x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
EMPRENDIMIENTO

Una caja sin grapas ni clavos

Sincla, fundada por los hermanos Marco, se ha propuesto revolucionar el sector del embalaje de madera con un sistema de cierre por flexión que permite prescindir de clavos, grapas y adhesivos

La confundadora y CEO de Sincla, Julia Marco Esteban, en la fábrica de Esquíroz con las cajas.

La confundadora y CEO de Sincla, Julia Marco Esteban, en la fábrica de Esquíroz con las cajas.

Actualizada 17/08/2019 a las 18:22
A+ A-

Todo e puede reinventar, hasta una tradicional caja de madera. Y eso fue precisamente lo que llevó a los hermanos navarros Julia y Jon Marco Esteban a empezar a darle vueltas a los problemas intrínsecos al sector del embalaje de madera en busca de soluciones. Problemas que van desde el transporte al almacenaje pasando por el propio apilado de las cajas. Julia y Jon, de 29 y 31 años, siempre tuvieron claro que montarían su propio empresa y aún no habían terminado sus estudios -ella cursó primero Empresariales en la UPNA y después el grado de Administración y Dirección de Empresas y él Ingeniería Industrial- cuando patentaron, hace ya más de una década, la pieza con la que se han propuesto revolucionar el sector del embalaje.

Se trata de una esquinera de madera que permite encajar las cuatro partes de la caja (todas de madera) y darle consistencia. El cierre se hace por flexión, lo que evita que se tengan que utilizar clavos, grapas y adhesivos que se emplean en las cajas tradicionales y permite, también, eliminar los riesgos de seguridad inherentes al manipulado de los embalajes tradicionales. Y de ahí el nombre que eligieron para su empresa: Sincla (sin clavos), completado en alguna de las serigrafías que adornan las cajas con la palabra box (caja en inglés).

Como explica Julia, lo que buscaron era un modelo de caja de madera ‘en plancha’ que se pudiera enviar desmontada, como el cartón. ¿El objetivo? Que el cliente final pudiera montar las cajas en destino, según sus necesidades, y sin requerir de un almacén gigante al reducirse en un 85% el volumen transportado respecto a las alternativas tradicionales.

Julia y Jon estaban convencidos de que su idea podía funcionar. Sin embargo, tuvieron que pasar varios años para que lograran ponerla en marcha. “Esto no es abrir una tienda, sino un proyecto muy complejo que nos ha obligado a hablar con muchas empresas, a invertir y a diseñar nuestras máquinas desde cero”, confiesa Julia.

El equipo de Sincla lo conforman actualmente cuatro personas y está distribuido entre la fábrica de producción de Pamplona, ubicada en Esquíroz, y Madrid, desde donde se gestionan las áreas de producción y marketing. Hace menos de un año que las cinco máquinas de Esquíroz que han diseñado para producir las cajas en sus diferentes variantes están en funcionamiento. Su capacidad anual de producción podría llegar a alcanzar el millón de unidades, pero el camino por recorrer aún será largo. De momento, han conseguido centralizar todas las ventas a través de su web y gracias a Amazon están vendiendo en algunos de los países europeos que más demandan este tipo de embalaje: Francia, Italia e Inglaterra. En la actualidad, están trabajando para traducir su web a varios idiomas con el objetivo de incrementar las ventas en el extranjero. Demanda no les falta. “Nuestro producto llama mucho la atención y no sólo en España, nos han llamado hasta de Colombia. No existe nada igual en el mercado, pero tenemos que conseguir buenos precios de transporte si queremos rentabilizar las ventas”, reconoce.

Asegura Julia que las cajas de Sincla -con hasta siete modelos diferenciados y más de 700 tamaños- pueden utilizarse para todo y que por eso no han querido circunscribirse a ningún sector en concreto, para no cerrarse puertas. “Las cajas son 100% biodegradables, ecológicas y reciclables. Están fabricadas en madera de chopo porque es madera cultivada que sólo utiliza energía renovable. Son idóneas para productos hortofrutícolas Premium, pero también para vino, cerveza, licores o como caja de decoración o regalo”, defiende la cofundadora y CEO de Sincla. Fabrican bajo demanda y con la opción de personalizar las cajas grabando a láser el logo de la empresa en cuestión o de sus clientes. Son capaces de ofrecer un prototipo a medida en menos de 24 horas y un pedido en menos de 15 días. La Navidad -el punto fuerte para la empresa por los regalos y las cestas- volverá a ponerles a prueba.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra