x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Empresas

De Ansoáin a la Fórmula E en tres años

Proquo, una pequeña empresa de telecomunicaciones integrada por tres socios trabajadores, es el perfecto ejemplo de cómo el reducido tamaño no es obstáculo para abordar proyectos de grandes dimensiones en el sector servicios

De izquierda a derecha, Raúl Chamorro, Aitor Arbeloa y Patxi Eslava posan en la sede de su empresa ubicada en Ansoáin.

De izquierda a derecha, Raúl Chamorro, Aitor Arbeloa y Patxi Eslava posan en la sede de su empresa ubicada en Ansoáin.

28/04/2019 a las 06:00
  • C.L.
A+ A-

Un cúmulo de carambolas ha convertido a una pequeña empresa navarra de servicios de telecomunicaciones en un engranaje clave dentro de la maquinaria que hace posible la celebración del campeonato de Fórmula E, competición de monoplazas eléctricos organizada por la Federación Internacional del Automóvil (FIA) desde 2014. Integrada únicamente por sus tres socios fundadores, Raúl Chamorro Chamorro, Aitor Arbeloa Sanjosé y Patxi Eslava Irulegui, Proquo nació en Ansoáin en 2016 con el objetivo de atender la creciente demanda de instalaciones fijas de telecomunicaciones en oficinas, hoteles y empresas. Pocos meses después de poner en marcha el negocio y mientras se abrían paso en el mercado, surgió “de rebote” la posibilidad de trabajar para el Circuito de Navarra, según explica Raúl Chamorro.

El trazado se había quedado sin personal para hacer funcionar el sistema de cronometraje y el director, Manel Muñoz, depositó en ellos su confianza para cumplir esta función: “Te gustan las motos, te gustan los coches y era una oportunidad que quisimos aprovechar”.

Conforme floreció la relación de confianza mutua, Proquo fue asumiendo más responsabilidades y, desde el año pasado, también se encarga de todos los servicios de telecomunicaciones en el circuito.

“Tres años después de empezar, estamos muy compenetrados con los gestores del circuito”, comenta Chamorro en referencia a Los Arcos Motorsport, la empresa concesionaria. Tanto es así, que posteriormente fueron de la mano de Manel Muñoz para hacer la instalación de telecomunicaciones del Navarra Arena.

Pero cuando apenas llevaban unos meses trabajando en Los Arcos, el trazado acogió la celebración de los seis días de enduro, una prueba motociclística entre cuyos organizadores estaba José Luis García Molina, propietario de Al Kamel, empresa catalana responsable de todos los servicios de telecomunicaciones de los campeonatos de Fórmula E o de WEC y que ha diseñado e instalado los sistemas de telemetría en circuitos como Le Mans, Alcañiz, Montmeló o el propio Circuito de Navarra. El buen trabajo realizado por Proquo en Los Arcos llevó a García Molina a ofrecerles el año pasado un acuerdo de colaboración para gestionar al personal de telecomunicaciones para el campeonato de Fórmula E. “Tenían a su máximo responsable un poco desbordado, así que actuamos como coordinadores del equipo de servicios IT, formado por un extenso grupo de autónomos y pequeñas empresas colaboradoras”, relata Chamorro.

Y aunque se trataba de un desafío formidable, dado que su experiencia profesional se limitaba a realizar instalaciones fijas que puntualmente había que adaptar, los tres socios de Proquo decidieron no arrugarse y aceptaron el envite. El primer encargo fueron los test que se celebraron en Valencia en octubre, prueba inicial que pasaron con nota. Desde entonces, Proquo se ha encargado de organizar y coordinar a la decena de profesionales que en cada gran premio despliegan y recogen toda la infraestructura necesaria para que funcionen las comunicaciones de los boxes, las conexiones de la sala de prensa, la señal de las televisiones, la wifi a la que se conecta el público, las cámaras de seguridad o toda la red de dispositivos que hace posible la telemetría.

Ya son siete carreras disputadas por todo el mundo las que han puesto a prueba la pericia de Raúl Chamorro, el encargado este año de atender el acuerdo con Al Kamel, la última de ellas celebrada en París el fin de semana del 26 y 27 de abril.

APORTAR Y APRENDER

El socio de Proquo describe la experiencia de “estimulante” y apunta que, aunque no les hacía falta porque tenían “trabajo de sobra”, en su negocio conviene diversificar la clientela. “No nos gusta acomodarnos y estamos aprendiendo un montón. Hasta ahora nos limitábamos a trabajar con instalaciones fijas que, como mucho, había que adaptar en algunas ocasiones, como sucedió en el Navarra Arena con el espectáculo del Circo del Sol. Sin embargo, para la Fórmula E, toda la instalación hay que pensarla para volver a desmontarla en una tarde pocos días después. Es una semana de trabajo muy intenso para dar servicio a una carrera que dura 45 minutos. Y vuelta a empezar en la otra punta del mundo”, explica Chamorro.

El día del gran premio, que suele disputarse los sábados, es “el más tranquilo”, ya que sólo hay que estar pendiente “de que nada falle, que no suele suceder”. Una vez que la instalación está terminada y entregada, tarea que completan entre el lunes y el viernes, el equipo se reparte por todo el circuito para cubrir incidencias, lo que les da la oportunidad de disfrutar de la carrera. Tras cubrir las carreras en Marrakech, Santiago de Chile y Ciudad de México y completar el periplo asiático, una estancia de 22 días que les llevó a Hong Kong y Sanya (China), ahora se encuentran en plena ronda europea del campeonato en el que se han disputado las pruebas de Roma y París.

De estas dos últimas, la carrera en la capital italiana fue la más peliaguda, según asegura Chamorro. Allí agotaron todo el material disponible, cerca de 500 dispositivos, cuando lo normal es utilizar “entre 250 y 300”. También fue necesario desplazar al doble de profesionales, 18 especialistas en vez de los 9 habituales, para poder cumplir con los plazos. “Ya nos avisaron de que Roma podía resultar una pesadilla, pero nos va la marcha”, comenta Chamorro para explicar que, al contrario que en la mayoría de las carreras, los pabellones de los patrocinadores no se concentraban en una zona, sino que se repartían por toda la ciudad y algunos de ellos incluso se ubicaban en el interior de museos, restaurantes y bares. Y, para complicar aún más las cosas, tuvieron que tejer la malla de telecomunicaciones sin cortar el tráfico, que en Roma supera las peores expectativas y es “una auténtica locura”.

COOPERAR ENTRE IGUALES

El campeonato de Fórmula E ha supuesto para Proquo tener que afrontar su actividad habitual con un empleado menos durante doce semanas al año, por lo que han tenido que tirar de su red de “colaboradores habituales” formada por otros autónomos y pequeñas empresas. Esa cooperación permite engordar y adelgazar el personal disponible para atender todos los compromisos adquiridos y es el secreto para que funcione el negocio tan con sólo tres socios trabajadores. “Lo que tenemos interiorizado es que para adaptarte y llegar a proyectos grandes lo mejor no es tener mucho tamaño y personal, más que nada porque es muy complicado mantener a mucha gente cuando estos se acaban”, argumenta Raúl Chamorro.

En lo personal, reconoce que el precio más alto lo han pagado su mujer y su hijo debido a las ausencias del hogar. No obstante, matiza que se limitan a doce semanas al año y que el próximo campeonato lo cubrirá otro de sus socios. “No da tiempo de echar de menos a la familia porque estás muy ocupado toda la semana. También ayuda el buen ambiente de trabajo dentro del equipo de Al Kamel”, añade. Pero lo que recalca antes de terminar es su sincero agradecimiento y el de sus dos socios a Manel Muñoz, el director del Circuito de Navarra, sin cuya confianza no habrían podido llegar a la Fórmula E.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra