Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Prohibido

Avatar del Lucía BaquedanoLucía Baquedano08/08/2022
Hace tiempo que no piso una playa, pero tengo el recuerdo de haber disfrutado mucho en ellas. Mas, tras haber oído en TV la cantidad de prohibiciones que hoy soportan los visitantes, me he quedado pensativa. Y el caso es que lo prohibido, como ensuciarla, y la práctica de ciertos deportes también a mí me molesta, pero, ¿de verdad piensan vigilar a esos que a las siete de la mañana ponen su hamaca en primera línea y no la ocupan hasta medio día? ¿Y qué me dicen de la prohibición de hacer castillos de arena? Dicen que ha habido paseantes que tras meter el pie en el foso de uno de ellos han dado con sus huesos en el suelo, pero ¿qué le dice un padre a su niño que ha rellenado de arena un cubo y quiere darle vuelta, como si fuera un flan, para después añadirle conchas para almenas?
Dicen que en San Sebastián lo tienen bien organizado: los perros pueden corretear por la arena e incluso bañarse, de ocho a nueve de la mañana; y que también hay horas señaladas para jugar al fútbol o a pala, por lo que es de esperar que todo vecino o veraneante aterrice en Donosti con su perro, pala o cubo castillero sin problemas.
Pero mientras me empapaba de tantas prohibiciones, recordé mi visita a una laguna para observar ansarones, garzas y demás aves. Invitaban a ello los anuncios de la entrada. Pero ¡horror! Empezaba uno a transitar por allí y tan sólo descubría nuevos rótulos avisando de que nuestra presencia era fatal para las aves en plena crianza de sus polluelos, y las madres, malas madres podían abandonar su nidada al vernos. “Sabiendo esto, ¿piensas seguir tu camino?”, o algo así, decía un rótulo. Naturalmente no lo seguimos. Lejos de nosotros la idea de dejar huérfanos a garzas y ansarones, ¿pero no sería mejor que cerraran el lugar durante esos días en vez de invitar a visitarlo?
En cuanto a la playa... a lo mejor no se me ocurre rodear el castillo que hace un niño y meto el pie en su minifoso para dar de narices con la torre de homenaje que son diez o doce conchitas apiladas. Por si acaso, mejor no ir.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE