Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"Un lío eso del protocolo, ¿no puede un enfermo curarse tres días antes o tres días después que otro?"

Avatar del Lucía BaquedanoLucía Baquedano30/01/2022
La acción del libro comienza en una gasolinera a donde llega un coche, pero el conductor no se baja de él. Cuando el empleado se acerca ve en su interior a dos muertas y al hombre respirando con un ruido peculiar, por lo que alguien sugirió que lo colocaran boca abajo para que no se ahogara. Llamaron a una ambulancia para llevarlo a un hospital, pero murió en el camino. Su cadáver es estudiado en secreto dado lo peculiar de la enfermedad para no alarmar a la población. Y continúa la historia en la que sus personajes no cesan de estornudar y expectorar mientras se lamentan de que los resfriados de verano son los peores, los que más tardan en curarse. Contagiosos, por si fuera poco. Así que Harry comiendo en un restaurante, entre estornudo y estornudo contagia al lavaplatos, a dos camioneros, al repartidor de pan, al cambiador de discos y a la camarera. Tan cercano a lo que estamos viviendo desde hace dos años que miré con cierto asombro en qué año se publicó La danza de la muerte. En 1990, pero se escribió en 1978, así que nada tiene que ver lo que cuenta con nuestra pandemia, en la que el autor no pudo inspirarse. Me tiene muy intrigada y lo leo con interés, deseosa de saber más sobre la novelística peste, cómo nació el virus, cómo se extendió y todo lo demás. Sobre todo quiero ver si los personajes creados por Stephen King llegan en algún momento a sentirse tan desamparados como nosotros que nos tenemos que diagnosticar personalmente por no disponer de médicos, o que a lo sumo nos digan por teléfono lo que marca el protocolo. Un lío eso del protocolo porque, ¿no puede un enfermo curarse tres días antes o tres días después que otro? Parece que no: el alta a los siete, o los que sean los días que ordene el protocolo, positivos o no, con fiebre o sin ella. Así que me conformo con leer el libro. Me quedan unas 700 páginas en las que, dada la similitud con nuestro covid, a lo mejor encuentro la solución. Pero si doy con ella, ¿a quién se lo digo? Seguro que nadie coge el teléfono o éste insiste en decirme: manténgase a la espera.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE