x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
ECONOMÍA

Navarra perderá más de 10.000 negocios de autónomos en diez años por jubilación

Casi el 32% tiene más de 55 años cuando hace una década eran el 24%

Vista de la calle Mayor de Estella, que se verá afectada este año por una serie de cierres en cadena.

Vista de un negocio de la calle Mayor de Estella.

Actualizada 27/06/2019 a las 17:27
Etiquetas
A+ A-

Cuando un autónomo baja la persiana de su negocio lo hace en silencio, de manera casi invisible. Pero, ¿se imagina que fueran más de 10.000 los negocios que bajaran sus persianas a la vez? Pues sepa que ese riesgo existe. Esa cifra se corresponde con la de los autónomos que en Navarra se jubilarán en los próximos dos lustros, según los últimos datos publicados por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social correspondientes al primer trimestre de 2019.

Con la marcha de esos autónomos que hoy tienen 55 años o más se acabarán gran parte de esos negocios. Y será así porque la mayoría, casi el 83%, no tienen ni empleados ni sucesores para dar continuidad a su actividad y de ahí que cada vez sean más los autónomos que optan por trabajar tras cumplir los 65 años. Esgrimen desde el apego al negocio, a razones familiares o económicas, por las menores pensiones de jubilación que percibe el colectivo. De media, 427 euros menos.

Sólo el 22% de los autoempleados de la Comunidad foral tiene menos de 40 años, cuando en 2008 superaban el 30%. Y mientras que el peso de los menores de 25 años - apenas un 1,7%- ha descendido, el de los mayores de 55 años no deja de aumentar.

En ese periodo pasó de suponer el 24% del total de los trabajadores por cuenta propia a ser casi el 32%, una situación que podría disparar el gasto en pensiones de ese colectivo en los próximos años, según advierten desde la organización de autónomos UPTA. Eduardo Abad, secretario general de UPTA, sostiene que el gasto en el pago de las pensiones en el RETA se encarecerá en más de 1.000 millones de euros anuales y llegará a pasar de los 20.000 millones en el 2026.

Según sus cuentas, en España se necesita un crecimiento mínimo de 20.000 autónomos netos cada año para que el sistema de pensiones sea sostenible lo que pasa por reducir la diferencia entre lo que se recauda en el régimen de trabajadores por cuenta propia, unos 12.000 millones anuales, y lo que se gasta, casi 19.000 millones. En marzo, en el colectivo causaron baja definitiva del sistema nacional de pensiones 8.224 beneficiarios y hubo 9.091 altas en el mismo.

De mantenerse dicha progresión, teniendo en cuenta la edad actual de los afiliados al RETA y ajustando la proporcionalidad sobre las entradas y salidas del sistema de pensiones, en 2026 habrá aproximadamente 104.400 pensionistas más, lo que supondrá un encarecimiento de 1.028 millones de euros para el pago de pensiones.

Los expertos coinciden en que la falta de relevo generacional amenaza con pon+

er en riesgo la sostenibilidad del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos y de ahí la necesidad de incorporar en el sistema a trabajadores autónomos que puedan consolidar sus negocios.

Como razona el presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos de Navarra, Juan Carlos Equiza, la mayor garantía de mantener el Estado del Bienestar es que haya empresarios y autónomos para generar empleo, lo cual hace que aumente la recaudación de impuestos y permite tener gasto en políticas sociales. Pero, de momento, como ocurre en el resto del país, en Navarra las cuentas no cuadran, sobre todo si se tiene en cuenta el ritmo de destrucción de empleo autónomo en los últimos años.

 

MENOS AFILIADOS

Al comparar los datos de la Seguridad Social del cierre de marzo de 2008 con los del mismo mes de 2019 se observa una pérdida de 3.413 autónomos y la tendencia, al menos de momento, parece difícil de corregir. Si se analizan cifras más recientes, por ejemplo, el balance del primer cuatrimestre del año con el cierre de 2018, la pérdida es de 250 autónomos, con la industria y el comercio como principales actividades de destrucción de autoempleo, de acuerdo con los datos facilitados por ATA Navarra.

Y eso a pesar de que las facilidades para capitalizar el paro e incentivos como la tarifa plana (ahora de 60 euros de cuota a la Seguridad Social) han lanzado en los últimos años a muchos jóvenes a la aventura de montar un negocio. En Navarra, sólo el año pasado 1.565 autónomos se beneficiaron de la extensión de la tarifa plana de seis meses a un año.

La evolución de los afiliados por cuenta propia en la Seguridad Social coincide con la que arroja el sistema de pensiones. En 2018 causaron baja en Navarra en ese colectivo 870 beneficiarios del sistema de pensiones, mientras que se registraron 967 altas. Ese año un total de 20.285 autónomos cobraron una pensión de jubilación, un 15% más que en 2008. Las pensiones de jubilación del colectivo de autónomos representan el 22% del total de pensiones de jubilación que se pagan en la comunidad lo que da buena cuenta del importante peso que tiene este colectivo.

Pero el hecho de que casi el 75% de los integrantes de ese colectivo cotice por la base mínima se nota y mucho al llegar a la jubilación, con pensiones muy inferiores a las que cobran los empleados del régimen general. A 1 de abril de 2019, había en Navarra en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos 20.477 pensiones de jubilación en vigor con una prestación media de 857,15 euros. Una cifra que dista mucho de los 1.284,50 euros que de media ingresan los jubilados navarros del régimen general.

 

BOLSA DE RELEVO

El presidente de ATA en Navarra, Juan Carlos Equiza, admite que para muchos de los autónomos que se encuentran a las puertas de la jubilación no es fácil responder cuando se les pregunta por su retiro. Lo vincula con las dificultades a las que muchos de ellos se enfrentan a la hora de dar el relevo en sus negocios.

Para Equiza, la bolsa que ha puesto en marcha la administración foral para poner en contacto a los autónomos que desean despedirse del mundo laboral con quienes estarían dispuestos a coger el testigo de un establecimiento con clientela y solvencia demostrada no ha cumplido las expectativas. “Es una propuesta interesante, pero el proyecto se tiene que proponer bien y si no se acompaña de una partida presupuestaria no sirve para nada”, sostiene.

Equiza aboga por realizar el relevo “de forma suave, tranquila”, haciendo pedagogía para que durante dos o tres años el autónomo pueda compaginar su jubilación activa total con el empleado que llegue. “Se necesita un acompañamiento real del Gobierno a ese trabajador por cuenta ajena y ayuda económica para facilitar el relevo”.

Y es que hoy por hoy esa falta de partida presupuestaria para el colectivo autónomo está frustrando muchos de los planes que de forma cíclica se presentan.

De ahí que esa necesidad de dotación presupuestaria para las medidas que se anuncian vaya a ser la principal reivindicación que hará ATA al próximo Ejecutivo foral “para empezar a hablar”. Pero, también, a los ayuntamientos donde los profesionales autónomos realizan su actividad y que, en su opinión, es el primer nivel sobre el que habría que actuar. “Necesitamos que los ayuntamientos se comprometan, de forma fehaciente, a apoyar el trabajo autónomo eliminando todas esas trabas administrativas con las que nos encontramos a la hora de iniciar una actividad, de reformar nuestro local, de ampliar nuestra actividad o de abrir un nuevo establecimiento en el municipio vecino”, explica.

Desde ATA-Navarra plantean, por ejemplo, la creación de una comisión, de todos los ayuntamientos de la comunidad, “de identificación, evaluación y eliminación de trabas, así como de coordinación administrativa”, con el fin de unificar lenguajes, normativas y procedimientos, establecer un criterio único en los trámites e intercambiar mejores prácticas.

“Los autónomos tienen mucho que decir en el ámbito local y es primordial que nos escuchen”, concluye su presidente. Desde UPTA Navarra, por su parte, piden que se exima a los autónomos de pagar el Impuesto de Actividades Económicas (IAE). “Un establecimiento medio en la comunidad tiene que abonar una media de 350 euros, con una recaudación global de 22 millones anuales”, explican tras criticar que Navarra siga siendo la única comunidad de todo el país que grava la actividad económica.

 

El perfil del autónomo en Navarra
Trabajador del sector servicios, sin asalariados a su cargo, con una sola actividad, hombre de entre 40 y 54 años (aunque con una importante presencia de mayores de 55 años), español, que lleva cinco años o más en su negocio y que cotiza por la base mínima de cotización.
Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra