Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Fiestas

Adiós a lo grande en Tudela

Los gigantes se despidieron de cientos de niños que los han acompañado estas fiestas en el día extra que clausuró el ciclo festivo

Ampliar Despedida de gigantes y cabezudos en las fiestas de Tudela 2022.
Despedida de gigantes y cabezudos en las fiestas de Tudela 2022.Blanca Aldanondo
  • Quique Ruiz
Publicado el 01/08/2022 a las 06:00
Nadie dijo que las despedidas fueran fáciles. Y tras unas fiestas atípicas de 8 días celebradas tras dos años de parón, la de este domingo de los gigantes se preveía de lo más compleja.
Corrían las 13 horas cuando, tras realizar su habitual desfile por las calles del Casco Antiguo, la Comparsa de Gigantes de Tudela llegó a la plaza Vieja. Allí aguardaban centenares de niños, ilusionados aunque un poco apenados, sabedores de que era la última vez en la que verían a sus ‘grandes amigos’, los colosos Sancho VII el Fuerte, doña Sancha, Juan de Labrit, Catalina de Foix, Íñigo Arista y Oneca. Al menos, querían decirles: “ ¡Hasta el año que viene!”.
Una vez reunidos, la comparsa deleitó a los presentes con varios bailes que contaron con el acompañamiento de gaitas, tambores y txistus, momento en el que algunos pequeños aprovecharon para meterse dentro de las figuras y comprobar de primera mano cómo se mueven.
Otros, más pequeños y asustadizos, prefirieron confiarles sus chupetes y esperar al próximo año.
LA COMPARSA, SATISFECHA 
El presidente de la comparsa, Íñigo Castellano, reconoció estar “muy contento” por ver “la plaza llena”. “A los niños les hace mucha ilusión ver a los gigantes y creo que estos dos años sin ellos se les ha notado, los han echado en falta. Nosotros estamos cansados porque han sido unas fiestas muy largas, pero ver a los niños sonreír nos ha hecho venirnos arriba” , declaró. Y se refirió a los chupetes que dejaron los niños asegurando que suelen guardar “una caja llena” de ellos, algo que denota la masiva participación con la que suele contar este acto.
La jornada se completó con el tradicional saludo de los cabezudos desde el balcón, que lanzaron ganchitos para los niños mientras estos gritaban “chuches, chuches”, en lo que fue un final mucho menos amargo de lo que se antojaba al principio.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE