Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Opinión
Opinión

La industria agroalimentaria navarra: una mirada al futuro

Héctor Barbarin Requetibate
Héctor Barbarin Requetibate
  • Héctor Barbarin Requetibate, director general de CNTA
Actualizada 17/05/2021 a las 18:32

La pandemia del coronavirus ha puesto en jaque al mundo entero y ha elevado el listón de la solidaridad, la colaboración y la responsabilidad. La industria alimentaria ha tenido que enfrentarse a importantes desafíos en una carrera vertiginosa por adaptarse al nuevo escenario. Y lo ha hecho de forma ejemplar: en tiempos de COVID, el sector batió un récord de 17.805 millones de euros en su superávit de balanza comercial, según el informe ‘Análisis de las exportaciones agroalimentarias. Año 2020’ elaborado por Jaime Palafox y Cajamar. Meses después, la ‘nueva normalidad’ ya no es tan nueva y parece que ha llegado para quedarse. Ahora toca mirar al futuro: se abre un abanico de oportunidades y retos para un sector que debe adaptarse a las nuevas demandas del consumidor y a la innovación tecnológica.

En Navarra, la industria agroalimentaria es una seña de identidad de la Comunidad Foral. En el corazón del Valle del Ebro, se encuentra uno de los escenarios agroalimentarios punteros de España. El sector emplea a cerca de 14.000 personas y supone el 14% del PIB industrial, una cifra muy importante y estable, incluso durante una crisis económica como la que estamos viviendo. La industria agroalimentaria local está compuesta por un tejido empresarial variado, que además de las conserveras, cuenta con algunas empresas de prestigio internacional en la producción de verduras congeladas —entre tres empresas navarras producen el 80% de los vegetales congelados de España. Nuestra región también es conocida fuera de sus fronteras por la calidad de sus productos, garantizada por las diversas denominaciones de origen. La DO navarra se caracteriza por los más altos estándares de calidad y seguridad alimentaria, está cada vez más presente en la gastronomía nacional —las huertas de Tudela se consideran las mejores de España por la calidad de sus productos— y ha experimentado una creciente internacionalización.

El potencial de la industria agroalimentaria navarra ha convertido al sector en un puntal de innovación. De ahí que fortalecer nuestra posición a nivel global pase por apoyarnos en la ciencia y la tecnología, las grandes palancas para la transformación de la industria alimentaria. Los avances científico-tecnológicos van a ser críticos para responder a los retos y oportunidades que afronta el sector y deben contribuir a satisfacer la demanda de unos consumidores cada vez más conscientes e informados ofreciendo productos saludables, seguros, sostenibles y accesibles para toda la población. Para lograrlo, se habla de la necesidad de transformar la cadena alimentaria, un gran reto social que podemos lograr con el verdadero motor de disrupción: la incorporación de tecnología (fermentación, impresión 3D, encapsulación, extracción, nutrición de precisión, tecnologías ómicas, etc.).

Los otros dos grandes cambios están relacionados con la salud y la sostenibilidad. La investigación relacionada con las estrategias de mejora de perfil nutricional, la nutrición personalizada o la búsqueda de fuentes de proteína alternativa van a cobrar un mayor protagonismo. El sector agroalimentario se va a tecnificar mucho para responder a las demandas del consumidor del futuro y debe avanzar en su transformación digital, explorando soluciones que disminuyan el impacto en el consumo de recursos y que optimicen los procesos de producción. Las políticas europeas ya recogían este objetivo desde 2015 con el establecimiento de los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible), pero, desde el pasado diciembre de 2019, este se ha visto reforzado con la presentación del Green Deal por parte de la Comisión Europea, abogando por una Europa climáticamente neutra de aquí a 2050.

Sin duda, en el horizonte de los próximos años la industria agroalimentaria tiene ante sí grandes desafíos que podrá afrontar con éxito gracias a las oportunidades facilitadas por las tecnologías emergentes. No cabe duda de que la capacidad para adaptarse a lo que viene determinará la competitividad del sector y será clave para construir su futuro.

Héctor Barbarin Requetibate, director general de CNTA


 

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE