Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

“A algunos ministros se les da por desahuciados”

Avatar del Diego Carcedo Diego Carcedo30/06/2021
Agotado el rechazo a las mascarillas y adormilado el tema de los indultos a los independentistas catalanes, por los cenáculos políticos madrileños han empezado a esparcirse con fuerza rumores sobre la supuesta crisis de Gobierno que algunos elevan a la condición de Gobierno en crisis. Hay comentarios que se van incrementando por minutos con detalles de la suerte que espera a algunos ministros tan felices como parecen estar en sus despachos y coches oficiales.
Manuel Castell, el más silencioso del Gabinete, rompió el silencio oficial con un comentario en el que demuestra la inteligencia y perspicacia que hasta ahora se reservó sobre el estado de ánimo que se respira entre los 22 miembros del elenco de Sánchez ante la incertidumbre que les agobia. Hay, vino a decir el titular de Universidades, ministros que necesitan descanso y ministerios, vacaciones. España es uno de los países occidentales con más carteras.
Es consecuencia, sin duda, de la precipitación del lanzamiento de la coalición PSOE-UP, que incorporó por las bravas a varios miembros al Gabinete sin una función concreta. De la noche a la mañana, los ministerios se desdoblaron para dar cabida a nuevos titulares y, tras ellos, a los correspondientes secretarios de Estado, subsecretarios, directores generales y demás usufructuarios del poder recién adquirido. Muchos de estos altos cargos, aunque no se quejan, se encontraron sin nada que hacer.
El propio Castell, el mayor en edad y quizás en prestigio intelectual, es uno de ellos: ministro de Universidades, colindante con los ministerios de Educación y Ciencia, competencias transferidas a las comunidades y la autoridad indiscutible en los campus de los rectores, ¿qué le queda? Y no es el único: la mayor parte de los ciudadanos ignoran los nombres de sus ministros.
El Gobierno no se priva de nada: hasta hace poco incluso con un matrimonio, igual que ocurre en Nicaragua.
Los rumores son rumores y estas cosas siempre acaban desbordando la realidad que casi nadie que esté en el ajo conoce. Se especula con nombres que salen, que entran, carteras que desaparecen o se funden, y poco más. A algunos ministros se les da por desahuciados y otros mejor tocados por la suerte, promovidos a más altas responsabilidades dentro del Gabinete que, siempre según parece, Pedro Sánchez quiere estrenar en septiembre. Sobre fechas y plazos tampoco hay seguridad. Los más nerviosos afirman que será cualquier día de estos y otros lo cifran para el otoño. El presidente ya ha dado muestras de que es reservado para sus cosas y parece que su persona de confianza, el valido Iván Redondo, quien está cocinándolo todo en La Moncloa, también. Así que nos toca esperar: a los afectados con nervios e invocaciones al que me quede como estoy y al resto, pues atendiendo al consejo de paciencia y barajar.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora