Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Medio ambiente

El TSJN pide al Gobierno de Navarra un plan para mejorar el nivel de ozono en la Ribera

El tribunal considera acreditado que entre 2011 y 2015 se rebasó “el valor objetivo” para la protección de la salud

Ampliar La estación urbana de medición de la calidad del aire situada en la plaza delimitada por las calles Aranaz y Vides y Remacha de Tudela
La estación urbana de medición de la calidad del aire situada en la plaza delimitada por las calles Aranaz y Vides y Remacha de TudelaBlanca Aldanondo
  • DN Tudela
Publicado el 15/01/2022 a las 06:00
La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) insta al Gobierno foral a que elabore y ponga en marcha “a la mayor brevedad” y, en todo caso, antes de un año, los preceptivos planes de calidad del aire para la mejora del nivel de ozono en la Ribera. Estima así una demanda en este sentido de la Asociación Ecologistas en Acción de la Ribera (Landazuría).
Frente a esto, desde el Gobierno aseguraron este viernes que encargaron el plan hace meses y que ya cuenta con un borrador, a falta de revisarlo y de decidir si se recogen aportaciones ciudadanas.
Según el TSJN, ha quedado acreditado que se superaron los valores, en lo que respecta a la protección de la vegetación, entre 2011-2016 en las mediciones realizadas en Funes, Tudela y Olite; y que también se rebasó el valor objetivo para la protección de la salud humana entre 2011 y 2015 en Funes, Tudela y Olite.
El origen del pleito fue un recurso de la asociación contra la desestimación, por silencio administrativo, de una solicitud que presentó en mayo de 2019 al Gobierno foral para que adoptara de manera urgente el Plan de Mejora de la calidad del aire en la Ribera. Alegaba que tanto en el quinquenio 2011-2016, como entre 2014 y 2018, se habían superado los niveles objetivos de ozono troposférico para la protección de la salud humana.
"COMPORTAMIENTO NEGLIGENTE"
También señalaba que el Real Decreto 102/2011 sobre la mejora de la calidad del aire impone a las Comunidades Autónomas la elaboración de los planes de calidad del aire. Y resaltaba que el Gobierno foral acumula un retraso muy superior al de dos años en la elaboración, aprobación y ejecución de los planes de mejora de la calidad del aire para la Ribera, donde los niveles de ozono en el aire han superado los valores establecidos. “Es un comportamiento negligente que está poniendo en riesgo la salud de los riberos, así como la conservación de la vegetación, los cultivos y los ecosistemas”, consideró.
La defensa del Gobierno de Navarra se opuso a la demanda. Expuso que el citado Real Decreto establecía la obligación de elaborar un plan de mejora cuando se superara un valor límite o valor objetivo, lo que no ocurría en este supuesto; y defendió que “la calidad del aire en Navarra presenta una situación de cumplimiento de los objetivos exigibles por la normativa vigente”.
UN PLAN "NECESARIO"
El TSJN se basa en una sentencia del Tribunal Supremo de 22 de junio de 2020, por la que “ya no es posible entender que no existe obligación de Navarra de elaborar un plan de mejora de calidad del aire hasta que no haya elaborado el Estado un plan nacional”.
La asociación adujo que se habían superado los valores límite y, por el contrario, el Ejecutivo foral sostuvo que, tomando como referencia los datos proporcionados por la estación de Funes, única que cumple los requisitos exigidos, el promedio del quinquenio 2014-2018 no supera el límite previsto normativamente.
Como apunta el TSJN, la Administración admite que, respecto a la protección de la vegetación, la zona de la Ribera se situó por encima del valor objetivo, y también destaca que sólo pueden tenerse en consideración los datos obtenidos en la estación de Funes porque es la que más se aproxima al cumplimiento de los criterios de macro implantación para estaciones rurales. El resto de estaciones no cumplen dichos criterios, por lo que la información que suministran no se puede considerar correcta a dichos efectos.
“Es claro que es necesario un Plan de Mejora de la Calidad del Aire si se superan los valores de referencia, y para poder saber y valorar si es necesario elaborarlo, la Administración deberá instalar las estaciones de medición conformes con la normativa para poder comprobar si se superan o no lo valores objetivos de referencia”, concluye la Sala. Añade que la Administración “en ningún caso” puede aducir válidamente su propia inactividad, al no instalar estaciones de medición, para no cumplir la obligación de elaborar un Plan de Mejora de calidad del Aire.

Límites legales recomendables de ozono troposférico

​A diferencia del ozono estratosférico, que protege a la población de los rayos solares, el troposférico es un contaminante secundario que puede provocar problemas de salud si su concentración es excesiva. Los precursores del ozono reaccionan en presencia de luz solar y por eso los niveles son más altos en verano. Los precursores del ozono son emitidos por el tráfico, actividades industriales, y en general cualquier otra actividad de combustión de combustibles fósiles. En 2003 se fijaron los límites o umbrales legales recomendables de ozono. Está el de protección de la salud humana, de 120 microgramos/m3, que no se puede superar más de 25 días por año en un promedio de 3 años; y los de información (180 microgramos) y alerta (240), que implican el aviso a la población. El Gobierno foral informa de la medición de las estaciones y los avisos en su web.

volver arriba

Activar Notificaciones