Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Zona Norte

El polideportivo de Alsasua perdió 600 abonados por la pandemia

La nómina de inscritos va recuperándose hasta alcanzar los 1.400 tras la caída por restricciones

En una imagen de archivo, una persona se ejercita en una de las piscinas de Zelandi
En una imagen de archivo, una persona se ejercita en una de las piscinas de Zelandiarchivo
Actualizado el 29/07/2021 a las 20:13
La pandemia, amén de ser fuente de un inmenso mal en la humanidad, mantiene extendido su tentáculo hiriente sobre el tejido económico. Servicios públicos, como el prestado por la sociedad pública Atabo Altsasu S.L. en la gestión de las instalaciones deportivas de la localidad, aún se resienten del duro embate que sacudió la crisis sanitaria con el consecuente reguero de restricciones. Según informó el miércoles tras el pleno el alcalde, Javier Ollo (Geroa Bai), la adopción de medidas ante la amenaza de la transmisión se tradujo en un descenso vertigionoso de abonados. La caída se materializó en la pérdida de 600 inscritos hasta dejar la base en 1.200. Un repaso a los datos de este año invitan a un ligero optimismo con una subida hasta 1.400.
A pesar de la mejoría, la administración se encuentra resentida y precisa de un apoyo financiero, que el Ayuntamiento, en su sesión del miércoles, trató de asegurar con “una aportación extraordinaria” por valor de 180.000 euros. La consignación posee, según el alcalde, un carácter de prevención por el posible desajuste que pudiera darse a final de año en las cuentas de la sociedad pública. En otras palabras, la contribución municipal está calculada como un máximo, sujeta a la evolución que arroje el saldo de la gestión de las instalaciones. La reserva económica carece, en ese sentido, del fin de equilibrio monetario que tuvo una aportación también extraordinaria concedida por el consistorio a Atabo Altsasu S.L. en junio de 2020 por un importe de 36.888 euros. Entonces, la necesidad de nivelar las cuentas fue más que manifiesta “por la situación de cierre y falta de ingresos durante los meses de marzo, abril y mayo” de ese año. Como segunda razón aducida por la corporación, las piscinas de verano de Dantzaleku no llegaron a abrirse, a diferencia de este año, debido al cumplimiento de las medidas exigidas en complejos de sus características con el fin de reforzar la seguridad sanitaria.
En otoño, las nuevas restricciones fijadas desde el Gobierno de Navarra mermaron la capacidad de respuesta de las instalaciones ante la demanda con el consecuente perjuicio para sus arcas generado por la pérdida de abonados.

Plan de actuación ante el riesgo de inundación

El Ayuntamiento de Alsasua adquirió el miércoles el compromiso de redactar un Plan de Actuación Municipal ante el Riesgo de Inundaciones, conforme determinan los preceptos para zonas expuestas a crecidas, como el caso. La elaboración supondrá un gasto de 10.626,22 euros, que el consistorio reunirá con sus propios fondos y una subvención. La disponibilidad de un plan de estas características obedece a términos dictados por ley. El Plan Especial de Emergencias ante el Riesgo de Inundaciones de Navarra, revisado en 2018, determina que las entidades locales “deberán elaborar y aprobar Planes de Actuación Municipal ante el riesgo de inundaciones y establecerán la organización y actuaciones de los recursos y servicios propios al objeto de hacer frente a las emergencias por inundaciones, dentro de su ámbito territorial”.
Los propios requisitos legales fijan en un año el plazo para culminar la redacción. Una vez formalizado este trámite, “previo a su aprobación se deberá contar con informe favorable del Servicio de Protección Civil del Gobierno de Navarra al objeto de su adecuada integración en este plan y facilitar su posterior homologación por la Comisión de Protección Civil de Navarra.”
volver arriba

Activar Notificaciones