Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Opinión
Análisis

¿Qué hacemos hoy?

Actualizada 05/04/2021 a las 06:00

Hacer planes. Hacer un viaje. Hacer un arroz mirando al mar. Hacer un curso fuera del perímetro. Hacer un grupo de trabajo pero presencial. Visitar Londres, París, Donosti , Salou o a un primo en Murcia. Asistir a un congreso profesional en Almería. Comprar mantequilla en Soria y chorizo en Cantimpalos. Hacer algo que acabe con tanto encierro de pandemia. Algo que no suene a repetido, a aburridamente rutinario, a efecto de la libertad condicional en la que vivimos. Hacer no es lo que fue. Se ha convertido en subversivo. Las normas de la restricción obligan a quedarse quieto. A no hacer. A contar cuántos estamos para tomar una caña, a recogerse pronto, a levantar la mesa antes de que lo haga el camarero cuando dan las 9, a ver la tele. A permanecer ‘quieto parao’. Nunca antes moverse fue tan transgresor frente al poder establecido. Hoy se exige permanecer inactivo. Hacer, desbarata la inacción recomendada en la que todo marcha descorazonadoramente despacio. Quédate en casa. Con tu burbuja. No salgas fuera de Navarra.

¿A qué contenedor arrojamos los planes urdidos? ¿Dónde quedaron aquellos fines de semana en que el teléfono echaba humo preparando ideas a las que se sumaban 4, 5, 6 o 10 personas sin tener en cuenta si éramos de una, dos o tres unidades convivenciales, cuando las burbujas eran exclusivamente globitos de gas en un vaso de cocacola. Cada acto completaba la carencia de algo todavía no hecho. Como si cubriera un camino de experiencia que había que andar. Sin reparar que el movimiento, que hacer, era una filosofía y lo contrario, esta inactividad de borrego esperando la inmunidad del rebaño.

Hacer era construir una iniciativa. Solo pensarla producía satisfacción. Luego venía disfrutar lo planeado. La ejecución de lo imaginado. Hoy hacer está contraindicado. Produce efectos indeseados y ha perdido crédito. Mejor , ni pensarlo. Genera frustración y ansiedad, la materia prima con la que escriben artículos los psicólogos y psiquiatras. Hacer está perseguido. Es objeto de reprobación. Incluso de sanción. Nada hay que hacer. Usted no debe planteárselo. Si sale que sea al monte o a la terraza y lo demás que espere en la nevera congelado a 70 grados bajo cero, como la vacuna de Pfizer. El monte o las terrazas. Las terrazas y el monte. Otra caña camarero . Hoy subiremos el Txurregui.Y a esperar mejores tiempos.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE