Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

OPINIÓN

"Biden se estrena en Europa, a diferencia de Trump, con sus compromisos en asuntos globales"

La UE y EE UU comparten su preocupación ante regímenes autoritarios

Avatar del undefinedDiario de Navarra11/06/2021
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, inició ayer el primer viaje de su mandato fuera de su país que le llevará al Reino Unido, Bruselas y Ginebra, con una agenda en la que su Administración se diferenciará de la de Donald Trump por su compromiso en asuntos globales. Su crítica posición respecto al brexit y su ascendencia irlandesa quedaron patentes ante el encuentro con Boris Johnson con la advertencia de sus asesores sobre las implicaciones que la salida del Reino Unido de la UE podría tener en la culminación definitiva de la normalización del Ulster. Más allá de la alianza de fondo que Washington mantenga con Londres, la Casa Blanca muestra así su intención de mantener un criterio propio sobre las cuestiones que se susciten a este lado del Atlántico. La cumbre de la OTAN permitirá a Biden estrenarse en la escena internacional en un momento en que las tensiones con Rusia y China adquieren tintes de abierta hostilidad. Tensiones de las que es partícipe la UE, aunque sea en un papel secundario desde el que ha de aspirar a que la visita del líder norteamericano ofrezca resultados en línea con el proyecto de la Unión. Biden ha enmarcado el viaje en su propósito de que EE UU lidere el mundo “desde una posición de fortaleza” para “reanimar las democracias”. El alineamiento de Bruselas con Washington para recabar claridad en cuanto al origen de las primeras infecciones de Wuhan y la reprobación pública de la actuación del Kremlin contra el opositor Alekséi Navalni son señales de una preocupación compartida ante la deriva de dos regímenes autoritarios. La reunión prevista entre Biden y Putin en Ginebra reviste especial importancia como marco propicio para evitar que las cosas vayan a peor. Del mismo modo, la cita con Erdogan no debería servir para que el dirigente turco sienta contar con el aval estadounidense -como socio de la Alianza Atlántica- para naturalizar una autocracia integrista. Pedro Sánchez mantendrá durante la cumbre atlántica su primera conversación con el presidente de EE UU. Una breve oportunidad que tendrá que aprovechar para afianzar el papel de nuestro país entre las democracias occidentales.
volver arriba

Activar Notificaciones