Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Opinión

Pedagogía Europea

Ampliar Carmen Pérez
Carmen Pérez
  • Carmen Pérez
Publicado el 28/12/2022 a las 18:16
En el último mes hemos sido testigos de sucesos políticos inauditos para nuestra democracia. Una democracia que dábamos por sentada y creíamos eterna e inmutable. El 7 de diciembre de este mismo año miembros del grupo ultraderechista Unión Patriótica fueron detenidos acusados de planear un golpe de estado militar en Alemania. Hace unos meses, en abril, las elecciones presidenciales francesas tuvieron a todo el continente en vilo ante la posibilidad de un gobierno de Agrupación Nacional. Por increíble que pareciese, un partido radical, ultraderechista e intrínsecamente euroescéptico había logrado que su candidata pasase a la segunda vuelta de dichas elecciones. Una formación hasta entonces denostada y marginal se posicionaba como la principal alternativa a Emmanuel Macron, con nada más y nada menos que un 41.46% de los votos en la segunda vuelta. El 31 de enero de 2020, antes de que la llegada de la Covid-19 desviase nuestra atención a otros problemas, se hacía efectiva la salida del Reino Unido de la Unión Europea, culminándose el proyecto del Brexit.
En resumen, la pérdida de sentimiento de pertenencia a la Unión Europea es evidente. El deterioro de la conciencia democrática o la elección de alternativas anti-sistemas vienen acompañados de un profundo sentimiento euroescéptico. Europa, ese proyecto que en un pasado simbolizaba la democracia, el progreso y la modernidad, ha pasado a convertirse en un cabeza de turco para todas las crisis de nuestras frágiles democracias. Es cierto que en décadas anteriores, a lo largo del proceso de integración europea, siempre hubo posturas políticas que veían dicho proceso como un intento globalista de eliminar las identidades nacionales. Sin embargo, estas posturas nunca gozaron de tal popularidad.
¿A qué se debe este cambio? No podemos enumerar las causas exactas y dar una solución mágica y que funcione a corto plazo, pero sí podemos hacer una cosa: pedagogía. Las instituciones europeas se han distanciado, podríamos aventurar que involuntariamente, de la ciudadanía. No se ha considerado necesario educar a los ciudadanos en los valores europeos por la sencilla razón de que nadie podía imaginar que el proyecto europeo fuese a ser cuestionado. ¿Quién puede cuestionar una unión política que ha servido para mejorar nuestra calidad de vida, blindar nuestros derechos constitucionales y fortalecer nuestras democracias nacionales? Pues ha sucedido. Porque en política todo lo que se da por sentado corre el riesgo de romperse. Los sistemas de valores que defienden las libertades deben cuidar de éstas y asegurarse de que no pierden predicamento en la sociedad. La única forma de recordarle al ciudadano lo que esto supone es mediante un acercamiento de las instituciones, una constante transmisión y educación sobre los valores que éstas defienden y una pedagogía que le haga ser consciente de su responsabilidad democrática. Porque cuando no se ha luchado por algo en primera persona y tampoco se ha sido educado con ahínco en ello la consecuencia inevitable es no valorarlo.
La conclusión es sencilla: las siguientes generaciones necesitan una educación en valores constitucionales, si es que queremos mantener el sistema de libertades que tanto ha costado conseguir. Si los europeístas no lo hacen, otros lo harán por ellos.
Carmen Pérez San Martín, delegada de Europa en el Aula en Equipo Europa Navarra
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora