Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Opinión
Opinión

Profesionales para la 4ª revolución industrial

Yolanda Zubillaga.
Yolanda Zubillaga.
  • Yolanda Zubillaga
Actualizada 24/04/2021 a las 15:20

Un total de 85 millones de puestos de trabajo desaparecerán en 26 países de aquí a 2025, según el Informe “Futuro del Trabajo 2020” del Foro Económico Mundial. Al mismo tiempo el estudio afirma que se crearán 97 millones de puestos vinculados a la Inteligencia artificial y el Big Data. Expertos en la materia aseguran que nos encontramos ya inmersos en la “Cuarta Revolución Industrial” que cambiará la forma de trabajar en el mundo; y para ello necesitamos desarrollar urgentemente profesionales ad hoc.

Aunque los datos del informe suponen que la creación neta de empleos sería de 12 millones, una cifra impresionante, aunque hablemos de 26 países, no deja de producirnos cierta zozobra la idea de ver desaparecer tal cantidad de trabajo en un futuro no tan lejano. Y todos nos preguntamos: y si la previsión no se cumple, y si la destrucción de puestos es mayor que las nuevas oportunidades, y si el cambio tiene lugar aún más rápido de lo previsto, y si no podemos adaptarnos a nuevas responsabilidades relacionadas con la Inteligencia Artificial y desarrollos tecnológicos rupturistas, y si quedan fuera del mercado laboral aquellos perfiles menos formados y de más edad y si…

Casi la mitad del trabajo existente en 2025 será para las máquinas, apunta el estudio del Foro Económico Mundial. En lo que se refiere a la tasa de automatización, el informe indica que alcanzará el 47% frente al 33% actual, y los puestos desempeñados por personas supondrán el 53%, cifra inferior al 67% de hoy en día. En ese contexto, según otro estudio elaborado por The Brookings Institute, una cuarta parte de los empleos en Estados Unidos se enfrenta a un alto riesgo de automatización para 2030, con la consiguiente pérdida de puestos de trabajo.

Los estudiosos del tema auguran que los nuevos empleos que se crearán en 2025 estarán en su mayoría relacionados con el desarrollo y manejo de robots y los algoritmos, la explotación masiva de datos, la ciberseguridad, el Cloud Computing y el comercio electrónico.

En cuanto a las competencias más demandadas en los profesionales para la citada fecha se encuentran: el pensamiento analítico, la creatividad y la flexibilidad.

El 54% de los profesionales necesitará una formación significativa para afrontar la “Cuarta Revolución Industrial” en torno al 2022, según el Banco Mundial. Esta organización basada en Estados Unidos (con 189 países miembros) cuyo propósito es promover el desarrollo económico y reducir la pobreza, considera que la pandemia está precipitando ese cambio por la automatización de procesos y la explosión acelerada de la Inteligencia artificial.

Y con este panorama lleno de oportunidades, pero también de incertidumbres, nos topamos con que cerca del 80% de las microempresas españolas (el 82,74% del total de empresas cuenta con dos o menos trabajadores) no ofrece formación a sus empleados.

Y el 20% de las cuotas que cada año aportan las empresas para formación bonificada (alrededor de 2.500 millones de euros anuales) queda sin utilizar, según manifestaba el año pasado a Cinco Días, Sebastián Pacheco, secretario de Formación de UGT. Es decir, que nos estamos enfrentando ya a un cambio radical en la forma de trabajar y el contenido de algunos oficios y, sin embargo, no estamos apostando por una inversión extraordinaria en formación de nuevos conocimientos técnicos y desarrollo de competencias de los profesionales.

Los propios empleados son lógicamente conscientes de ello y así queda evidenciado en un estudio elaborado por la consultora internacional Gallup, llamado ‘El Futuro Real del Trabajo’, en el que ha concluido que el 71% de los trabajadores españoles opina que le hace falta reforzar sus capacidades actuales mientras que el 67% afirma que necesita aprender otras habilidades nuevas.

Así como las compañías destinan una parte relevante del presupuesto anual en actualizar softwares varios, maquinaria y tecnología en general, es urgente focalizarse en el crecimiento de los profesionales. Si no nos centramos en planificar la adaptación de los trabajadores a ese hito histórico que supone la “Cuarta Revolución Industrial” nos estrellaremos como sociedad, incapaz de anticipar los cambios y de proteger y desarrollar a los más débiles. La formación continua debe ser una prioridad para empresas y gobiernos.

Los ejecutivos autonómicos y estatal pueden facilitar el emprendimiento, favorecer la creación de puestos de trabajo, estimular la formación de profesionales en línea con esta nueva época y definir las líneas educativas para los más jóvenes, en consonancia con la realidad que se está imponiendo a marchas forzadas; adaptarse o morir; cambiar es complicado, pero no hay alternativa. Sin trabajo no hay riqueza ni sueños que cumplir.

Yolanda Zubillaga Mendive Experta en Talento. Consultora en Gestión de RRHH www.yolandazubillaga.es


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE