x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Navarra y la crisis del Reino Unido (II)

El temor a un 'brexit' duro acelera las ventas navarras a Reino Unido

La exportaciones acumuladas hasta junio han crecido más de un 27%

Interior de una bodega navarra

Interior de una bodega navarra

Archivo DN
07/10/2019 a las 06:00
A+ A-

El temor a un ‘brexit’ duro está acelerando las ventas de las empresas navarras a Reino Unido, el cuarto mercado en importancia para la Comunidad foral. En los primeros seis meses del año, las alrededor de 270 firmas que exportan al mercado británico cerraron operaciones por cerca de 275 millones de euros, una cifra que supera en más de un 27% a la conseguida en el mismo periodo de 2018 pero que podría crecer aún más en el segundo tramo del año.

Las empresas consultadas aseguran que el acopio de productos por parte de las firmas inglesas ha seguido aumentando tras el verano lo que les ha obligado a realizar producciones más grandes para poder hacer frente a los adelantos de pedidos que les demandan sus clientes ingleses. Adelantos que, en algunos casos, llegan hasta el 50% y con los que tratan de anticiparse a los problemas de abastecimiento que podría conllevar que los ingleses salgan de la Unión Europea sin acuerdo el próximo 31 de octubre, el nuevo día marcado en rojo en la historia del ‘brexit’, por un posible colapso en la frontera que provocaría interrupciones de suministro.

Bruselas ya ha informado a los estados miembros de la eventual imposición de aranceles el 1 de noviembre en caso de ‘brexit’ duro. Unas tasas que supondrán un incremento medio de entre el 5 y el 10 %, pero que podrían llegar al 25 % en caso de algunos productos. Y todo ello sin contar con otras contingencias añadidas: diferencias en las homologaciones y patentes, disputas comerciales, nuevos controles fitosanitarios y reglamentos...

 

MÁS VENTA DE ALIMENTACIÓN

Por sectores, son las empresas de agroalimentación las que más están incrementando sus ventas a Reino Unido con un alza superior al 25% desde 2016 pero especialmente notable en el último año. En los seis primeros meses del año las ventas de ese sector supusieron casi el 50% de las exportaciones a Reino Unido. Sería uno de los más afectados por un ‘brexit’ duro y tendría especial incidencia en la exportación de productos perecederos ante eventuales medidas arancelarias, barreras comerciales o demoras en los controles sanitarios y trámites aduaneros. En este sentido, el Gobierno foral ha planteado la necesidad de estudiar líneas de crédito para asegurar las operaciones comerciales con Reino Unido, así como la posibilidad de articular un corredor ‘Fast track’ para que el transporte de mercancías perecederas no sufra retrasos indebidos. Tras el agroalimentario, el segundo en importancia es el de la automoción (67,8 millones), seguido por el de componentes y bienes de equipo. Hay que tener en cuenta que Reino Unido, además de primer proveedor de turismo nacional, es un comprador masivo de bienes de equipo, productos agrícolas y semimanufacturas españolas y navarras.

Pese al cambiante e impredecible fantasma del Brexit, la fotografía general que ofrece la estadística revela un impulso nada despreciable de las firmas de la comunidad en su despeño comercial en Reino Unido. Las empresas consultadas reconocen que no sólo han logrado afianzar a sus principales clientes ingleses, sino que han ganado nuevos. Admiten que la nueva política comercial y de aranceles que podría derivarse del Brexit afectaría a sus relaciones comerciales y les obligaría a replantear sus relaciones con el país.

Pero lo cierto es que a menos de un mes para la eventual salida todos los escenarios siguen abiertos, “hasta el de que al final el Reino Unido no se vaya”, razona uno de los empresarios consultados. Y de ahí que admitan que son muy pocas las medidas que han podido adoptar para anticiparse a una desconexión británica abrupta que amenaza con poner patas arriba las reglas del juego que han funcionado hasta ahora entre los dos mercados. Aranceles, subidas de costes, bajada de la rentabilidad… que afectaría en mayor medida a las compañías que tienen a Reino Unido como principal cliente. Lo que más preocupa es la capacidad que puedan tener las pymes para afrontar un divorcio abrupto.

 

FUTURO INCIERTO

Las empresas admiten que han logrado salvar el ejercicio (2019) pero lo que ocurra a partir de 2020 aún está por ver. Entre las opciones que están sobre la mesa, la tercera prórroga que solicita la oposición. Boris Johnson insiste en que no la habrá y de ahí que haya quien hable de forzar su salida del 10 de Downing Street y elegir a un nuevo primer ministro.

Un escenario cambiante que provoca que pocos se atrevan a augurar como serán las relaciones comerciales entre Navarra y Reino Unido en un futuro próximo. Pese al incremento de las ventas totales en el primer de semestre, está recuperación no ha logrado compensar los pérdidas de 2018 que, con respecto al mismo periodo de 2017, se contrajeron hasta un 60%. La comparativa de la exportación 2016-2019 que ofrece el ICEX revela un descenso en la cifra global del periodo enero-julio -323,6 millones frente a 272,2 millones que se traduce en una pérdida de 51,4 millones- que se explica, aunque no en su totalidad, como asegura Fernando San Miguel, responsable de estudios económicos de la Cámara Navarra, por la evolución del sector del automóvil. Si en el primer semestre de 2017 sus exportaciones superaron los 152 millones de euros, en el mismo periodo de 2019 ni siquiera han alcanzado los 68 millones, pese a que si se compara el dato con el de 2018 (34,4 millones) el incremento es muy notable.

La caída de las exportaciones de este sector se explica sobre todo por la reorganización que llevó a cabo en julio de 2017 el Grupo Volkswagen. Entonces, empezó a exportar los coches dirigidos a Reino Unido desde su planta de Sudáfrica lo que, aunque no afectó a la producción de la planta de Landaben, si conllevó una notable caída de las exportaciones. Además de en el sector del automóvil, en la comparativa de ese periodo también se observan saltos importantes en la partida de bienes de equipo y manufacturas que están relacionados en buena medida con proyectos eólicos.

 

Gráfico de la balanza comercial entre Navarra y Reino Unido.

Francisco Ceberio, de Frenos Iruña: “Es un mercado clave con clientes históricos”

Cuando Francisco Ceberio llegó hace tres décadas a Frenos Iruña en la empresa ya había clientes ingleses. “Reino Unido es un mercado estratégico, tenemos mucha confianza en ellos, algunos de esos clientes son históricos. Con ‘brexit’ o sin ‘brexit’ seguiremos, aunque si la situación cambia será difícil que nuestro negocio allí (más del 20%) crezca”. Hasta que la empresa se instaló en India, Reino Unido fue su principal mercado. Todavía lo sigue siendo para las ventas de Pamplona. Por eso, cuando a Ceberio le preguntan por el futuro repasa con mesura el arduo trabajo comercial que durante años han desarrollado en el país y que les hace mostrarse, pese a la prudencia, relativamente tranquilos. Sus principales clientes allí son fabricantes de maquinaria de construcción que en su momento homologaron sus sistemas de freno y con los que tienen unas ventas bastante regulares. “De momento no han bajado y no vemos riesgo inmediato”. Pero no sólo eso, sino que desde que empezó el proceso del ‘brexit’ su principal cliente incremento sus pedidos, sobre todo de recambio. “Nos volvió locos porque no estábamos preparados”, cuenta. Han tenido que hacer numerosas gestiones y consultas, y firmar instrucciones para asegurar la cobertura de materias primas y estudiar rutas alternativas. Tanto en 2017 como en 2018 su facturación creció y la de 2019 está cumpliendo las previsiones. La devaluación de la libra, por contra, sí les ha pasado factura a nivel financiero donde su posición es ahora menos competitiva.

 

Miguel Suárez Presidente de ANET: “Estamos en un limbo; todavía todo es incierto”

Reino Unido importa el 80% de lo que consume y las consecuencias de una salida sin acuerdo pueden ser fatales para el transporte. “Estamos en un limbo; todo es incierto porque hasta que no sepamos qué va a suceder, los cambios no se pueden poner en marcha”, explica Miguel Suárez, presidente de la Asociación Navarra de Empresarios de Transporte por carretera y logística, quien llega a vaticinar que si el 1 de noviembre Inglaterra queda fuera del Unión Europa sin acuerdo las colas de camiones pueden llegar hasta París. “Veo un caos, la parálisis sería total, pero no creo que eso vaya a llegar. Estamos en una sociedad civilizada”, razona asegurando que los ingleses serían los primeros perjudicados porque tampoco podrían dar salida a sus producción. Desde la asociación llevan semanas informando a sus socios de cómo tendrían que exportar e instándoles a pedir información a sus clientes. “Hay muchos transportistas afectados; en Navarra se trabaja mucho con Reino Unido”, dice. Sin embargo, reconoce que, de momento, pocos cambios se han podido poner en marcha porque hoy por hoy “no estamos exportando a un tercer país”, con lo que eso implica, por ejemplo, obligando a certificados en origen. Pese a que la desaceleración ha empezado a influir en el sector, la demanda de transporte sigue siendo elevada y son muchas las empresas que están pidiendo más mercancías para anticiparse a los problemas que podría acarrear un ‘brexit’ duro.

 

Luis Marculeta, de Bodega Príncipe de Viana:“Hemos tenido que aumentar producciones”

Reino Unido es un mercado prioritario para todas las bodegas de vino europeas. Recibe en torno al 30% de la exportación de vinos de España. En el caso de la Bodega Príncipe de Viana, el 10% de su producción tiene ese destino. Es, de hecho, uno de sus principales mercados con el que llevan más de 35 años trabajando. Y de ahí que sus responsables estén viviendo “con incertidumbre” lo que está ocurriendo en el país desde hace ya tres años y medio. “La libra ha caído, las importancias les cuestan más, su economía se está resintiendo...”. Como ocurrió en marzo -primera fecha que se anunció para la salida del RU de la UE-, sus distribuidores han vuelto a realizar pedidos de mayor cantidad lo que les ha obligado a aumentar producciones. “Están estocando más para poder mantener el suministro en los próximos meses”. Asegura que tener que exportar a un tercer país no es lo que más les preocupa, “el problema es la falta de información. Nadie tiene un plan ‘b’”. Aunque el ‘brexit’ les pillará en plena campaña de Navidad de la que las bodegas todavía dependen mucho, el hecho de que muchas distribuidoras ya hayan adelantado los pedidos les permite mantener cierta calma. “Van a seguir importando vinos de Francia, Italia, España... La duda es saber cuáles y si optarán por algo más barato”. Lo peor podría venir en 2020. “Este año facturaremos más o menos lo mismo”. Admite que hasta han conseguido algún cliente nuevo. “La incertidumbre es igual para todos”.

 

Jesús María Galar, de Galar Foods: “Nunca nos habían pedido tanto producto”

Galar Foods, dedicada a la elaboración de embutidos, exporta casi el 70% de su producción. Reino Unido, al que vende desde hace diez años, supone el 30% de su producción y de ahí la inquietud con la que Jesús María Galar afronta la posibilidad de que el país decida abandonar la Unión Europea sin acuerdo el próximo 31 de octubre. “Sería nefasto por el tipo de producto que vendemos. Con aranceles que podrían llegar a alcanzar el 40%, retardos en la aduanas... No tenemos capacidad para asumir ese aumento de costes. Trabajamos en un 96% con cerdo que no atraviesa por su mejor momento por la peste porcina, y a todo eso tenemos que sumarle la bajada de la libra”. La ventaja, dice, es que Inglaterra es deficitaria en muchos productos de cerdo y manufacturados y va a tener que seguir importando. Por el momento, la compañía trabaja en atender el inesperado incremento de pedidos, un 30% más de media, que están recibiendo desde agosto. “Hemos tenido peticiones de producto que superan en hasta un 50% los pedidos habituales. En todo el tiempo que llevamos exportando, no había conocido nunca incrementos tan grandes”, reconoce. Pero pese a todo, el empresario reconoce que están buscando nuevos mercados “por si esto si viene abajo”. De momento, ha falta de varios meses para el cierre del ejercicio, ya han logrado superar las ventas de 2018 y han ganado nuevos clientes. “La experiencia de exportar a una tercer país ya la tenemos y somos una empresa conocida”, confía.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra