x
Activar Notificaciones

Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Coronavirus Navarra

Las medidas del Gobierno central afianzan el parón del sector auto

La mayoría de las grandes empresas ha detenido la actividad y todas ya han negociado o negocian sendos ERTE

Foto de naves industriales en el polígono de Landaben.

Naves industriales en el polígono de Landaben.

18/03/2020 a las 06:00
  • C. L.
  • J. M
A+ A-

El paso de los días está haciendo cada día más patente la dimensión de los problemas sociales y económicos que va a acarrear el parón de actividad en gran parte de la industria y los servicios. El desafío es mayúsculo y la prioridad de las organizaciones que representan a empresarios, trabajadores y autónomos pasa por amortiguar en la medida de lo posible el daño. Las medidas adoptadas este martes por el Consejo de Ministros, de las que solo trascendieron los titulares a falta de conocer el detalle en el Real Decreto que se espera este miércoles, sirvieron para reforzar la decisión de echar el cierre temporal en prácticamente todo el sector del automóvil en Navarra, según destacaban desde los sindicatos.

El anuncio a principios de este mes de que Volkswagen Navarra había abierto la negociación de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), en línea con otras plantas productivas en toda España, marcó el camino a los proveedores y otros fabricantes del motor para que siguieran el mismo camino. Prácticamente todas las grandes compañías del sector afincadas en la Comunidad foral ya tienen acordados o están negociando sus respectivos ERTE. Y la mayoría, según los datos recopilados por la Federación de Industria, Construcción y Agro (FICA) de UGT, ya ha detenido casi completamente su producción. “La prioridad ahora es garantizar la salud de los trabajadores por encima de los intereses industriales y económicos de las empresas”, señalaba el secretario general de FICA, Lorenzo Ríos.

Entre las principales empresas que este martes ya habían parado estaban ID Logistics, PAM Logistics, SNA, Landaben Logistics, Faurecia Orkoien, KWD, Tecnoconfort, Antolín, Plastic Omnium y SAS, mientras que otras como Gestamp y SKF prevenían detener la actividad hoy. Por el contrario, Kybse, Piher o Ayra continuaban su actividad bajo la vigilancia de los sindicatos para que se cumplan las condiciones de salud laboral que impidan el contagio del coronavirus. En el caso de Guardian Navarra, tan solo queda en la planta el personal necesario para mantener en marcha el horno que no puede apagarse.

Te puede interesar

La respuesta entre las empresas del sector servicios a la crisis del coronavirus está siendo “de lo más variopinta”, en palabras del secretario general de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de CC OO, Cecilio Aperte. Así, las plantillas de las entidades que gestionan los centros deportivos no han sido informadas sobre las medidas a adoptar por las respectivas direcciones, una situación que se repite entre los empleados de las empresas del sector de transporte de viajeros por carretera. “En los servicios asistenciales carecen de medios y los trabajadores no disponen de equipos de protección individual”, lamentaba Aperte.

Dentro de la hostelería se están dando casos de asalariados a los que se les está obligando a cogerse vacaciones, según denunciaba la secretaria general de la Federación de Servicios, Movilidad y Consumo (FeSMC), Amaia Villanueva. “En las tiendas de alimentación, los trabajadores están soportando una gran tensión que se suma a los malos modos de algunos clientes que se niegan a seguir las indicaciones de seguridad para evitar contagios”, señalaba Villanueva.

Ya se tramita cerca de un centenar de ERTE


La crisis del coronavirus ha provocado una situación sin precedentes que ha puesto patas arriba el tejido empresarial en Navarra en pocos días. El aluvión de peticiones para tramitar Expedientes de Regualación Temporal de Empleo (ERTE), que permiten la suspensión temporal de los contratos y provocan que los trabajadores afectados pasan a cobrar la prestación por desempleo, ha desbordado la capacidad de sindicatos y asesores laborales para atender todas las dudas de miles de empleados que se han visto, de la noche a la mañana, ante situaciones personales muy complicadas, según apuntaban ayer los sindicatos consultados. El vicepresidente del Gobierno foral, Javier Remírez, informaba ayer que había 95 ERTE solicitados, de ellos 84 solo el lunes, según informó Efe. Y como es habitual en los momentos más críticos, aquellos con contratos más precarios, en especial los vinculados a las Empresas de Trabajo Temporal (ETT), están siendo los principales perjudicados.

Tal como lo ven los sindicatos, los efectos de la pandemia están sacando las costuras a un sistema productivo que intenta mantener la actividad a cualquier precio. Se acumulan las denuncias en muchas pymes que no cuentan con los medios para cumplir las medidas de seguridad que impidan el contagio, lo que está provocando la rebelión de algunas plantillas. Por otro lado, las compañías tratan de salvaguardar su viabilidad financiera en un entorno global de máxima competencia que no les permite bajar la guardia ni tomarse un respiro. Unos y otros miraban hacia el Gobierno central para que abriera la mano y se hiciera cargo del gigantesco coste económico y social que supondrá paralizar buena parte del tejido productivo.

Te puede interesar

Todos los ojos estaban este martes puestos en el Consejo de Ministros que tenía que decidir sobre las condiciones que se exigirán a las empresas para acogerse a los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) motivados por causas de fuerza mayor, una modalidad que reduce los plazos y la burocracia requerida. Con ello, se eliminaría el requisito de negociar con el comité por un periodo de 30 días y sólo resultaría necesario el visto bueno de la autoridad laboral, que tendría que pronunciarse en un máximo de cinco días.

No obstante y a instancia de los agentes sociales, también se pretendían introducir cambios excepcionales en los ERTE por causas objetivas, los más comunes, de forma que el periodo de consultas y el preceptivo informe de Inspección de Trabajo no se prolonguen más de una semana. Además, aquellas compañías que hayan paralizado su actividad en los últimos días deberían poder aplicar retroactivamente estos ERTE al momento en el que se comunicó esta situación a las plantillas. Por la tarde trascendieron algunas de las decisiones tomadas por el Consejo de Ministros, entre las que estaban la exoneración del pago de las cuotas a la Seguridad Social, del 100% para pymes que mantengan el empleo y del 75% para el resto de compañías, en caso de ERTE motivado por el coronavirus, medida que se aplicará tanto a quienes vean suspendidos sus contratos como para aquellos a los que se les reduzca la jornada. De cara a los trabajadores, ese periodo constará como efectivamente cotizado a todos los efectos, además de que no se consumirán los derechos de prestación ya acumulados y no se exigirá un periodo mínimo de cotización.

AUTÓNOMOS DESCONTENTOS

El Gobierno central también aprobó ayer medidas para facilitar la supervivencia de los autónomos obligados a cerrar sus negocios por el estado de alarma. Entre ellas, destacaba la aprobación de una prestación extraordinaria, análoga a la de cese de actividad, que recibirán durante treinta días. Esta fórmula, cuya cuantía será del 70% de la base reguladora, también beneficiará a aquellos trabajadores por cuenta propia cuya facturación se haya reducido al menos en un 75% en relación el promedio del semestre anterior. Ese periodo se entenderá como cotizado y no reducirá los períodos de prestación por cese de actividad, además de que, aquellos autónomos con asalariados a su cargo, podrán compatibilizar esta ayuda con un ERTE.

Te puede interesar

Estas medidas fueron descalificadas por ATA, la principal asociación de autónomos, por entender que dejaba a este colectivo “en la cuneta” por no facilitar, como se venía reclamando, la suspensión del pago de cuotas y cotizaciones durante dos meses. El presidente de ATA en Navarra, Juan Carlos Equiza, solicitaba ayer al Gobierno de Navarra que adelantara el dinero de las cuotas para “echar una mano” a los trabajadores por cuenta propia que “tienen que seguir pagando la luz, los alquileres y las nóminas” sin ningún ingreso. Equiza recordaba que en la Comunidad foral hay 47.000 autónomos que están sufriendo pérdidas y fuertes caídas de actividad. Asimismo, destacaba el papel que el colectivo está asumiendo en el sector del transporte de mercancías, que garantiza el abastecimiento de artículos de primera necesidad, así como de los propietarios de pequeñas tiendas de alimentación en pueblos.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra