Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

El significado constitucional del Amejoramiento del Fuero

Avatar del Manuel PulidoManuel Pulido15/08/2022
El Amejoramiento del Fuero (LO 13/1982, de 10 de agosto) cumple cuarenta años este 16 de agosto, fecha en la que se publicó en el BOE de 1982, coincidiendo dicha anécdota de calendario con la Ley de 16 de agosto de 1841.
Dicha Ley paccionada, aprobada 141 años después, en un contexto muy diferente que la anterior -bastante mejor, diría- es la gran obra de los políticos españoles de la transición, los de Madrid y Navarra, unidos por el deseo de buscar el mejor encaje de Navarra en el marco constitucional, al aceptarse por las Cortes Generales como depositaria de la soberanía nacional en conjunción con el Parlamento Foral, que dicho cuerpo legal, es la forma en la que Navarra accede a la autonomía política que la Constitución garantiza.
Sin Transición política, que para Navarra se identificó con poder elegir su Parlamento Foral y sin Constitución no hubiese habido Amejoramiento, tal como lo conocemos.
El Parlamento Foral, elegido en 1979, fue la primera institución representativa democrática de la historia de Navarra, que permitió elaborar y negociar el texto del Amejoramiento como una norma singularizada.
Con la Constitución y su Disposición adicional primera en conjunción con la Disposición derogatoria, apartado 2 de la Constitución, que excluyó para Navarra la derogación de la ley confirmatoria de Fueros de 25 de octubre de 1839, pudo aprobarse el Amejoramiento del Fuero, en lectura única ante el Congreso y el Senado y situar a Navarra en la constelación constitucional como una comunidad con auctoritas y libertas en la España autonómica, como gustaba decir al primer presidente del Tribunal Constitucional, el profesor García Pelayo.
Por esa razón, el Amejoramiento, al permitir garantizar su régimen foral mejorando su legitimación democrática, sus instituciones y su marco competencial, es sin genero de dudas el mejor documento jurídico constitucional de los últimos 150 años, caracterizado por tener alma de Constitución interna de Navarra y cuerpo de ley subconstitucional, que garantiza el régimen foral en este convulso S.XXI.
Es obligación de las nuevas generaciones cuidarlo y mejorarlo, sin dejarse llevar por cantos de sirena de nuevas realidades, que lo devaluarían y le harían perder su alma inmemorial.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE