Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Homenaje

Ziordia celebra la vida

Mayores y benjamines fueron agasajados ayer por el Ayuntamiento de la localidad en el Día Grande de unas fiestas suspendidas por prudencia. Los diez nacidos en 2010, residentes o con vínculos con el término, pudieron lucir pañuelo festivo

Los nacidos en el último año, residentes o vinculados a Ziordia, con sus allegados ayer tras recibir el pañuelo.
Los nacidos en el último año, residentes o vinculados a Ziordia, con sus allegados ayer tras recibir el pañuelo.JESUS CASO
Publicado el 09/09/2021 a las 06:00
Dos de los pañuelos festivos entregados en una pequeña caja de madera viajarán a Sevilla para que luzcan en los cuellos de Alicia y Elena Luque Agirre. Sus nombres engrosaron una nómina de diez nacidos en un año marcado por la pandemia feliz para quienes, a su alrededor, celebraron su llegada al mundo. Como la suya, la vida de la generación nacida en 2020 o con vínculos con Ziordia aportó el miércoles un motivo de celebración en el Día Grande de las fiestas suspendidas. Fue sencillo, a la par que emotivo, el tributo a la vida dispensado por el Ayuntamiento en los aledaños de un edificio consistorial engalanado con las flores que cuelgan de balcones y ventanas.
En un segundo año sin festejos por el mal que congeló el mundo, los extremos de la pirámide demográfica coincidió en un homenaje a la existencia compartida. “Los niños que no han podido lucir el pañuelo festivo lo tendrán para que se lo puedan poner cuando puedan celebrarse las fiestas”, aclaró la alcaldesa, Olatz Irizar (EH Bildu), en la bienvenida al acto. Su desarrollo se pospuso a la eucaristía celebrada en la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, cuyo retablo brilla desde que se renovó la iluminación en fechas recientes.
La única de las actividades posibles en un marco aún de cautela prosiguió con la honra a la longevidad brindada a las personas de mayor edad. Juana Mujika recogió un ramo de flores por los 99 años que en octubre cumplirá su madre, Ángeles Martínez Ochoa, hoy día la vecina de mayor edad. Sus limitaciones le abocan a ser atendida en una residencia. Plácido Mendoza Arbizu, de 97 años, participó del agasajo institucional por gozar de la atalaya que es contemplar la vida con el privilegio de la edad. El hombre, cuyas manos se forjaron en la albañilería y en el frontón como jugador y entrenador de pelota mano, fue doblemente honrado. En la segunda ocasión compartió honores con su mujer, Teodora Arregi Mendia, de 87 años. Seis décadas de unión les contemplan como padres de dos hijas, Amaia y Rosa; y cuatro nietos. Uno de ellos, Ainhoa Rubio Mendoza, les brindó el miércoles la emoción de bailar un aurresku en su honor, junto a Xabier Bengoetxea Ijurra. Sus pasos siguieron el compás del acordeón que con destreza interpretó Iñaki Bizkai Esáin, de Lakuntza. El secreto de una alianza duradera, por la opinión esgrimida por Teodora Arregi, se encuentra en “aguantarse y quererse mucho”. Apoyado su cuerpo en una silla, su marido evocaba los triunfos conquistados en el frontón, con trofeos conseguidos “en Pamplona, Alsasua y Eibar”. Las anécdotas del pasado tejieron una conversación amena y entretenida sobre una vida encarada con el sudor de la frente. Él se forjó una reputación como albañil en Ziordia y en los pueblos de alrededor, claro está, también en la cercana Álava. Toda una vida.
volver arriba

Activar Notificaciones