Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Economía navarra

Laboral Kutxa aplica un fuerte recorte a la previsión de crecimiento de Navarra para este año

Frente al 6,2% que proyectó en su última estimación, ahora prevé que crezca un 3,5%, cinco décimas menos que el conjunto nacional. Justifica la rebaja en las tensiones inflacionistas y la inestabilidad geopolítica derivada de la guerra entre Ucrania y Rusia

Ampliar Javier Cortajarena, director Territorial de Laboral Kutxa, Ibon Urgoiti, director de Desarrollo de Negocio de Laboral Kutxa y Joseba Madariaga, director del Departamento de Estudios de Laboral Kutxa
Javier Cortajarena, director Territorial de Laboral Kutxa, Ibon Urgoiti, director de Desarrollo de Negocio de Laboral Kutxa y Joseba Madariaga, director del Departamento de Estudios de Laboral KutxaLaboral Kutxa
Actualizado el 30/06/2022 a las 16:44
Laboral Kutxa se ha sumado esta mañana a la ya larga lista de organismos que en las últimas semanas han anunciado rebajas en sus previsiones de crecimiento. Una decisión derivada en buena medida de las consecuencias de la guerra de Ucrania que afectan a toda España aunque tendrá especial impacto en Navarra. De hecho, en el caso de la Comunidad foral, el tijeretazo en las previsiones supone rebajar su estimación de crecimiento para este año del 6,2% al 3,5% y dejarlo cinco décimas por debajo del crecimiento de PIB previsto para el conjunto del país. Una diferencia, que como ha explicado esta mañana Joseba Madariaga, director de estudios de la entidad y responsable del informe Economía Navarra 2021, se debe, por un lado, a que Navarra ha logrado rebajar en mayor medida la brecha que la pandemia abrió en el PIB y con datos de cierre de 2021 ya estaría a tan sólo un 0,4% y, por el otro, a la composición sectorial de su economía con un mayor peso de la industria mucho más afectada por la actual coyuntura. En cuanto a las previsiones de Laboral Kutxa para 2023, una “mera guía orientativa” dadas las actuales incertidumbres, habla de un crecimiento del 2,6% para Navarra y del 3,2% en el conjunto del Estado.
Madariaga ha presentado el informe en compañía de Javier Cortajarena, director territorial de la entidad, e Ibon Urgoiti, director del Área de Desarrollo de Negocio. Un trabajo en el que además de la revisión de las previsiones económicas para 2022 y 2023 se incluye un completo análisis del ejercicio 2021, un año “marcado por la recuperación tras el impacto causado por la crisis sanitaria”, en el que el PIB navarro se incremento en un 5,9%, frente al 5,1% del conjunto del Estado, y el empleo en un 1,9%, frente al 3% de la media. La tasa de paro se situó ese año en Navarra en el 10,6%, lo que supone un incremento de cinco décimas con respecto a 2020 mientras que en España alcanzó el 14,8% lo que supuso una caída de siete décimas con respecto a 2020. "Desde la perspectiva de la oferta hay que destacar que, exceptuando el sector primario y la construcción en el ámbito estatal, todos los sectores marcas registros de crecimiento positivos del valor añadido", destaca la entidad en su informe.
¿Entrar en recesión?, "difícil"
Pese a las incertidumbres y riesgos que planean sobre el conjunto de las economías, desde la inflación, a los cuellos de botella en las cadenas de suministro, pasando por la política de cero covid en China, la posible interrupción del suministro de gas por parte de Rusia o la respuesta del BCE a la inflación, la entidad ve “difícil” que la Comunidad foral o España puedan entrar en recesión. Para que eso suceda, ha explicado Madariaga, debería materializarse “un escenario de estrés” que hoy por hoy no se contempla. Ha admitido que una posible interrupción del suministro de gas por parte de Rusia sí "podría llevar a la economía europea a esa recesión y sería un gran golpe". El economista ha incidido en el hecho de que, aunque no con el dinamismo que se espera, “estamos en crecimiento” y contamos con el soporte de un mercado laboral “boyante”. Recuerda, de hecho, que aunque hay cierto pesimismo en los consumidores, las expectativas de las empresas son más optimistas. Con todo, reconoció, el riesgo más evidente es la inflación y la guerra. Según sus previsiones, la inflación seguirá creciendo este año aunque en el tercer trimestre o principios del cuarto trimestre la tasa podría empezar ya a bajar. La subyacente (la que no considera ni la energía ni los alimentos elaborados) no espera que se modere hasta principios de 2023. En sus previsiones contempla un incremento del IPC del 7,9% para este año tanto en Navarra como en España.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE