Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Vandalismo

Dañan pinturas de César Ridruejo en el paseo del Prado de Tudela

El pintor denuncia actos de vandalismo en cerca de una decena de obras; en unos casos han deteriorado la pintura y otras se las han llevado

Ampliar César Ridruejo muestra los daños en la pintura de la parte inferior del gato que realizó en uno de los árboles del paseo del Prado
César Ridruejo muestra los daños en la pintura de la parte inferior del gato que realizó en uno de los árboles del paseo del PradoBlanca Aldanondo
  • M.T. Tudela
Publicado el 22/01/2022 a las 06:00
En verano de 2020, César Ridruejo Calvo, natural de Soria y vecino de Tudela, dibujó 3 vistosos pájaros de colores de gran realismo en otros tantos troncos de árboles del paseo del Prado de Tudela. La buena acogida popular de la iniciativa de este pintor aficionado de 78 años, profesor jubilado del CIP ETI de la ciudad, puesta en marcha para “despertar emociones” entre quienes acuden a disfrutar del entorno del citado paseo, le llevó a continuar con esta peculiar ‘fauna pictórica’ a la que ha ido sumando lagartijas, caracoles, koalas, ardillas, monos y gatos, además de otros motivos como setas hasta alcanzar unas 18 obras.
Ahora Ridruejo denuncia los actos vandálicos que han sufrido 9 de esas pinturas. Unos daños, como indica, de los que se ha ido dando cuenta “poco a poco, a lo largo de semanas”. En concreto, señala que “de las obras que han saboteado, casi todas están en el paseo del Prado, excepto una palomita que tengo en un huerto en la Mejana, que la retorcieron para llevársela aunque no pudieron, y una perdiz que tenía en el parque fluvial del Queiles que se llevaron, para lo que tuvieron que ir necesariamente con una escalera y destornillador, y eso es un hurto”, señala.
Respecto a las pinturas del paseo, explica los daños en el gato que creó en un agujero del tronco de un platanero, a dos metros de altura. “Han doblado la chapa donde lo pinté y no han podido llevárselo porque estaba muy sujeto, pero han deteriorado su pintura y tengo que volver a pintarlo. Este gato es el que más éxito ha tenido. Incluso salió en la portada de la revista del Grupo Literario Traslapuente”, comenta. “También, por ejemplo, se han llevado ‘bonitamente’ una ardilla de la que estaba muy orgulloso, un mandril, una mariquita y la hoja de un racimo de uva, porque el racimo no pudieron. Además, rayaron unos caracoles y retorcieron unas abubillas”, comenta, al tiempo que añade que “las obras que están pintadas en troncos de plataneros del paseo, cuya ‘defunción’ es rápida porque la corteza de esos troncos se cambia per se cada pocos años, como no se las pueden llevar, han llegado a coger una piedra del suelo para dañarlas”. “Las que están pintadas sobre una chapa, las coloco un poco inaccesibles subiéndome a una escalera de 2,5 metros, pero suben, intentan llevárselas y, si no, lo fastidian”, dice.
En la parte superior, el hueco de la mariquita arrancada del tronco
En la parte superior, el hueco de la mariquita arrancada del troncoBlanca Aldanondo
JUBILADO QUE QUIERE SER "ÚTIL" 
Ridruejo considera que quienes hayan causado estos daños, al igual que quienes destrozan papeleras o, en general, el mobiliario urbano, son “resabiados de la sociedad que están insatisfechos”. “Se creen con derecho a todo y con obligación a nada”, señala, al tiempo que añade que respetar esas obras es una cuestión de civismo.
Respecto a su actividad pictórica, dice que es “un jubilado más que quiere ser un poco útil”. Añade que ya se ha “alquilado” a un amigo “para ir con una escalera más alta para poner las obras más inaccesibles”.

Animado a seguir tras el apoyo de los tudelanos

Ridruejo destaca el apoyo que ha recibido “de muchísimos tudelanos” afeando la conducta de quienes han dañado sus obras “y animándome a seguir”. “Ha sido una inyección de adrenalina magnífica para mí y quiero destacar mi agradecimiento por esta estima hacia mi actividad. Son mil satisfacciones las que me dan los tudelanos y tudelanas con su seguimiento, emoción y apoyo a esta iniciativa frente a una de esos ‘saboteadores’. Me compensa más el reconocimiento”, señala. En este sentido, dice que está muy animado para continuar “y tengo varias ideas y cosas a medias para seguir, porque me parece grande la ilusión que les hace esto a nietos, padres y, sobre todo, abuelos”.
volver arriba

Activar Notificaciones