Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

La noche más mágica

Alsasua abriga los sueños

Sin cabalgata, la llegada de los Magos se trasladó a una imagen congelada en una recepción en el Centro Cultural Iortia

Melchor se dirige a pequeños y mayores desde el escenario del Centro Cultural Iortia, de Alsasua.
Melchor se dirige a pequeños y mayores desde el escenario del Centro Cultural Iortia, de Alsasua.
N.G.
Actualizada 06/01/2021 a las 06:00

No pudieron los Magos seguir la estela del Rey de la Cencerrada por los caminos que desembocan en el centro de Alsasua. Toda medida de cautela fue poca para asegurar su reencuentro con los verdaderos reyes de la noche mágica. Suspendida la elección del guía, como es costumbre desde la recuperación de un protocolo hace tres décadas, y sin Cabalgata, sus Majestades de Oriente fueron recibidos en el Centro Cultural Iortia. Dispuso el Ayuntamiento junto con las Apymas del colegio público Zelandi y de la ikastola Iñigo Aritza, de una organización para espantar la amenaza de la pandemia, con una entrada estructurada en tres pases. Cada uno de ellos garantizó la asistencia a 150 personas, con presencia menuda en su mayor parte. Las pautas redujeron la afluencia de los adultos a un solo acompañante por cada menor o grupo de menores. De esa manera, Ayuntamiento y Apymas lograron que la ilusión brillase en los ojos del mayor número posible de pequeños.

Como sucediera con Olentzero y Mari Domingi en los días previos, fue necesario retirar una entrada por cuestiones de organización y respeto al aforo permitido. Las entradas se vendieron a un precio simbólico. La cuantía recaudada fue destinada la compra de un detalle para los mayores. Fueron precisamente ellos los primeros que acogieron el mensaje de los Magos, trasladado por sus pajes, en un encuentro a distancia en la entrada de la residencia Aita Barandiaran. A eso de las once, la comitiva se detuvo a sus puertas, donde los pajes hicieron entrega del regalo. Lo propio hicieron en la Clínica Josefina Arregui, allí donde cada día se obra un milagro contra el olvido.

Antes de que la noche fuese cerrada, Melchor advirtió de las dificultades tenidas -con la pandemia al principio y la nieve después- para llegar a Alsasua, “lugar de acogida”. De su boca brotó un buen consejo, dirigido a los depositarios de sus promesas: “No hay mejor regalo que un buen amigo. Los juguetes se rompen. Los amigos no”. La amistad, como los Magos, es eterna.

Temperatura. 1 grado.
Reyes. Melchor acudió a la hospitalidad brindada por Jesús María Garísoain Ibáñez, pintor de profesión, de 60 de edad; mientras Gaspar esperó a que Jesús Sayas Mazquiarán, de una correduría de seguros y 50 años de edad le ayudase en su visita a Alsasua. Mikel Lakunza Bakaikoa, conductor de camión de hormigonera, de 51 años; recibió a Baltasar.
Novedades. El encuentro con los Magos se estructuró en el Centro Cultural Iortia en tres pases, cada uno de ellos reservado a 150 personas.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE