Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pyme Navarra 2021

Baikor, acero de Arbizu para todo el mundo

Íñigo Goñi Usabiaga decidió a los 40 crear su propia fundidora. Diecisiete años después es un referente en el sector a nivel internacional. Esta empresa de La Barranca, elegida Pyme Navarra 2021, genera en el extranjero el 80% de todas sus ventas, 18 millones en 2021

Íñigo Goñi Usabiaga ( en el centro) junto con un grupo de empleados delante de la fachada principal de la empresa, Baikor Woldwilde SL,  en el polígono de Arbizu
Íñigo Goñi Usabiaga ( en el centro) junto con un grupo de empleados delante de la fachada principal de la empresa, Baikor Woldwilde SL, en el polígono de ArbizuBUXENS
Publicado el 15/11/2021 a las 06:00
Hace diecisiete años, algunos tacharon de loco a Íñigo Goñi Usabiaga por poner en marcha una fundidora de acero cuando casi toda la industria se iba a comprar las piezas a China. Ahora, cuando el país asiático está dejando de ser el ‘todo a cien’, aquellas personas tal vez le llamarían visionario. Lo que no saben es que a Íñigo le dan bastante igual la opiniones ajenas a su círculo más íntimo. “Yo hago las cosas en conciencia. Puede que esté equivocado y puede que a otros no les guste, pero si yo me siento bien conmigo mismo, lo llevo adelante como creo”. Y eso, precisamente, hizo este ingeniero a los 40 años. A esa edad, en la que muchas personas prefieren disfrutar de lo ya conseguido, este vecino de Beasain (Guipúzcoa) decidió dejar su empleo en una fundidora y montar otra de la nada que ofreciera calidad, servicio y procesos alternativos. Por carambolas de la vida, lo llevó a cabo en Navarra. Buscando algo asequible, Íñigo deshizo el camino andado un día por su abuelo paterno, natural de Arruazu, en La Barranca.
Su fundidora arrancó en una nave de 1.600 m2 en Lakuntza. “Solo había un horno y las oficinas eran prefabricadas”. Acompaña sus palabras con un gesto con la cabeza que expresa el largo camino recorrido. La bautizó con el nombre de Baikor Worldwide. “Baikor significa positivo en euskera y worlwide hace referencia a la idea de internacionalización. El nombre completo viene a ser algo así como positivo en todo el mundo”.
En aquella primera nave invirtió poco más de un millón de euros. “Embargué todos mis bienes. Yo puse unos 400.000 euros pero tuve que pedir dinero a personas que confiaron en el proyecto y también recibí apoyo a fondo perdido del Gobierno de Navarra. Sin aquellos apoyos hoy Baikor no existiría”, afirma el empresario y propietario al 100% del negocio, para quien las instituciones “no deben apostar solo a caballo ganador sino acompañar de manera más decidida a los emprendedores cuando más lo necesitan, en los inicios”.
Su proyecto creció tanto en tan solo tres años que necesitó trasladarse al polígono de la localidad aledaña, Arbizu. Primero en una zona del polígono y en 2015 cambio de lugar en el mismo polígono y construyó las instalaciones actuales, un total de 5.000 m2 en un terreno con 9.000 m2 edificables, para lo q ue invirtió unos 6 millones.
Hoy, Baikor es una pyme que da trabajo a 35 personas y que este año facturará 18 millones, tres más que el pasado. Su destacada trayectoria ha merecido el premio Pyme Navarra 2021, un galardón concedido por Banco Santander y Cámara de España, en colaboración con Diario de Navarra. “Cuando echo la vista atrás veo que ha sido muy duro, pero prefiero mirar adelante. Si miro hacia atrás siento pena de las decepciones que me he llevado con algunas personas, aunque otras me han sorprendido gratamente, pero de lo que más orgulloso me siento es de todo lo que Baikor supone y arrastra en la zona”, comenta el directivo.
Ser empresario, para Goñi, es un “aprendizaje continuo porque, aunque tenía 40 años para algunas cosas era un pipiolo”, aunque asegura que nada hubiera sido posible sin el apoyo incondicional de la familia. En particular, de su mujer, Mª Jesús Rodríguez De la calle, y sus dos hijas, Amaia (27 años) y Ane (26). Esta última trabaja con él, como directora de operaciones.
VÁLVULAS Y MUCHO MÁS
Baikor fue concebida, en su inicio, para fabricar bolas para válvulas de trasiego de fluidos (petróleo, gas, etc) y hoy es capaz de realizar todos los componentes de una válvula, así como de un sinfín de piezas para maquinaria de un amplio elenco de sectores: minería, naval (cojinetes), agroalimentario (centrifugadoras), papelera (rodillos) etc. Son componentes ya listos para que los clientes puedan ensamblarlos en sus plantas. “Buscaba un producto de calidad y que pudiera dar servicio, adaptarse a las necesidades de los clientes, así como llevar a cabo proyectos de I+D. Y el objetivo está cumplido”.
Baikor genera el 80% de los ingresos de la exportación. Cuenta con destacos clientes en países como EE UU, Italia, Finlandia, Alemania y Francia. Entre ellos destacan, Flowserve, Petrol Valves y Neles, así como Ibor Valves a nivel nacional. El elevado grado de internacionalización hace que Íñigo hable inglés, francés, italiano, además de castellano y euskera. “Hay que moverse en ferias y tenía mis contactos, pero es un sector muy competitivo y hay que estar siempre dando un valor añadido y adaptándote a lo que pide el cliente. También tenemos todas las certificaciones: la ISO, la de equipos a presión, para el mar del norte, etc”, añade.
“UN MOMENTO  MUY BONITO”
A pesar de todas las turbulencias del mercado y macroeconómicas, el director de Baikor afirma que la empresa vive “un momento bonito”. “Hemos consolidado un proyecto y estamos creciendo, aunque en 2022 espero, al menos, mantener los 18 millones de facturación”.
El acero es una aleación de hierro y carbono, aunque también puede contener otros metales, un proceso de fundición que se realiza a más de mil grados. En este momento, en el que escasean materias primas, Baikor no preocupada por la falta de suministro. “Trabajamos bajo pedidos, y como es algo que hemos ofertado previamente, nos hemos asegurado antes de tener el material”, apunta. Baikor se provee de chatarra, que es toda nacional aunque principalmente de una empresa en Alsasua y otra en Salvatierra (Álava), así como de ferroalaciones, que sale de minas y que adquiere a intermediarios.
En cuanto a los precios, Goñi comenta que es “exagerado” las cotizaciones que están alcanzado, pero subraya que “han subido para todas la fundidoras”, por lo que no le preocupa en exceso. “Siempre ha habido ciclos. No de este nivel y de manera generalizada en todos los sectores”. Este guipuzcoano de residencia y empresario en Navarra confiesa que lo ocurrido con el aprovisionamiento de China, sin duda, vendrá bien a Baikor, aunque con casi dos décadas al frente sabe “que el mercado es muy cambiante y lo que hoy va para un lado, mañana va para otro”. Lo importante es resistir, como el acero.

“En mi cabeza tengo ya una nueva ampliación”

Íñigo Goñi Usabiaga, con una de las piezas de acero  terminadas
Íñigo Goñi Usabiaga, con una de las piezas de acero terminadas BUXENS
“Si este proyecto fuera por dinero lo hubiera amortizado y ya pero estoy siempre pensado en cómo mejorar porque tengo un compromiso con los trabajadores y, porque, me gusta lo que hago”, afirma Íñigo Goñi. Y cuenta que su cerebro ya rumia una nueva ampliación de las instalaciones construidas hace poco más de cinco años. Habría que ampliar en unos 2.000 los actuales 5.000 m2. “Quiero diversificar, desarrollar cierta tipología de proceso para hacerla de manera alternativa, pero no lo tengo cerrado. Está solo en mi cabeza, pero creo quizá en el plazo de unos dos años pueda ser una realidad”, apunta el directivo.
20.000 EUROS EN LUZ
Lo que sí será una realidad en unos meses es una instalación de autoconsumo eléctrico para aminorar elevada dependencia eléctrica de la empresa y, en consecuencia, la factura. “Ahora estamos en 20.000 euros de luz al mes. No se nos ha triplicado porque estaba controlado pero ahora hay problemas y ha y que estudiar una alternativa”. Baikor invertirá unos 300.000 euros en colocar placas fotovoltaicas en la cubierta del tejado para obtener unos 500 kilovatios. “ No cubre todas las necesidades pero será un apoyo”

FICHA

​Creación
: año 2004

Localidad: Arbizu, en una nave de 5.000 m2, en un terreno con 9.000 edificables.

Nº de trabajadores: 35

Facturación: 15 millones en 2002 y prevé 18 millones a final de 2021.

Propietario y director general: Íñigo Goñi Usabiaga (Beasain, 1 de mayo de 1964). El segundo de tres hijos del matrimonio formado por Gabriel Goñi, que trabajó en Construcciones y Auxiliar de Ferrocariles (CAF) y Juana, ama de casa. Está casado con Mª Jesús Rodríguez De la calle y tiene dos hijas: Amaia (27) y Ane (26).

volver arriba

Activar Notificaciones