x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Empresas

Hortalizas de balcón

Humoeco inicia la comercialización de huertos urbanos modulares para domicilios y busca ahora su introducción en colegios o residencias para apoyar la enseñanza en horticultura urbana

Ibai Ezpeleta Noáin, socio de la empresa junto con su padre, en la planta de compostaje de Aós.

Ibai Ezpeleta Noáin, socio de la empresa junto con su padre, en la planta de compostaje de Aós.

Actualizada 01/09/2019 a las 18:05
A+ A-

Impulsados por los ayuntamientos, los huertos urbanos llevan ya años en expansión. Hay desde parcelas públicas a un paso del centro o en el extrarradio, a huertos escolares, comunitarios o sociales con fines terapéuticos. La mayoría han aprovechado solares en desuso de titularidad pública para, con la ayuda de los propios vecinos, transformarlos en oasis ecológicos de sostenibilidad, autogestión y convivencia con el reto de avanzar hacia un modelo de ciudad más amable.

Ahora, la empresa navarra Humoeco se ha propuesto trasladar esta especie de revolución silenciosa de los huertos urbanos a balcones, terrazas y jardines. Porque cualquier espacio, por pequeño que sea, puede convertirse en un lugar idóneo para la práctica de la horticultura de ocio, cultivando productos de forma eficiente, sin el esfuerzo que requiere el huerto tradicional y con soluciones sostenibles con el medio ambiente. Esa es la filosofía con la que esta pequeña empresa familiar, comprometida con la economía circular y constituida en 2016, acaba de iniciar la comercialización de sus huertos urbanos modulares.

Venden desde la estructura para la plantación de todo tipo de hortalizas, hasta el kit de riego, los sistemas de drenaje y el sustrato. Por el momento han instalado algo más de medio centenar pero su objetivo es alcanzar las 3.000 ventas anuales, según recogen en su plan de negocio.

Ibai Ezpelta Noáin, de 28 años, acababa de terminar el grado en Administración y Dirección de Empresas cuando su padre, Francisco José Ezpelta Itoiz, de 63 años e ingeniero de profesión, le planteó su idea de negocio. “Sonaba bien y nos lanzamos”, asegura. Hoy son socios en un proyecto “ilusionante” que también están buscando introducir en escuelas, centros sociales y residencias de la tercera edad para apoyar la enseñanza de la horticultura urbana y el respeto y cuidado del medioambiente. Por el momento, están participando en un proyecto para la creación de un parque temático en Gorraiz promovido por el Ayuntamiento del valle de Egüés.

Un proyecto que ha conllevado la instalación de un huerto cuyo perímetro es el mapa de Navarra. En su interior se han plantado los cultivos típicos de cada zona: los tomates en Baztan, los pimientos en Lodosa, las pochas en Sangüesa… De forma paralela se han instalado varios huertos modulares diseñados por Humoeco para que vecinos y estudiantes puedan cultivar sus propias plantas y tengan un lugar de reunión en el pueblo donde socializar y aprender.

INVESTIGACIÓN UPNA

Los orígenes de Humoeco no estuvieron exentos de dificultades: contactos con agricultores, proveedores y una ardua labor de investigación capitaneada por el equipo del ingeniero agrónomo Nacho Irigoyen, de la UPNA. “Tuvimos que realizar pruebas para definir el tamaño de las macetas, la orientación de los huertos y la materia prima que debía llevar el sustrato del huerto”, cuenta Ibai Ezpelta que reconoce que tuvo que formarse en el tema antes de poner en marcha la planta de compostaje, ubicada en una parcela de 90.000 metros cuadrados en Aós y actual centro de operaciones de la empresa. Allí, revalorizan distintos tipos de materia para lograr un fertilizante orgánico.

Humoeco diseña y fabrica sus huertos a través de materiales reciclados y/o reciclables, pero también fabrica sustratos ecológicos mezclando la materia orgánica con lombrices y microorganismos, lo que se conoce vermicompost o humus de lombriz. “Combinando ambos productos ofrecemos la posibilidad de cultivar hortalizas y todo tipo de plantas aromáticas y ornamentales con un sistema simple y completo gracias al particular diseño de nuestros huertos”, detallan los dos socios asegurando que el sustrato que desarrollaron junto al equipo de la UPNA y que suministran con el módulo, mejora el rendimiento de la producción en al menos un 30%. Aseguran, no obstante, que es preciso tener en cuenta las orientaciones ya que si son norte algunos cultivos podrían desarrollarse más despacio. “La lechuga se desarrollará casi igual con independencia de la orientación que tenga el huerto, pero el tomate, que necesita mucho sol, en una orientación norte le costará más”.

Lo que han buscado, tanto con el diseño de la maceta como con el sustrato, es que fuera apto para cultivar cualquier tipo de hortaliza. “A nivel radicular y de nutrientes las hortalizas que más necesidades tienen son el tomate y la berenjena. Por eso, nuestras investigaciones en la UPNA las centramos en esos dos productos para así conseguir que en las macetas se pueda plantar cualquier cosa”, explica.

La idea es que el huerto pueda estar en funcionamiento todo el año. En invierno, con productos como las cebollas, las lechugas de roble o el cardo o plantas aromáticas u ornamentales. Ante el interés cada vez mayor por los productos naturales y la alimentación sana y sostenible, Ibai y su padre afrontan su proyecto como una manera de aportar su pequeño grano de arena para mejorar los hábitos de consumo y conseguir un cultivo diez sin salir de casa.

CLAVES

Dos tipos de huerto. En función de la orientación pueden ser horizontales, con una sola altura y hasta 2,05 metros de longitud, o verticales. En este caso, el huerto podría contar con hasta cuatro filas, una altura de 1,7 metros y una profundidad de 0,95 metros. Dentro de cada modelo existe la posibilidad de personalizar el huerto añadiendo macetas o filas. Su precio oscila entre 400 y 600 euros.

La estructura. Su estructura se realiza a partir de plástico reciclado. Es un material muy resistente al sol, la lluvia y el viento y cuenta con una vida útil de 18 años. Simula la apariencia de madera y, además de ofrecer una gran robustez, le da un toque estético al huerto. La estructura también cuenta con unos perfiles de aluminio con un carril guía que permiten apoyar las macetas y colocar el sistema de riego de una forma cómoda y sencilla.

Las macetas. Se diseñaron a partir de un estudio que la empresa realizó junto con la UPNA. Se analizaron las distintas necesidades de capacidad y profundidad de las distintas plantas hortícolas para su correcto desarrollo radicular y posterior crecimiento y floración. En el diseño de la maceta se previó una ranura para posibilitar su ubicación en los perfiles de aluminio del huerto. De esta forma, explican sus promotores, las macetas, fabricadas a partir de plástico reciclable, se colocan en el huerto de forma sencilla y al mismo tiempo se pueden intercambiar o sacar de la estructura para facilitar su manipulación. Disponen de un filtro y una apertura en la parte inferior de la misma que permite evacuar el excedente de agua de la maceta sin perder el sustrato.

El sistema de riego. El huerto incorpora un sistema de riego por goteo que puede conectarse a cualquier tipo de toma de agua e incorpora un reductor de presión y una llave de paso. El sistema está formado por una retícula de tubería de riego que recorre la parte superior de las macetas y, a su vez, va sustentando en el perfil de la estructura del huerto. Se suministran tres goteros por maceta que pueden ser instalados fácilmente.
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra