Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Imagen nocturna del quiosco de la plaza de los Fueros que este año cumple un siglo de historia desde su instalación en 1921.

El Quiosco de Tudela cumple su centenario

Este templete fue inaugurado el 11 de julio de 1921 con el objetivo de acoger los conciertos de la Banda de Música

Un siglo después, y tras la reforma integral a la que fue sometido en 2002, el quiosco es uno de los emblemas de la ciudad

10/03/2021 a las 06:00

Hace ahora 100 años, en 1921, el Ayuntamiento de Tudela construyó un quiosco en el centro de la plaza de los Fueros que, con el paso del tiempo, se ha convertido en uno de los emblemas de la ciudad.

El objetivo de este templete era acoger las actuaciones de la Banda Municipal de Música, sobre todo durante las fiestas patronales de julio en honor a Santa Ana.

De hecho, en los años previos a la construcción del quiosco, el consistorio tudelano encargaba cada verano la instalación de uno provisional que se levantaba sobre la conocida como Fuente de los Angelotes, situada entonces en el centro de la plaza de los Fueros. Estos templetes de madera servían como escenario de las actuaciones de la Banda durante las fiestas y ferias veraniegas. Una vez llegado el otoño, el mismo contratista que había armado el quiosco lo desmontaba, devolviendo a la plaza su imagen original con la Fuente de los Angelotes en el centro de la misma.

Esto cambió el citado año 1921, cuando el Ayuntamiento de Tudela se propuso dotar a la plaza de un quiosco definitivo para la música.

El proyecto corrió a cargo de Nicasio Martínez, recayendo toda la labor de herraje artístico en el maestro cerrajero Santiago Marsellá.

EL 11 DE JULIO DE 1921

La memoria del proyecto, fechada el 28 de febrero de 1921, recoge en su preámbulo la decisión del Ayuntamiento de Tudela de “construir un kiosco para la Banda en la plaza de los Fueros, llenando con esto un vacío y una necesidad, dotando la hermosa y regular plaza de un elemento estético que haga desaparecer los tablados que en días de fiestas y ferias no estaban a tono con la cultura y adelanto de una ciudad como Tudela”.

Si eso decía el preámbulo, en la conclusión de la memoria se indicaba que el templete proyectado “no está calcado ni inspirado en ningún otro existente (...) sino que es completamente original (...), y será construido en todas las partes posibles, con elementos y personal tudelano”.

Con ese objetivo, y como recoge Jesús Martínez Escalada en su obra La historia de Tudela contada por sus calles, durante la madrugada del 18 de marzo de 1921 comenzó el desmontaje de la Fuente de los Angelotes para, a principios de abril, dar inicio a la construcción del quiosco.

Las obras se prolongaron durante tres meses, procediéndose a la inauguración oficial el 11 de julio, dos semanas antes del inicio de las fiestas de Santa Ana.

Centenario del quiosco de la Plaza de los Fueros de Tudela

UNA COPIA CASI IDÉNTICA

Durante este siglo de historia, el quiosco ha sido objeto de diversas obras de restauración, como la llevada a cabo en el año 1993 con motivo de la rehabilitación del resto de la plaza de los Fueros; y, sobre todo, la realizada entre 2002 y 2003, coincidiendo con las obras de peatonalización de la propia plaza y de algunas de las principales calles del centro urbano de Tudela.

En realidad, y debido al estado de deterioro en el que se encontraba el templete, esta última reforma de 2002-2003 supuso la reconstrucción del 90% de su estructura, realizando una copia prácticamente idéntica del quiosco original construido en el año 1921.

Para ello, el quiosco fue desmontado durante la madrugada del 18 de septiembre de 2002 y sus piezas trasladadas a una nave del Polígono Industrial Municipal de Tudela. Allí, los distintos gremios implicados en su restauración se volcaron para devolver al quiosco el lustre que el paso del tiempo había ido borrando.

Centenario del quiosco de la Plaza de los Fueros de Tudela

Tras 10 meses de intenso trabajo y una inversión de 84.100 euros, el quiosco regresó al centro de la plaza de los Fueros el 9 de julio de 2003.

El principal cambio estructural del templete fue la sustitución de su pedestal original de hormigón por uno de cristal, para posibilitar así a los peatones poder ver desde la plaza el interior de la sala de exposiciones que se habilitó en el subsuelo, en sustitución de los servicios públicos con los que contaba el quiosco anterior.

Además, en cuanto a su estética, la variación más destacada fue el cambio de color del templete, pasando del verde original al actual gris oscuro que distingue al quiosco.

TESTIGO Y PROTAGONISTA

El quiosco ocupa el centro de la plaza de los Fueros de Tudela, un lugar privilegiado en el conocido como ‘cuarto de estar’ de la ciudad. Desde este emplazamiento tan especial, el quiosco ha sido testigo de algunos de los principales acontecimientos del último siglo de historia de la ciudad.

Pero durante estos 100 años, el quiosco no ha sido solo testigo, sino también protagonista, por ejemplo, de una de las tradiciones populares más arraigadas en Tudela: La Revoltosa. Se trata de un baile, cuyos orígenes se remontan a finales de los años 20, que se interpreta cada una de las noches de las fiestas patronales de la ciudad. El mismo consiste en que los participantes den vueltas alrededor del quiosco siguiendo el ritmo que marca los integrantes de la Banda Municipal de Música desde el escenario del propio templete.

EMBLEMA DE LA CIUDAD

La relevancia y simbolismo logrado por el quiosco durante su historia hizo que, hace unos años, el propio Ayuntamiento de Tudela encargara réplicas en miniatura que entregaba como regalo institucional.

Así, poco a poco, y desde que aquel 11 de julio de 1921 fuese inaugurado, el quiosco se ha convertido en todo un emblema de Tudela.

Centenario del quiosco de la Plaza de los Fueros de Tudela

Un símbolo al que el Ayuntamiento de Tudela pretende dar el homenaje que merece por su centenario, pero que, como reconoce el consistorio, se encuentra a la espera de la evolución de la pandemia de coronavirus.

Sin duda, un capítulo más en la historia del quiosco que, a buen seguro, contarán las generaciones venideras.

La Fuente de los Angelotes, ‘antepasado’ de triste final

Antes de la construcción del quiosco, el centro de la plaza de los Fueros había estado ocupado por la conocida popularmente como Fuente de los Angelotes.

Esta fuente, realizada a base de hierro fundido pintado de color verde, fue construida en Londres y lució en la plaza entre los años 1888 y 1921.

El 18 de marzo de ese 1921, el Ayuntamiento de Tudela inició el desmontaje de la fuente para, en su lugar, comenzar la construcción del quiosco.

Centenario del quiosco de la Plaza de los Fueros de Tudela

Pero la historia de la fuente no acabó ahí. El consistorio la reubicó en la zona central del paseo Marqués de Vadillo (actual paseo de Invierno).

Y en ese lugar permaneció hasta que el 13 de agosto de 1937, en plena Guerra Civil Española, Tudela fue bombardeada. Uno de los artefactos explosivos lanzados sobre la ciudad impactó en la fuente y esta quedó totalmente destruida.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE