favor, regalen las mascarillas, ya que tienen fecha de caducidad, no vaya a ser que mientras encuentran al/la responsable de la deslealtad con los ciudadanos, haya que quemarlas.
Socorro Santos Odériz. Enfermera jubilada de la CUN
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE