Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Opinión
8M Día de la Mujer

8-M: no solo celebramos, también reivindicamos

Nuria Medina
Nuria Medina.
  • Nuria Medina
Actualizada 08/03/2020 a las 06:00

Un año más celebramos el 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres, y lo hacemos de nuevo entre la celebración y la reivindicación. Una celebración clave para feminismo, para recordar todos los avances alcanzados, para recordar a todas aquellas mujeres que nos precedieron, pero también para continuar reivindicando todo lo que nos queda por conquistar.

Decía Carmen Alborch en una de sus últimas comparecencias públicas que el feminismo debía ser declarado Patrimonio de la Humanidad. Y es que gracias al feminismo, las mujeres hemos conseguido grandes conquistas en derechos y libertades: derecho a la educación, civiles, políticos, reproductivos… Unos derechos que sin duda han agrandado nuestra democracia y que han sido posibles porque feminismo y socialismo han ido de la mano. Como solemos decir las socialistas, no se puede ser socialista sin ser feminista. Está en la base de nuestra ideología.

Feminismo es ante todo la toma de conciencia de la desigualdad, de la opresión, de la dominación y explotación que hemos sufrido las mujeres a lo largo de la historia. Pero esta toma de conciencia requiere que sus reivindicaciones se trasladen a la acción política, a decisiones valientes y es ahí donde las mujeres y hombres socialistas hemos tenido un papel esencial en llevar al debate político la necesidad de transformar la sociedad. Y es que los socialistas tenemos muy claro que en democracia la igualdad no es una opción, es una obligación y de la mano del movimiento feminista hemos conseguido aprobar leyes pioneras, como la ley integral contra la Violencia de Género o la ley orgánica de Igualdad. Leyes que nos han ayudado a avanzar y que han removido algunos de los obstáculos que impiden la plena igualdad entre hombres y mujeres.

Y es que en las últimas décadas hemos avanzado considerablemente, especialmente en igualdad legal, pero la realidad es que nos queda mucho para que esa igualdad sea real y efectiva.

Uno de los ámbitos donde es más urgente avanzar es en igualdad laboral. A día de hoy la brecha laboral es insoportable y tiene consecuencias nefastas porque el empleo es fundamental para garantizar nuestra independencia económica y por tanto nuestra libertad.

Es imprescindible además avanzar en corresponsabilidad, en igualdad retributiva, en representación política y en visibilización de las mujeres en espacios públicos. Además es una exigencia ética y democrática acabar con las violencias machistas. Las mujeres no tendremos una ciudadanía plena mientras sigamos sufriendo abusos, violencia y discriminación por el hecho de ser mujeres.

Son muchos los retos y para todos ellos necesitamos gobiernos comprometidos como el de Pedro Sánchez y María Chivite. Gobiernos que pongan el feminismo y la lucha por la igualdad de manera transversal en eje principal de su acción política.

Tras la moción de censura, el Gobierno socialista de Pedro Sánchez tomó medidas urgentes que dieran una respuesta firme e inmediata a la protección de la integridad física de las mujeres y además avanzaran en mejorar sus condiciones en el ámbito laboral y salarial. Recientemente además, se ha aprobado el anteproyecto de una ley para garantizar la libertad sexual de las mujeres,

En Navarra, una de las primeras decisiones de María Chivite al frente del Gobierno fue colocar el INAI en el departamento de presidencia, dotándolo de más medios personales y técnicos para poder afrontar las políticas públicas de igualdad con garantía y eficacia. Se han comenzado a implantar las unidades de igualdad en cada departamento, algo esencial si de verdad apostamos por la transversalidad y además se está realizando el plan estratégico de igualdad que marca la ley foral 17/2019 para poder llevar cabo las acciones transformadoras por la que apuesta este gobierno.

Por lo tanto, el feminismo, sus reivindicaciones, siguen avanzando de la mano de los gobiernos socialistas, pero esto no debe hacernos caer en la autocomplacencia ni relajarnos lo más mínimo. Todavía quedan muchas cosas por hacer y además debemos estar alerta ante la reacción que el patriarcado está teniendo contra nuestras conquistas.

Son muchos los frentes en los que el patriarcado se hace fuerte. Uno son los discursos de la derecha y ultraderecha que en su deriva más reaccionaria van a cara de perro contra las mujeres, contra sus derechos y libertades. Cuestionan la violencia de género y pretenden devolvernos a un pasado donde las mujeres éramos ciudadanas de segunda con escasas posibilidades de desarrollo personal, social y laboral.

Pero también, es importante rechazar los discursos que pretenden desvirtuar el feminismo a base de postmodernidad. Algunos pretenden reinterpretar el feminismo desde posicionamientos que nada tienen que ver con él. Lo llaman feminismo liberal, cuando lo único que pretenden es mercantilizar con el cuerpo de las mujeres desde una concepción de capitalismo salvaje o una falsa idea de modernidad y libertad de elección.

Pero el feminismo es imparable. Tiene una fuerza poderosa y transversal y saldremos a la calle las veces que hagan falta hasta que la igualdad entre hombres y mujeres sea una realidad.

Nuria Medina, parlamentaria del PSN


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE