Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

“De la ‘paz por presos’ pasamos al presupuestos por presos. El precio de los presos etarras cotiza a la baja”

La semana ha traído un retrogusto a almendra amarga. No seré yo quien mida las buenas intenciones de Otegi. Son muchos años dedicando a sus mariachis columnas volanderas. Más allá de la charca cubierta de verdín donde flotan los cocodrilos que dicen llorar por tanto dolor innecesario, el lamento de Otegi tiene tanta validez como la palabra de Gerry Adams, quien negó, cuantas veces pudo, haber militado en el IRA. Sus viejos camaradas de secuestros, huelgas de hambre, colocación de bombas y tiros en la nuca, entre otras hazañas, hacían muñecos de vudú con su figura cada vez que le escuchaban negar antes de que cantara el gallo. Ellos se alcoholizaban en barrios de cemento húmedo mientras su otrora jefe, ahora transformado en político, negaba haber dado la orden de mantener una huelga de hambre que llevó a la muerte a seis de sus antiguos camaradas. Gerry Adams se travistió. Vestido de teweed, coderas, barba recortada, pipa, y gafitas, podía pasar por un refinado profesor de sociología. Hay que agradecerle a Otegi que no se vista de seda y que su máxima concesión a la moda burguesa sea una americana del Corte Inglés. Y que mantenga el pendiente de falso marino mientras mercadea votos con Pedro Sánchez, el auténtico falsario de toda esta historia. Siete horas tardó Otegi en desvelar la verdadera causa de su sufrimiento y dolor. Del “paz por presos” pasamos al presupuesto por presos. El precio de los presos etarras cotiza a la baja. Al contrario que la luz, el gas o la gasolina, a Sánchez cada vez le salen más baratos. Presos todo a cien. Para qué nos vamos a engañar, la inmensa mayoría de los partidos han tratado de sacar rédito político de las víctimas, pero el trasvase emocional y político de Pedro Sánchez durante estos días sólo invita a preguntarse qué hay debajo de esa carcasa de maniquí y voz hueca. Toc, toc, toc… ¿Hay alguien ahí dentro? La respuesta la dio en el Congreso a una pregunta de la oposición sobre el posible traslado de 200 presos etarras: “Rotundamente no”.
volver arriba

Activar Notificaciones