Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Opinión
OPINIÓN

El día grande de las madres del IRPF

El grupo de madres y padres que reclaman la devolución del IRPF se ha manifestado este sábado en Pamplona para reclamar el IRPF por las bajas de maternidad.
Las madres navarras se manifiestan por el IRPF
  • Grupo de madres que reclama el IRPF
Actualizada 29/10/2018 a las 06:00

Este sábado fue un día grande. Dormimos poco aunque para muchas de nosotras eso no es ninguna novedad. Y amanecimos muy nerviosas, incendiando ya de madrugada el foro virtual donde nos conocimos hace tiempo y en el que nuestras conversaciones sobre cómo alimentar bien a nuestros hijos o qué hacer cuando están enfermos han dejado paso en el último mes a charlas sobre fiscalidad, legalidad y a la organización de reuniones en el Parlamento, elaboración de comunicados y manifiestos, pancartas o camisetas, entre otras cuestiones.

Nadie podía imaginar hace tres semanas de qué éramos capaces. Comenzamos a compartir enlaces a noticias sobre la sentencia del Tribunal Supremo y, de la alegría inicial, pasamos rápidamente al desencanto y la indignación al descubrir cuál era la situación en Navarra. Tímidamente empezamos a hablar de la injusticia que estábamos sufriendo y que deberíamos hacer algo, no quedarnos con los brazos cruzados mientras sufríamos este atropello. Una noche, una de nosotras abrió una campaña en change.org para exigir que, al igual que al resto de madres españolas, a las navarras también nos devolvieran el IRPF de nuestras prestaciones por maternidad. Lo hizo, con las manos temblorosas, sin saber que había prendido la mecha de un movimiento social imparable.

Horas después, las firmas comenzaron a subir como la espuma y decidimos que había que buscar un lema para nuestra reclamación. Y así, entre mensaje y mensaje, de la forma más natural que existe, a otra madre se le ocurrió que a ella le podían quitar lo bailao pero no lo tributao. Y decidimos que ningún experto en Marketing podría hacernos un eslogan que encajara mejor con nosotras. Con nuestro carácter jovial y reivindicativo al mismo tiempo.

Así empezó todo. En los 20 días siguientes, nuestras manos se han multiplicado para poder atender nuestro trabajo dentro y fuera de casa, y sacar tiempo para impulsar una movilización en la que hacía falta ser, a cada rato, abogada, periodista, experta en redes, en permisos administrativos, confeccionadora de camisetas, pancartas, cajas, madre para ir a reunirse con políticos, para entregar firmas en el Parlamento, para atender a los medios de comunicación… Gracias a nuestras parejas y familias por ayudarnos para poder llevarlo a cabo.

Y cada paso, cada tarea nos ha hecho más fuertes. A quienes insisten en querer ver detrás de nosotras siglas políticas o sindicales, les decimos que somos de tantos colores como un arco iris. Y precisamente de esa diferencia, de esa multiplicación de realidades y puntos de vista, hemos sabido obtener la complementariedad que nos ha convertido en un grupo tan rico peleando por una causa común.

Porque ya no somos un grupo, somos una tribu de mujeres guerreras a las que es difícil detener. En los últimos años hemos sabido afrontar partos y pospartos complicados, salir adelante pese a sumar muchas noches sin dormir, conciliar nuestra vida familiar y laboral y un largo etcétera de situaciones nada sencillas. Y eso nos da la fortaleza para defender con uñas y dientes lo que es nuestro por derecho.

Este sábado fue nuestro día grande porque visibilizamos en la calle nuestra petición. En la larga lista de preparativos se nos olvidó encargar dos horas de buen tiempo y la meteorología no nos apoyó. El invierno se sumó a la manifestación cuando nadie le había invitado y dejó a muchas de las 26.000 familias afectadas en sus casas.

Todas echamos en falta a alguien, pero aun con todo nos reunimos más de 1000 personas: padres, madres, niños bien abrigados, silletas, plásticos para la lluvia, paraguas… Y apoyándonos abuelos, abuelas, hermanos, cuñados, amigos… Aunque hay quienes se empecinan por interés en menospreciar el número de asistentes, seguiremos haciendo oídos sordos a quien quiera silenciar nuestra voz.

También nos acompañó algún político, aunque a todos se les dejó claro que la causa es sólo nuestra, la pancarta también y que no dejaremos que nos utilicen como instrumento para captar un voto más el próximo mes de mayo.

Nos emocionamos, reímos e incluso lloramos leyendo el manifiesto en la plaza del Castillo y cantando y bailando nuestra canción. Hoy hemos guardado los recortes de prensa, los audios y vídeos de los medios para enseñárselos el día de mañana a nuestros hijos y decirles ‘Ahí estuvo vuestra madre peleando por lo que es tuyo y mío’.

Este orgullo y esta energía nos dan la fuerza para seguir peleando por una solución legal que garantice un trato justo para las madres navarras. Nuestra movilización no acabó este sábado. Es solo el principio gracias al apoyo recibido. Terminará el día que nos reunamos a celebrar que nos han devuelto el dinero tributado en el quinquenio negro comprendido entre 2013 y 2018.

Nuestros pasos nos conducirán a los tribunales si es necesario. Pero antes instamos a los partidos políticos que mostraron el pasado viernes su voluntad de ayudarnos a que se unan y nos presenten una propuesta firme esta misma semana. Por el bien de esta sociedad, de familias enteras de todos los colores. Por las madres del IRPF.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE