Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Opinión
Análisis

La villavesa de los mudos

Actualizada 16/05/2021 a las 23:40

El silencio se reclama en hospitales y centros de salud. En la villavesa, choca. Es un clásico el cartel de la enfermera que pide callar con el índice en los labios a la entrada de las instalaciones sanitarias. Pero el silencio es una excepción. Nuestro entorno es ruidoso. Tanto que para encontrar la concentración ponemos música, o lo que es lo mismo, ruido con ritmo. Uno se acostumbra a los decibelios y cuando se produce el silencio, si se prolonga unos instantes, tememos que algo vaya a ocurrir. Que termine la conversación abruptamente o la fiesta se precipite hacia el final. Como si el ruido fuera un chaleco garantía de una seguridad que el silencio arrebata. Tiene mala prensa esto de andar con la boca cerrada. Y sorprende que Mancomunidad de la Comarca de Pamplona lance una campaña recomendando silencio en las villavesas como si soñara transformar un viaje a la Txantrea en un circuito por un convento de clausura.

La villavesa es un lugar de concurrencia y por tanto de ruido. De ambiente. De conversación. No parece el lugar idóneo para ir callado. Ni siquiera es el momento. Suena extemporáneo. Ahora que regresa la alegría, que mejoran los datos y sube la vacunación. Ahora que podemos empezar a salir, que no hay perímetros, viene Mancomunidad con el sonómetro . Dice que para reducir contagios. Para bajar los aerosoles. Pero si llevamos el rostro pegado a la mascarilla y la villavesa más ventilada que una tarde de cierzo en las Bardenas. Sorprende que la campaña se ponga en marcha la misma semana que se recuperan las líneas nocturnas, las más bullangueras. Esas que traen de vuelta a viajeros que se llevan en el bolsillo los encuentros y las risas del juevintxo y la madrugada. Que la Mancomunidad pida prudencia y distancia, bien. Y que exija mascarilla con rigor. De acuerdo. Pero hasta ahí. La villavesa es un supermercado en movimiento. ¿Imaginan un ‘súper’ en silencio? O Mancomunidad quiere un lugar para competir en la liga de las ocurrencias de las administraciones o realmente nos quiere mudos. Paguen y callen. “En silencio viajamos más seguros”, indica en sus carteles. Pretende eliminar el bullicio del transporte público y habilitar un espacio relajado de meditación zen mirando Iturrama por la ventanilla. Aspira a que el vocerío de gente entrando y saliendo, de risas, llamadas de teléfono y conversaciones enmudezca y transforme el autobús en el desierto de Atacama por el efecto de una campaña de marketing.

Tanto confinamiento y ganas de innovar podrían llevar a alguno a sugerir cambiar asientos por esterillas y que los pasajeros se sienten sobre las piernas cruzadas, como en yoga, en la posición de loto para que el viaje en cualquier línea, además de callado, invite a la meditación.

Te puede interesar


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE