Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Opinión
Envido

Del estado de alarma al de confusión

Opinión de Marcos Sánchez

Actualizada 02/05/2021 a las 06:00

Si Pedro Sánchez dijo la verdad, y ya acumulamos fraudes como para no poner la mano en el fuego por ello, el próximo domingo dejaremos de vivir bajo estado de alarma pero todavía se desconoce qué supondrá o qué será de nosotros. Por no saberlo no lo saben bien ni los gobiernos autonómicos, algunos reclamando que el estado de alarma continúe y todos escudriñando si, con la no prórroga del régimen excepcional que decretó el Gobierno central allá por marzo del año pasado y se ha mantenido prórroga a prórroga menos en verano, podrán adoptar sus propias medidas y sobre todo hasta dónde podrán ir con ellas. A oler el mar Cantábrico desde la barandilla de La Concha, al Retiro de Madrid o a San Juan de Luz, por ejemplo, son destinos donde uno se imagina a partir de las 00.01 horas del 9 de mayo desde que Sánchez compareció por sorpresa para avanzar a un mes vista que su intención era no alargar el estado de alarma. Optimismo y sonrisa fetén como los de cuando en mayo de 2020 animó a los españoles a planificar las vacaciones y a disfrutar del país. “Garantizaremos que los turistas extranjeros no correrán ningún riesgo al venir a España ni traerán ellos el virus”, prometió entonces porque, total, hablar es gratis. La operación estival salvemos el turismo deparó la gestación de la segunda ola de la pandemia. Ahora la cuarta muerde fuerte en todo el país, hasta la sangre en Navarra, pero el presidente ya ha escrito el epitafio de la excepcionalidad. ¿Por qué? ¿En base a qué? ¿Se imaginan un cambio de decisión una vez que este martes pasen las elecciones de Madrid?

Qué será de nosotros. Ni idea. Somos rehenes de improvisaciones y de lentitudes gobernantes. Dos millones de españoles menores de 60 años, 21.000 navarros entre ellos, trabajadores esenciales a los que se les administró una primera dosis de AstraZeneca, van a permanecer un mes más en el limbo sin certeza de qué sucederá con su segunda dosis. Si la recibirán o no, si de AstraZeneca o de otra firma. De momento, a 14.000 les van a desprogramar su cita. La Comisión de Salud Pública ha acordado posponer el segundo pinchazo otras cuatro semanas, hasta las dieciséis, desoyendo al propio laboratorio británico y a la Agencia Europa del Medicamento, que instan a inyectar la segunda dosis antes de las doce semanas marcadas en el prospecto. El criterio de la Agencia Europea ha pasado a considerarse saltable por quienes lo subrayaban como indiscutible. En otro plano, pero significativo también de cómo las cosas se dejan para el final o incluso más allá de los límites, el Ejecutivo foral y el Arzobispado han recomendado retrasar comuniones, bodas y confirmaciones a después de junio. Lo han comunicado el jueves, con algunas ya calendarizadas desde este mismo fin de semana.

Nos sacan del estado de alarma -o eso publicitan-, nos arrojan a un estado de confusión y lo peor de todo es que nosotros mismos nos estamos acomodando en un estado de resignación. Segundo año consecutivo sin nuestra celebración más auténtica de la vida. Sanfermines, ¿qué era eso? Nos lo acabaremos preguntando.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE