x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Opinión
OPINIÓN

La hora de la concertación

La falta de una política acordada entre todos los partidos y el oportunismo de los líderes políticos nos han llevado a esta situación caótica de Cataluña

Luis Sarriés Sanz

Luis Sarriés Sanz

DN
Actualizada 16/01/2020 a las 14:40
  • Luis Sarriés
A+ A-

Los resultados de las últimas elecciones han modificado de forma notable la situación anterior, bastante más allá de lo que preveían las encuestas, debido a la caída espectacular de Ciudadanos, que perdió la mitad de votantes, como consecuencia de las veleidades de Rivera, al crecimiento de Vox que ha pasado de 24 a 52 escaños y a la fragmentación general del Congreso con la presencia de nuevas minorías. El oportunista Sánchez se ha quedado con 120 escaños. Nuestra presidenta Sra. Chivite recibió un aviso. El PP se recuperó y ganó 22 escaños.

Hay que respetar el éxito electoral y el apoyo de más de dos millones de españoles de Vox. Pero tampoco se puede olvidar que Vox tiene importantes sesgos de radicalidad, que pueden convertirse en un serio peligro para nuestra convivencia y provocar el incremento de otros radicalismos de signo contrario y de los separatistas. En resumen, las elecciones ponen de manifiesto una sociedad más tensa, más crispada y polarizada.

Los ciudadanos hemos cumplido, de nuevo, con nuestra obligación de votar, debido, por una parte, a la incapacidad de los políticos para formar gobierno y, por otra parte, a cálculos electoralistas de los mismos. Después de una campaña llena de propuestas imposibles, de desencuentros entre los líderes, de insultos y descalificaciones para conseguir el voto, los ciudadanos quieren volver a su vida cotidiana, a su trabajo, a leer la prensa o escuchar la radio sin el atosigamiento cotidiano de mítines, entrevistas y declaraciones.

Ahora no caben más excusas para retrasar la formación de gobierno en el tiempo mínimo requerido por los procedimientos legales. El “no acuerdo” ya no es posible. Los acuerdos transversales son imprescindibles. Porque sería un desastre convocar nuevas elecciones y porque el paro sigue creciendo, la economía se contrae, las incertidumbres fiscales inhiben la inversión y el consumo, la inmigración preocupa, y, sobre todo, existen dos problemas, estrechamente vinculados entre ellos, que requieren una reflexión pausada: la radicalización de la sociedad y el grave problema de Cataluña.

El crecimiento de Vox es una prueba de esta radicalización a la que están sucumbiendo incluso partidos de centro. ¿Cómo se explica si no el hecho bochornoso de que en la Asamblea de Madrid, la propuesta de Vox de prohibir la existencia de partidos separatistas haya sido apoyada y votada por el PP y Ciudadanos? ¿Qué visión tienen estos políticos de la convivencia y del respeto a las ideas de los demás? En toda Europa, los partidos radicales se han convertido en un peligro para la unidad europea, en una amenaza para la convivencia pacífica y en un azote para los inmigrantes. Avanzar por ese camino radical es no sólo arriesgado, sino regresivo.

El otro gran problema, vinculado al anterior, porque alimenta el radicalismo, es el separatismo catalán. Ningún español, cualesquiera sean sus ideas, debería quedarse indiferente ante el dolor silencioso y el sufrimiento cotidiano que están padeciendo millones de catalanes. Fractura entre padres e hijos, entre hermanos, en las comunidades de vecinos y en los pueblos, ciudadanos que no se hablan y que viven de espalda en el marco de un enfrentamiento en carne viva. Y, para colmar el problema, una sentencia judicial, con graves penalizaciones para los acusados, que catalanes (y no catalanes), de uno y otro bando, han estimado excesiva y desconcertante para lo que, según los jueces, fue simplemente una ensoñación de independencia. ¿Ese fue su delito? Finalmente algo que se preveía iba a llegar: la aparición de los terroristas callejeros incluido el apoyo del gobierno catalán.

Es cierto que una parte muy importante de la sociedad española no acaba de entender los sentimientos de los catalanes y cree que la solución viene de la aplicación, sin contemplaciones, de la ley. ¿Cuántos votos de Vox no tienen su origen en esta convicción? La falta de una política acordada entre todos los partidos y, sobre todo, el oportunismo de los líderes políticos nos han llevado a esta situación caótica y desordenada de Cataluña.

Pero a nadie se nos escapa que la salida de un conflicto colectivo, sea en la empresa, sea en la sociedad, se diga lo que se diga, no puede ser impuesta, sino fruto del diálogo y consentimiento. El convencimiento de una parte importante de la sociedad catalana es que el conflicto tiene que tener alguna salida sin llegar a la ruptura. Por tanto, ahora es el momento en el que los líderes deben comenzar de cero, olvidarse de réditos políticos y de amenazas y de quién tiene mayor determinación para imponer una solución. En la mesa de la paz debe haber sillas para todos y nadie debería levantarse sin haber logrado un acuerdo. Y si nuestros políticos no son capaces de concitar un consenso para la solución de los graves problemas que padecemos, deben irse y los partidos tienen que asumir la responsabilidad de obligar a sus líderes a que se vayan y a que abandonen, por falta de liderazgo, su actividad política y dejar que los partidos nombren nuevos líderes.

En resumen, es la hora de la concertación o de una deriva política muy peligrosa.

 

Luis Sarriés Sanz Catedrático de Sociología

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra