Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Fundación Koine-Aequalitas

‘Mujeres en camino’, una red que empodera a las directivas

La Fundación Koine-Aequalitas creó con el proyecto ‘Mujeres en camino’ 17 parejas de mentoras y mentoradas entre mujeres con distintos puestos de mando y gestión para promover el liderazgo femenino y una red profesional en la Comunidad foral

Laura Torres Ausejo (izquierda), responsable de administración de Intor, y Marisa Alonso Quintana, directora ejecutiva de Navanor
Laura Torres Ausejo (izquierda), responsable de administración de Intor, y Marisa Alonso Quintana, directora ejecutiva de NavanorJesús Caso
  • Paloma Dealbert
Actualizado el 05/07/2021 a las 16:05
El liderazgo femenino y la promoción profesional de mujeres cuenta ahora con una red que se ha tejido en Navarra entre noviembre de 2020 a junio, a través de la que se han establecido auténticas amistades. La integran directivas, gerentes y autónomas que se enfrentan a diario a la toma de decisiones en distintos ámbitos como la cultura, el sector del transporte, la consejería de educación o la industria farmaceútica.
La Fundación Koine-Aequalitas las ha distribuido en 17 parejas para el programa de mentoría social ‘Mujeres en camino’. Cada una, con una “hoja de ruta” para que la mentorada (mentee) alcanzara una serie de objetivos.
Son trabajadoras como Marisa Alonso Quintana, al frente de Navanor, y como Laura Torres Ausejo, mentora y asesorada, respectivamente. Y aunque convinieron una reunión mensual de dos horas, descubrieron tal afinidad entre ellas que terminaron por hablar a diario y compartir otro tipo de vivencias.
“Para mí es mi amiga Laura, no mi mentee”, asegura Alonso. A esta asturiana de 47 años, aunque lleva gran parte de su vida en Pamplona, el programa la cogió en un periodo vital “alineado” y se inscribió en el programa con ánimo de compartir su experiencia: “Llega un momento cuando vas avanzando en tu camino y aprendiendo cosas te da mucha rabia que se queden en ti. Dices, si puedo compartir, si puedo acortar la curva de aprendizaje...”.
UNA EXIGENCIA DESMEDIDA
Marisa Alonso se desenvolvió desde joven en un entorno de mayor presencia masculina. Licenciada en Ingeniería de Telecomunicaciones y luego en Económicas, dirige la empresa de transporte y logística Navanor. Laura Torres afirma que su mentora ha sido esencial para reconocer de su propio potencial: “Lo que más me llevo de este proyecto ha sido la confianza y el empoderamiento, el valorar mis conocimientos”.
Laura Torres, pamplonesa de 45 años, se apuntó a ‘Mujeres en Camino’ porque trabaja en Industrias Torres Orcoyen (Intor), la empresa de mecanizado de piezas que fundó su padre. “Me encargo del tema de administración y de aquí a unos años, cuando mi padre se jubile, vamos a ser mi hermano y yo los que llevemos la empresa”, explica. Cuando se imaginaba en ese escenario, se veía “un poco perdida en temas de gerencia, de decisión, qué hace un gerente en el día a día”.
Aunque Torres tenía dudas respecto a detalles económicos, se vio reflejada en las otras participantes en muchos asuntos. A menudo las mujeres comparten una autoexigencia desmedida, señala Marisa Alonso, y se cuestionan sus propias capacidades: “Somos durísimas con nosotras mismas en general, y te das cuenta cuando lo pones en común”.
En los talleres comprobaron que la mayoría, cuando elaboraba una lista con lo bueno y lo malo de sí misma, apuntaba muchos más defectos que virtudes o se quedaban con la peor parte de las críticas. “Te dicen algo negativo y es como boom, ha dado en la diana. Luego te dicen 25 cosas positivas y no las has oído, se te han ido”, lamenta Alonso Quintana.
“Es como que los hombres tienen una seguridad en la empresa que, voy a hablar de mi caso, no he tenido. Y tenemos muchos conocimientos, tenemos talento como ellos, nos lo tenemos que creer”, insiste Laura Torres, licenciada en Historia y soltera.
En sus conversaciones, mentora y mentorada reflexionaron también sobre otras cuestiones, no siempre representadas por dudas concretas. Compartieron preocupaciones y Marisa Alonso la ilustraba con su experiencia, sin decirle qué debía hacer.
SIN RENUNCIAR A LA FAMILIA
Cuando la directora ejecutiva de Navanor estudió la ingeniería, del centenar de alumnos de la promoción apenas 10 eran mujeres. “Ya partiendo de esa proporción es muy complicado que partiendo de puestos directivos lleguemos por igualdad”, denuncia; faltan referentes. Pero la poca presencia femenina en los puestos de toma de decisión, indica Marisa Alonso, es una cuestión que se debe trabajar a nivel individual y social.
Hay mujeres que ni se plantean determinados puestos laborales. “Para llegar a los sitios hace falta primero la voluntad, querer llegar”, argumenta. O creen que deben renunciar a la familia o prefieren dedicarle más tiempo, aunque para Alonso -casada y con dos hijos menores de edad- no se trata de elegir entre vida personal y trabajo: “Para mí no es incompatible ser madre y tener una carrera profesional”.
Ninguna de las dos, aclaran, se han visto cuestionadas por ser mujeres. En su empresa familiar, explica Torres, son una docena de empleados y ella es la única en su departamento. Alonso tampoco refiere encontronazos, aunque sí alguna cara más escéptica: “En el sector de la logística hay mucho hombre de edad más avanzada y abiertamente nunca se me ha dicho nada, se me ha tratado con un respeto brutal, pero sí que notas que sobras, que no es tu lugar, en según qué foros”.

Nueva edición en septiembre

La Fundación Koine prepara la segunda edición del proyecto ‘Mujeres en camino’ para ponerla en marcha el septiembre próximo. Las interesadas solicitar el formulario para inscribirse a través de las redes sociales o en la página web de la entidad hasta el próximo 16 de julio. El programa comprende la asignación de mentora o mentee con una ‘hoja de ruta’ para trabajar los objetivos que se marquen, además de talleres. Este año se han organizado sesiones en línea y presenciales de autoliderazgo femenino, liderazgo, inteligencia emocional en el ámbito laboral, sobre el eneagrama o una charla sobre mujeres en los consejo de administración impartida por Eugenia Bieto, que fue de las primeras estudiantes de Esade.
volver arriba

Activar Notificaciones