Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"Mi Casares sigue mirándome acusador"

Avatar del Lucía BaquedanoLucía Baquedano10/10/2021
Hace algún tiempo se me cayó de las manos el diccionario de Julio Casares. Naturalmente el estropicio fue mayúsculo: el lomo descuartizado y bastantes hojas arrugadas y arrancadas. Un desastre. Pero como para caso de necesidad también tenemos en casa el de la Real Academia Española, nunca lo reparé, aunque suelo pensar en hacerle algún arreglillo casero, al menos en las páginas sueltas. Así que cuando veo en algún lugar ideas para encuadernar las leo con interés, pero mi Casares sigue reprochándome el tenerlo abandonado ya que no he sido capaz de arreglarlo. Pensando en él, hace pocos días me interesé por unas ideas de encuadernación que vi en Internet. La verdad es que nada aprendí acerca de la restauración de mi libro, pero como amante que soy de ellos disfruté con las diferentes formas de coser, pegar y dotar a libros y revistas de una presencia digna.
Me encantó especialmente el trabajo de quien confeccionó un libro, mas que libro cuaderno, ya que hizo las hojas que lo componían con folios en blanco. Y digo que me encantó porque realizó una bella y laboriosa tarea con útiles que todos tenemos en casa: tijeras, cúter, cola blanca, hilo, aguja normal y una cucharilla. Acostumbrados como estamos a ver en la televisión artesanos mostrándonos cómo hacer una jardinera o cubrecontadores con maravillosas herramientas que no están al alcance de cualquiera, era una gloria ver al encuadernador ayudando a pegarse al papel encolado con una cucharilla de café. Hasta utilizaba como prensa unos cuantos libros. Cortaba cartoncillos, arrugaba y teñía con nogalina papel canson para darle aspecto envejecido, e incluso de cinta marca paginas dotó a su libro. Y parecía tan fácil su trabajo que yo misma me creí capaz de imitarlo, porque hilo, agujas y cucharillas tengo bien a mano.
Mi Casares sigue mirándome acusador, pero yo, recordando lo que disfruté con la labor de aquel artesano, a lo mejor un día me pongo manos a la obra con él y lo dejo presentable.
volver arriba

Activar Notificaciones