Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

OPINIÓN

"La recuperación de la alegría"

Avatar del Jose MurugarrenJose Murugarren30/05/2021
Sabemos que los perros sueñan por comportamientos que los humanos observamos. Ocurre también con los gatos. Unos y otros cuando duermen pueden huir del mundo tangible que compartimos. Se han hecho experimentos con ratas en el laboratorio que acreditan que si un roedor contempla comida en un laberinto antes de dormir hay muchas posibilidades de que durante la noche persiga el alimento sin descanso. Pero ni unos ni otros disponen de lenguaje para contar su experiencia a otro animal. Ni el perro ni la rata podrán encontrar las palabras para relatar lo vivido. Solo los humanos hemos construido un mundo de imaginación al que nadie más puede acceder.
Si usted pensó alguna vez que los viajes al espacio, internet, la invención de la penicilina o el descubrimiento de las vacunas están entre lo mejor que ha hecho el ser humano probablemente olvida el mayor milagro y por consabido aparentemente menor: el día en que alguien puso en orden veintitantos garabatos que convirtió en alfabeto y al hacerlo abrió la puerta a una hermosa construcción humana; la de contar, expandir, guardar conocimiento y sueños que lo mismo permite conservar las claves de los antibióticos, el camino correcto al espacio entre las estrellas, los secretos para levantar un edificio, o el relato de vidas que emocionan. Leí hace unos días al sociólogo Sergio García Magariño afirmar que tras todas las pandemias vienen épocas de esplendor. Habló de más cosas pero esa frase en el debate de ‘DN en Vivo’ me anticipó que en esta larga reclusión hay decenas, cientos, miles, millones de personas que han investigado, fantaseado, estudiado y dejado escrito lo que hicieron a la espera de divulgarlo en este nuevo tiempo que se nos avecina. Ahora que por fin llega una recuperación de la alegría (aunque sea parcial) que vivimos. Es buen día para visitar la Feria del Libro. Para perderse entre los puestos. Leer ayuda a ordenar las emociones. Incluso cuando el impacto es tan demoledor que desgarra. Leer es ofrecer una esponja bajo un grifo recién abierto para que se llene de ideas, de historias, de sentimientos. La mente entonces se recarga como una batería y envía sus impulsos hasta el último rincón del cerebro. Ahí explotan las emociones. Las que hacen feliz o las que ponen los pelos de punta y sumergen en el dolor. El cuerpo que crees tuyo está de repente poseído, en manos de una historia que te absorbe. Te familiarizas con personajes desconocidos que se aproximan y te son conocidos y queridos de repente conforme pasas las páginas y llega un mometo en que estás ahí, dentro, en el libro. Ya no puedes salir. Estás viviendo la vida de otro, desde la tuya. Ya formas parte del sueño de la lectura.
volver arriba

Activar Notificaciones