x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Emprendimiento

Javier emprende y ayuda a empresas por el mundo

Hijo de madrileño y siria, Javier Rincón Hanna se crió en Pamplona. Ingeniero por una universidad inglesa, ha impulsado varias empresas tecnológicas en España y Alemania. Casado con una alemana, vive en Berlín y ha ofrecido formación en Pamplona

Foto de Javier Rincón Hanna, de 35 años e ingeniero en Berlín, la semana pasada en Pamplona, donde viven sus padres (Javier y Hanneh).

Javier Rincón Hanna, de 35 años e ingeniero en Berlín, la semana pasada en Pamplona, donde viven sus padres (Javier y Hanneh).

Actualizada 12/09/2019 a las 17:03
A+ A-

Javier Rincón Hanna soñaba a los 13 años con ser ‘consultor’. Cuando la mayoría de sus amigos querían convertirse en futbolistas, bomberos o los que lo tenían más claro aspiraban a trabajar como médicos, profesores o informáticos. “No sabía ni lo que significaba - se ríe- pero quería ser consultor”. Y lo ha logrado. Porque su vida laboral (siempre ha ido más rápido que las empresas en las que ha trabajado, ha asesorado a muchas y fundado otras) ha ido de la mano de la personal, cosmopolita y viajera. Hijo de un asesor madrileño y de una farmacéutica siria, llegó a Pamplona con un año y de sus padres ha heredado la inquietud por aprender idiomas y viajar. Ingeniero de sistemas (una amalgama entre las telecomunicaciones, la aeronáutica, la electrónica y los negocios), lidera ahora su propia empresa, Leancrush, en Berlín, en la que asesora a otras compañías del mundo digital a “conseguir sus objetivos”. Casado con una economista alemana que trabaja como ‘coach’ y con la que espera de su primer hijo, la semana pasada impartió formación en la incubadora de empresas en el CEIN (Centro Europeo de Empresas e Innovación de Navarra) en Noáin.

Fueron los veranos trabajando en la farmacia de su madre (enfrente del colegio San Cernin, en el barrio de San Juan) los que le animaron a emprender. Y su primer trabajo, en la empresa Siemens en Inglaterra; o el segundo, en Oracle, una firma de bases de datos, en Málaga no hicieron más que reafirmarlo. “Me parecía que todo iba muy lento. Yo querría correr más”, se ríe.

Así, se inició en ‘Iniciador’, un evento mensual para emprendedores, colaboró en el Parque de la Innovación de La Salle (Madrid) y asistió a foros, en los que conoció a inversores que buscan un plan de negocio para poner su dinero. Durante esa época, cuenta, trabajo en Lowffer, una empresa digital que consistía en escanear los productos de alimentación, droguería... para saber en qué supermercado se podían encontrar más baratos. Tras siete años trabajando y asesorando a proyectos digitales, estaba a punto de viajar a San Francisco (California, Estado Unidos), cuando el día anterior a comprar los billetes de avión, un nuevo destino se cruzó en su camino. “Un amigo finlandés me dijo que un contacto suyo necesitaba un jefe de marketing en una empresa de Berlín. Ahí me fui y empecé a trabajar en startup (empresas emergentes que comercializan sus productos o servicios a través de las nuevas tecnologías)”

NEGOCIOS DIGITALES

Y así empezó a acumular el nombre de varias firmas para su currículo: Wunderlist (una aplicación para el móvil para apuntar una lista de tareas), Proudsugar (azúcar orgullosa), una empresa que fundó con otros dos españoles para ayudar a compañías a que crecieran sus negocios. “Hemos hecho experimentos A y B, con clientes de Los Ángeles, Australia, Canadá, Brasil... Hemos contactado con inversores y mejorado el producto”. Las redes sociales, como Facebook o Spotify (música) han sido otras de sus plataformas. Hasta que ha puesto en marcha Leancrush, su empresa actual: una línea recta para conseguir el objetivo por el camino más rápido.

Sobre esta técnica de negocio ha formado a algunos de los emprendedores navarros y a los equipos que ayudan a las startup. Navarra, apunta, es una región con mucha calidad de vida, muchos ingenieros y un “gran potencial”. “Habría que conservar el talento, para que no se marche, y también atraerlo desde fuera. Veo que es una zona en la que pueden surgir muchas nuevas empresas emergentes”.

CIUDAD INTERNACIONAL

Sobre la vida en Berlín, Javier Rincón asegura que, al conocer a su mujer, ya se ha asentado allí y, de momento, no tienen previsto trasladarse a otro lugar. “Aunque a los dos nos encanta viajar y como podemos teletrabajar, pasamos tiempo fuera. El año pasado, estuvimos dos meses en Tailandia”, cuenta. Esa búsqueda del sol y del buen tiempo es lo que más añoran en un ciudad en la que se viven meses a bajo cero. “Tomamos pastillas de vitamina B3”.

Al aterrizar en Berlín, no sabía una palabra de alemán. “Pero tengo facilidad para los idiomas (aprendió sirio como lengua materna, aunque ya no lo habla, e inglés en el colegio y la universidad). Fui a la Berlitz Schule y aprendí rápido, con clases de conversación”. La ciudad, sigue el relato, les encanta. “Es muy internacional, con una naturaleza preciosa... Nos hemos acostumbrado rápido”. Y ha logrado su objetivo de cuando tenía 13 años: ser un consultor, tener su propia empresa y vivir en el extranjero. Pero ahora recibirá su mejor premio: convertirse en padre.

En la farmacia de su madre
 

Hanneh Hanna es una farmacéutica siria que tiene su propia botica en Pamplona. Enfrente del colegio de San Cernin, en San Juan. Y es, además, la madre de Javier Rincón. Para él, sus veranos en la farmacia fueron ‘claves’ para que prendiera esa llama del emprendimiento. “Siempre trabajaba en algo: dando clases de inglés, de matemáticas... Y hace unos años, empecé a ayudar a mi madre a crear una farmacia on line, algo que entonces era muy novedoso”. Exalumno del colegio Miravalles-El Redín, cursó sus estudios de Ingenierías de Sistemas (una combinación de telecomunicaciones, aeronáutica, electrónica y negocios) en la Universidad de Loughborough (Reino Unido). Su primer trabajo en Siemens (en Nottingham), ya le sirvió para dar cuenta de que el ritmo de las empresas era “muy lento” para él. Algo que corroboró en Oracle (Málaga) y como consultor en Madrid. Desde entonces, no ha parado de crear empresas tecnológicas y de asesorar a otras en proyectos digitales. En Leancrush busca su objetivo inicial: llegar más velozmente al objetivo perseguido.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra