Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Cierre

La histórica Miasa de Pamplona entra en liquidación y despedirá a sus 94 trabajadores

El comité espera que el administrador concursal presente el ERE de extinción a final de mes

Ampliar La plantilla de Miasa inicia paros de dos horas contra el ERE con 28 despidos
La plantilla de Miasa inicia paros de dos horas contra el ERE con 28 despidos
Actualizado el 10/02/2021 a las 21:37
El juzgado de lo Mercantil aprobó el pasado viernes la liquidación de Mecanizados Industria Auxiliar S.A. (Miasa), histórica empresa propiedad de la familia Huarte ubicada en Landaben que contaba en la actualidad con 94 trabajadores. La compañía, especializada en la producción de horquillas para cajas de cambio de automóviles y que entró en concurso en octubre del año pasado, se ha visto muy perjudicada por la caída de la demanda de coches nuevos debido a la pandemia. Fuentes del comité de empresa informaban ayer que la plantilla estaba ahora pendiente de que el administrador concursal presente hacia finales de este mes el plan de liquidación y el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) con los despidos.
Estas mismas fuentes señalaban que la empresa arrastraba una deuda de catorce millones de euros con bancos, Seguridad Social, Ministerio de Industria y Hacienda Foral, lo que motivó la solicitud de concurso en octubre del año pasado. Esta situación conllevará con toda seguridad, según fuentes del comité, a que el Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) se haga cargo de las indemnizaciones de la plantilla. La empresa continúa con la producción para dar tiempo a los clientes para que encuentren otros proveedores.
PUNTILLA CON LA PANDEMIA
Los problemas de Miasa vienen de más de una década atrás. Según explicó en su día el comité, el punto de partida de los problemas financieros de Miasa comenzaron con la creación de la filial en Estados Unidos hacia 2008. Los empleados de una de las empresas más emblemáticas de la industrialización de Navarra en los años 60 aceptaron para 2013 y 2014 una rebaja salarial temporal del 9% que debía ser reintegrada en 2018 con dinero o vacaciones, algo que la dirección no pudo cumplir.
En septiembre de 2015 la plantilla secundó una huelga indefinida para protestar por el recorte salarial del 19% que pretendía aplicar la dirección de la empresa, draconiana medida que iba acompañada de un aumento de la jornada anual en siete días y una doble escala salarial “de por vida”. Esta huelga terminó tras un acuerdo con el que la dirección se comprometía a no plantear ninguna otro recorte hasta el 31 de diciembre de 2017. En noviembre de 2018 estalló de nuevo el conflicto cuando la empresa planteó un ERE con 28 despidos, una cuarta parte de la plantilla. El comité acusaba entonces a la compañía de deslocalizar la producción a la fábrica de Zuera (Zaragoza), cuyos salarios eran entre un 25% y un 30% inferiores a los de Landaben.
Finalmente, la negociación de este ERE concluyó sin acuerdo y la empresa despidió en 2019 a 23 empleados, una decisión que fue anulada posteriormente por la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN). En los últimos meses, la plantilla ha protagonizado varias huelgas, la última de las cuales concluyó el pasado viernes.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE