Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca

El puerto de Belagua se abre camino entre muros de ocho metros de nieve

El puerto de Belagua se abre camino entre muros de ocho metros de nieve

Una turbofresadora se abre paso en la zona de El Ferial. Cinco minutos antes, la carretera estaba limpia.

J.A. Goñi
0
08/03/2015 a las 06:00
  • M.M. Belagua
“Antiguamente, en otoño se ponía una cadena a pie de puerto y allí se quedaba hasta junio”, recordaba ayer Julián Gabas Martínez, propietario de la Venta Juan Pito, ubicado en las estribaciones de la carretera más alta de Navarra, a 1.780 metros de altitud sobre el nivel del mar en su puerto de Belagua. Es la NA-1370, a la que el servicio de Conservación de Carreteras atiende con un protocolo propio que incluye dos quitanieves, dos turbofresadoras y doce horas de trabajo diarios desde el 1 de diciembre hasta el 31 de abril.

Solo así se puede garantizar que la comunicación entre Navarra y Francia no quede borrada bajo metros de nieve. Y no siempre, porque en ocasiones el temporal y las ventiscas de hasta 100 kilómetros por hora emborronan en blanco el esfuerzo de los cuatro operarios.

“Pero es una carretera internacional que no se puede dejar. Si no, la nieve se apodera y quedaría meses y meses cerrada”, apuntaba Julio Calleja Rodríguez, jefe de la unidad del Distrito de Aoiz, en la que se encuadra el puerto de Belagua.

Aunque la carretera de media tiene siete metros de anchura, las turbofresadoras a duras penas logran habilitar un corredor entre paredes heladas de nieve que alcanzan hasta los ocho metros. “Aquí el quitanieves sirve más para echar sal y quitar hielo. El trabajo duro es de las turbofresadoras”, indicó Calleja Rodríguez, sobre una máquina que conforme se abre camino deja un corte vertical en el muro blanco, al que con cada pasada restañan un poco más de espacio si no hay ventiscas. Y la nieve que se desprende o se queda en el suelo, la tritura y expulsa por encima de estas paredes en las que el hielo asoma con tonalidades azules.

Del alba a oscurecer

El servicio de Conservación de Carreteras adjudicó a la UTE Ferroser y Lakita el mantenimiento del Distrito de Aoiz, que en Belagua además de los quitanieves y turbofresadoras requiere en ocasiones medidas adicionales. Cuando, por ejemplo, la nieve coge una altura de tres metros en la carretera. Entonces entra en acción la “maquinaria pesada” con retroexcavadoras y palas cargadoras.

El protocolo se activa cada día al amanecer para que, a las siete de la mañana el dispositivo ya esté en Isaba.

En el mapa, un recorrido de unos 25 kilómetros que inicia su ascenso en la zona conocida como Mata de Haya. El siguiente tramo, de 5 kilómetros, llega hasta el cuartel militar actualmente abandonado.

Pero aquí tampoco suele haber dificultades. Es desde este punto hasta la zona del Ferial -donde se encuentra el centro de esquí- en el que la nieve día sí y día también deja un paisaje monocolor en otros cinco kilómetros ayudado por las ventiscas y los aludes.

Y complicados aunque no tanto son los tres últimos kilómetros que llegan hasta el término de la Contienda, en la muga con Francia y a esos 1.780 metros de altitud.

“Es un trabajo ingrato porque puedes abrirte camino a duras penas, con las balizas como única referencia de la carretera si se levanta el aire, hacer una limpia grande y, de regreso, encontrarte con la calzada otra vez cubierta por culpa de las ventiscas.

No es raro que por aquí el aire llegue a alcanzar los cien kilómetros por hora”, explicaba Julio Calleja. En cambio, imposible calcular los metros de nieve acumulados. “¿Arriba? Quién sabe.

Pero aquí, unos tres metros y medio”, decía Julián Gabas Martínez, de la Venta Juan Pito. Y así hasta, en teoría, las siete de la tarde aunque la mayoría de los días se quedan hasta oscurecer.

El objetivo es que, de regreso, el puerto se quede abierto. “Entre semana no pasan muchos vehículos, una veintena como mucho de excursionistas o gente que va esquiar a Arlet.

También están los escolares que en autobús suben desde Isaba a la zona de El Ferial para la semana blanca”, enumeraba el jefe del distrito.

“Pero el fin de semana esto se llena con cientos y cientos de coches que se desplazan hasta el Ferial para disfrutar de un día de nieve”. O quienes se quedan en el paraje de la Contienda junto a otro centro de esquí dependiente del de El Ferial. Una opción de ocio que se borraría del mapa si esta labor se limitara a los sábados y domingos.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra