Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Parece que Barkos cree que Chivite está de prestado

Avatar del Marcos SánchezMarcos Sánchez21/11/2021
Uxue Barkos, y en extensión toda Geroa Bai, está resultando para la presidenta María Chivite como ese pariente de muy de vez en cuando que, a la vez del abrazo del reencuentro y el sobado de carrillos, te regala un estás más gordo. O gorda. Más vieja. O viejo. Pullas en toda regla pero eso sí: con mucho amor. Las peores de recibir porque vienen con las respuestas desactivadas de serie. A un pariente no se le replica. Te reservas para ti que maldita su gracia, fuerzas un je, je y punto. Ya pasará. Chivite y en extensión el PSN no le replican a su socia de gobierno. Tragan saliva y todo lo que haga falta encantados de haberse conocido porque ostentan la presidencia.
No debe de ser fácil ser Uxue Barkos. Pasar de presidir Navarra a tener que sostener a quien te ha birlado la presidencia. Tener que exhibir cohesión con un PSN que tanta oposición ejerció contra siglas con las que ahora compadrea. En la legislatura pasada, los socialistas se subieron al carro de causas clave frente al entonces gabinete de Barkos como los símbolos de Navarra, la gestión de la política lingüística o el IRPF de las madres, con la intención de recibir a nuevos votantes que, aunque UPN y PSN esgrimieran lo mismo, prefiriesen confiar sus papeletas a los socialistas en vez de a los regionalistas como una opción más moderada de canalizar su descontento. A María Chivite le salió bien el plan. Creció lo suficiente para quedar por encima de Geroa Bai, lo que significaba presidir dentro del bloque de todos contra Navarra Suma. ¿Blanquear a Bildu para ello? Lo que haga falta: decenas de miles de manifestantes reunió ayer en Bilbao por la independencia de Euskal Herria, con Arnaldo Otegi y la portavoz navarra Bakartxo Ruiz entre los portadores de la pancarta.
Chivite ganó y perdió Barkos, pero su coalición nacionalista no rinde pleitesía. Defiende la expresidenta que su formación practica un “consenso con ambición” como aliada gubernamental. Traducido a lenguaje entendible, y como el orden de los factores no altera el resultado, amor con pullas para el socio. Su discurso en el último Debate sobre el Estado de Navarra, a menos de dos años ya para las elecciones, osciló entre reproches a Chivite y los consejeros socialistas del Ejecutivo, notorios en euskera o educación y más perifrásticos en otras materias como la negociación del Convenio Económico, y reiteradas alusiones a que lo que se pueda estar haciendo bien ahora no es sino una mera continuación de lo que ella emprendió. Es como si Barkos creyera que Chivite está en la presidencia de prestado. Como si le hubiese alquilado el gran sillón para un rato. El papel de secundario del que huyó el PSN en relación a UPN, un complejo basado en la indiscutible realidad de que comicio tras comicio las cifras de votos logrados colocaban a cada uno en su sitio lógico, parece recibirlo ahora por parte de sus socios. “Nuestro último gran logro ha sido traer al espacio progresista y de entendimiento entre diferentes al PSN”, afirma Unai Hualde, líder de un PNV a la sombra de Barkos en Geroa Bai. Por lo tanto, el único mérito de los de María Chivite, si acaso albergan alguno, es que les han dejado entrar al club. O al redil. Un PSN “al que hay estar permanentemente mirando de reojo para que no se desvíe de la senda y vuelva al antiguo régimen”, apostilla Hualde. Confianza a raudales. Sin duda.
volver arriba

Activar Notificaciones