Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Elizondo

Ana Mari Marín, "mujer decidida, honesta y sincera"

Elizondo honró la memoria de Ana Mari Marín, la artista que se entregó a la pintura con la misma pasión que cuidó de Baztan. La sobrina de Jorge Oteiza glosó su perfil en una carta.

Ampliar Ana Mari Marín,
Ana Mari Marín, "mujer decidida, honesta y sincera"
    Actualizado el 29/05/2021 a las 06:00
    En agosto se apagó la vida de Ana Marí Marín pero su recuerdo de “mujer decidida, entregada, honesta y sincera” permanece tan lúcido como la imagen de sus lienzos que dejó como legado a quienes fueron testigos de su evolución como pintora de reputado prestigio y mayor talla humana. El color de Baztan perdió intensidad con su fallecimiento. Este viernes 28 de mayorecuperó fuerza con pinceladas de su retrato. En un marco incomparable para revivir su trayectoria artística y humana, como es la Casa de Cultura de Arizkunenea, se escuchó una carta escrita por Pilar Oteiza, sobrina del célebre Jorge Oteiza: “Ana Mari fue una buena amiga, un apoyo constante que traía alegría a la casa de Jorge… y, ahora que se ha ido, quiero recordarla como esa mujer decidida, entregada, honesta y sincera que fue”.
    Una paleta de finos trazos, esbozados por testimonios de cercanos, recreó el perfil de una mujer que dedicó 70 de sus 87 años a congelar en un cuadro detalles que sólo ella fue capaz de captar de su querido Baztan en una vasta creación, condimentada de anécdotas y episodios glosados desde la distancia por la propia Pilar Oteiza y en la cercanía de Arizkunenea por su hermana María José, partícipe en una mesa redonda. El encuentro contó con la presencia de Salvador Martín Cruz, médico que fue en Lekaroz y Gartzain, amigo de la pintora y crítico arte; Lander Santamaría, periodista y amigo; y Pello Fernández Oyaregui, presidente de la Fundación Javier Ciga y conocedor de su vida. Personas coincidentes en su propósito de apertura del hoy desaparecido Museo Etnográfico, que llevó en un momento el nombre de Jorge Oteiza, se unieron de palabra y corazón a su tributo. Supuso un homenaje organizado por la Asociación Pregón, editora de la revista del mismo nombre, en uno de cuyos últimos números Pello Fernández glosó el periplo humano y artístico de la pintora para quien Baztan fue pasión. La sala más amplia de Arizkunenea completó el aforo permitido en una muestra evidente de la huella que dejó la homenajeada en Baztan, en general, y en Elizondo, de manera particular.
    Como detalló en la revista Pregón y repitió Pello Fernández, “la vida de Ana Mari Marín ha pivotado en torno a lo que son sus dos pasiones esenciales; ambas se han convertido en su motor vital, la Pintura y Baztan. Baztan es su otra finalidad existencial, y a ella ha dedicado toda su vida. Fue una auténtica factótum siendo el alma mater de numerosos proyectos, Baztandarren Biltzarra, Museo Etnográfico, además de colaborar, participar e impulsar otros, como la Coral de Elizondo, semanas culturales de las décadas de los 70, 80 y 90 en Elizondo” Pamplona o San Sebastián. Su personalidad quedó grabada en sus cuadros. “Su pintura fue emocional, expresión vitalista de color. La pintura le salía del interior”, como le definió Pello Fernández.
    Fue concejala de Baztan entre 1966 y 1974 y alcalde jurado de Elizondo durante tres bienios. Hija de Blas Marín , alcalde de Baztan durante la República, y la donostiarra Julia Gutiérrez, nació en la casa Paularena el 13 de agosto de 1933. El estallido de la Guerra Civil condujo a la familia a exiliarse en el sur de Francia. En 1942 regresó a San Sebastián para luego mudarse a Irún. El éxodo concluyó con la unión de todos sus miembros en 1948 en Elizondo. Encontró ese año Ana Mari Marín un doble motivo de celebración, al coincidir con Ismael Fidalgo, pintor vizcaíno que recaló en Baztan para cumplir el servicio militar. Fue su primer maestro y de su mano, ella y José Mari Apezetxea compusieron el grueso de la pintura baztanesa.
    EL RETRATO DE OTEIZA
    “Ana Mari era generosa con su tiempo, siempre estaba dispuesta a ayudar en las distintas situaciones que se presentaban”. Pilar Oteiza recordó a su tío, del que Ana Mari Marín fue “fotógrafa de cabecera”. Pasó de congelar el instante a pintarlo. Cuando acabó con su retrato, Jorge Oteiza “se fue”, según el relato de su sobrina que leyó Lander Santamaría. La pintora que iluminó Baztan siguió su estela pero su recuerdo está coloreado de los mismos tonos que adornaron cada instante de su vida.
    Después del siglo de Oro de Baztan que fue el XVIII, como recordó Lander Santamaría, el XX “será difícil de repetir” por lo que vio nacer, entre ellos, la llegada del ferrocarril del Bidasoa o la apertura y cierre del colegio de Lekaroz. En él creció como persona y artista Ana Mari Marín, que volverá a ser homenajeada en un nuevo encuentro en el Nuevo Casino de Pamplona.
    Con la misma pasión con que se entregó a la pintura, cuidó de Baztan y sus gentes. Cuando fue alcaldesa-jurado de Elizondo puso especial celo en que no hubiese desperfectos en infraestructuras y servicios. “Madrugaba a eso de las seis de la mañana y recorría Elizondo apuntando s había algún desperfecto. Cuando había un guarda municipal asignado a Elizondo, le pasaba las cosas a mejorar ese día”, recordó Lander Santamaría.
    “Nada en Baztan le era ajeno”, sentenció, a su vez, Pello Fernández. Las medidas preventivas ante el mal de la pandemia retrasó desde octubre hasta ayer el homenaje que pretendía reconocer la dedicación de una mujer que destacó como artista y dejó una huella imborrable entre sus vecinos. Como significó Fernández, “antes que pintarlos, quiso y amó los quince pueblos de Baztan”.
    volver arriba

    Activar Notificaciones

    Continuar

    Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

    Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

    SUSCRÍBETE