Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Tradiciones

Fieles a San Antón

Los cofradías de Urdiain y Bakaiku volvieron a reunirse tras el paréntesis de la pandemia con evocación a los arrieros que las constituyeron en el siglo XVII. Sus estatutos no dicen nada contrario a la incorporación femenina, subrayan sus miembros

Ampliar Con Miguel Ángel Sagaseta de párroco, los cofrades entonan el himno de San Antón en Urdiain.
Con Miguel Ángel Sagaseta de párroco, los cofrades entonan el himno de San Antón en Urdiain.NATXO GUTIÉRREZ
Publicado el 21/01/2023 a las 17:12
Aunque el año de la constitución de su cofradía rondase el 1691, Urdiain profesaba desde antes devoción a San Antón. Lo expone con conocimiento, por las averiguaciones históricas realizadas, el sacerdote y estudioso de hechos, costumbres y avatares Miguel Ángel Sagaseta. “El retablo de la iglesia fue un encargo realizado entre 1624 y 1630 a Miguel Peruzurgin, quien a su vez subcontrató la confección de las esculturas del primer piso a Juan de Bazcardo. Cuando se le preguntó al pueblo por el santo al que habría dedicarle una de ellas, no tardó en responder: ‘A San Antón’”. San Juan Bautista, San Fermín y San Blas comparten centro de devoción en el despliegue del frontal de la parroquia.
Si el protector de los animales era objeto de veneración en el siglo XVII lo fue por la profusa actividad de los arrieros que acarreaban mercancías con el apoyo de yuntas de bueyes y equinos entre el litoral y la meseta castellana. Sus convicciones religiosas dejaron poso en posteriores generaciones hasta hoy día en que 43 personas velan por su custodia por compromiso y ejemplo hallado en sus mayores.
Como herederos de la costumbre asumen la responsabilidad de apoyar económicamente -ahora son unos 300 euros- en los gastos del sepelio de un miembro fallecido. En los tres últimos años, los finados han sido Juan José Andueza Zufiarre, Antonio Goikoetxea Mendiluze y Daniel Aguirre Etxeberria.
El capítulo de ayer oficializó el relevo de funciones de abanderado y tesorero. Iñigo Etxeberria y Josu Lanas cedieron sus responsabilidades a Javier Ayestarán y José Ramón Irigoien, respectivamente. Hubo misa, canto del himno, aperitivo y almuerzo para proseguir por la tarde con la merienda en casa de los nuevos representantes. Ajustado a su propio guión, Bakaiku reunió a una cuarta parte de sus 82 cofrades. Un total de 36 se habían emplazado a compartir mesa y mantel tras asistir a misa la mayoría de ellos y atender al relevo de tareas. Eduardo Urrestarazu traspasó el cometido de mayordomo a Xabier Goikoetxea de Ziordia Urrestarazu y éste a su vez la tarea de velero a Pedro José Zelaia Romaral. Las bajas correspondieron a Esteban Erdozia e Isidoro López de Zubiria. Las novedades históricas aparecen reflejadas en tres libros, que datan de 1715, 1858 y 2020. Las cajas de madera que los recubren son obra de Juan José Urrestarazu y Ricardo Gil. Tanto en Bakaiku como en Urdiain hay interés de sumar nuevos adeptos, sin diferencias de género. De hecho, no hay impedimento alguno para que se incorporen mujeres, destacan sus miembros. Hoy es el turno de Iturmendi.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora