Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

FIESTAS NAVARRA

Hambre de fiesta en Alsasua

Unos 900 comensales comparten un menú preparado y servido en auzolan en el polideportivo de Zelandi con la implicación de un centenar de voluntarios

Ampliar La pista del polideportivo de Zelandi se convirtió en un comedor
La pista del polideportivo de Zelandi se convirtió en un comedor N.G. 
Publicado el 18/09/2022 a las 06:00
El altruismo y la buena vecindad maridaron en la receta. Fueron ingredientes básicos de la comida popular servida este sábado en Alsasua. La pista del polideportivo municipal de Zelandi se llenó de bocas hambrientas de fiesta. Hubo coincidencia de gustos en ese sentido entre los 900 comensales que compartieron mesa y mantel por iniciativa e implicación de un centenar de voluntarios.
Una hora antes de que tomaran asiento y dedicasen un aplauso a quienes se esforzaron en los preparativos y servicio, Josó Bustamante Vitoria se encontró en una sala anexa vertiendo la base de una paella. El rincón de la improvisada cocina desprendió calor con la suma de fuegos encendidos sobre varios difusores. Las paelleras aguardaban en ese momento a ser alimentadas con 80 kilos de arroz. La proporción pantagruélica tenía por objeto saciar los estómagos de una concurrencia tan nutrida como el copioso menú.
Mientras José se afanaba en la preparación, un grupo de compañeros de tareas altruistas amasaba las hamburguesas veganas que, “con su salsa”, figurabancomo parte de los entrantes. “Champiñones en su salsa y chorizo cocido a la sidra” ayudaron a abrir boca.
El plato fuerte de la paella ofreció la posibilidad de decantarse por la variedad de carne o vegetariana. De postre, pastel vasco. Todo ello, al módico precio de 13 euros.
El abanico de opciones no se quedó ahí. Como explicó Javier Trapero, en calidad de portavoz de la organización, los menores tuvieron un menú adaptado a su edad, que incluía un helado en un punto de venta rodado al que podían acudir con un ticket en la mano.
El comedor dejó igualmente hueco a comensales que, por diferentes motivos de intolerancia, no pueden ingerir los alimentos que debían servirse. Prueba de acogida, pudieron sentarse a compartir el mantel con comida traída de casa.
REPARTO DE TAREAS
Así como hubo un equipo de voluntarios entregados en la cocina y el servicio, que en los días previos se ocuparon de hacer las compras, los hubo que asumieron las tareas de montaje y desmontaje. Aún hubo manos prestas a fregar la vajilla de cristal y plástico reutilizable porque, como precisó Javier Trapero, el encuentro popular incidió también en el principio de la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente.
Otro de los pilares de la jornada estuo representada por el destino del excedente recaudado para asegurar material de próximas citas. El milagro de la multiplicación de los panes ha asegurado, de momento, la adquisición de una infraestructura básica para 350 personas. Hay interés de los impulsores de la iniciativa de suscribir un convenio de colaboración con el Ayuntamiento para acceder a un pequeño local del polideportivo de Zelandi en el que poder almacenar el material recopilado. Todo por el bien común de celebrar las fiestas con el condimento de la buena vecindad que siempre asegura un sabor especial.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE