Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
EMPRESAS

El Grupo AN dice que la sostenibilidad es mantener vivos "nuestros pueblos"

Una jornada de CaixaBank abordó ayer el papel de la agricultura y la sostenibilidad

Foto de cerca de 400 personas vinculadas al sector primario asistieron a las jornadas de 'Agricultura y sostenibilidad' de  CaixaBank, en Baluarte.

Cerca de 400 personas vinculadas al sector primario asistieron a las jornadas de 'Agricultura y sostenibilidad' de CaixaBank, en Baluarte.

CALLEJA
Actualizada 09/10/2017 a las 16:03

De aquí al año 2050 hay que aumentar un 70% la producción de alimentos porque habrá 2.300 millones de bocas más que alimentar en el mundo, según la ONU. Pero, al mismo tiempo, hay que mantener el paisaje agrícola y el entorno rural. La ecuación, ya compleja de por sí, se complica cuando otra variable entra en juego: el cambio climático. Ayer, cerca de 400 personas vínculadas al sector primario de la Comunidad foral abordaron la sostenibilidad medioambiental y su relación con la agricultura en unas jornadas organizadas por Agrobank (CaixaBank) bajo el título ‘ Horizonte 2020’.

El director general del Grupo AN, que factura unos 800 millones, Jesús Sarasa Murugarren, intervino en una mesa redonda. Explicó que, al ser una cooperativas de personas, la “primera sostenibilidad es la de mantener vivos nuestros pueblos”. También salió al paso de quienes apuntan a la agricultura como “sumidero” de CO2, uno de los gases causantes del calentamiento global. “La agricultura es gran consumidora de CO2. Hay que verlo como una materia prima más. Junto con el agua y la energía solar, sirve para generar alimentos”.

El máximo responsable del Grupo, con 1.500 trabajadores y 155 cooperativas socias, también abogó por la construcción de embalses y por regular los ríos. “Aquí vamos muy atrasados. En países como Francia hay incluso canales que intercomunican unos ríos con otros”, dijo Sarasa para quien hablar del tema es complicado porque recuerda a “alguien que queremos olvidar”.

A su juicio no se puede culpar a la agricultura intensiva de causar un elevado impacto medioambiental. “Cualquier chimenea, cualquier actividad urbana, genera mucho más impacto ambiental que la agricultura”. Eso sí, añadió que es un “compromiso” del sector intentar reciclar los envases y todo material agrícola posible. Posteriormente, en el turno de preguntas, Sarasa apostó por los cultivos transgénicos como manera de generar más alimentos y abaratar costes.

UNA EXPLOTACIÓN DE TUDELA

Víctor Martínez , socio de una explotación agraria convencional en Tudela, fue otro de los ponentes. Rechazó hablar de agricultura sostenible. Le gusta más el término de “agricultura razonada”. Contó que el campo ya nota el cambio climático y señaló, como uno de sus efectos, el adelanto de las fechas de siembra. “Ya está sembrada toda la Cuenca”.

Martínez compartió datos de cómo ha evolucionado su explotación entre el año 2000 y el 2016. Dijo que en el 2000 el coste por hectárea era de 325 euros y que hoy es de 139. Que el consumo de agua ha bajado de 6.500 a menos de 5.000 m3 por hectárea y que la aplicación de fitosanitarios también se ha reducido. Lo mismo el consumo de gasóleo, que ha bajado de 97 a 37 litros por hectárea. Pero, aún así, los rendimientos de maíz y cereal han mejorado en el citado periodo entre 2.000 y 2.500 kilos por hectárea.

La Política Agraria Comunitaria (PAC) y sus exigencias medioambientales planearon en la jornada. Hoy, a Navarra llegan 100 millones al año de pagos directos de la UE a 14.000 perceptores. De esta cantidad, 28 son pagos para prácticas beneficiosas para el clima y medio ambiente.

El tercero en intervenir fue el enólogo y bodeguero de Quaderna Vía, Raúl Ripa. A la pregunta de si la agricultura ecológica es la única sostenible, Ripa respondió que es “parte de la sostenibilidad”. Explicó que en sus viñas pican los sarmientos y los usan como abono, junto a estiércol de oveja compostado, y que plantan rosales para luchar contra las plagas. Aseguró que si la empresa les permite vivir con dignidad es gracias a que han salido mucho al extranjero, donde la mentalidad de los alimentos ecológicos está más arraigada. “Es cierto que cuando el diferencia del precio entre el ecológico y el convencional se reduce crecen los consumidores de productos bio”.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra