Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Villafranca

Los Carmelitas donan su convento, iglesia y huerta a Villafranca

Esta cesión es indefinida y se condiciona a la conservación del templo y a independizarlo del resto del edificio

Una imagen de la fachada del convento de Nuestra Señora del Carmen de Villafranca.
Una imagen de la fachada del convento de Nuestra Señora del Carmen de Villafranca.
CEDIDA
  • M.T./A.R.O.
Actualizada 08/04/2021 a las 06:00

Los Padres Carmelitas Descalzos de la Provincia de San Joaquín de Navarra han donado a Villafranca su convento e iglesia, construidos en la primera mitad del siglo XVIII en esta localidad ribera, así como la huerta tapiada y patios descubiertos del citado complejo conventual. Esta donación se realiza de forma indefinida, aunque se condiciona a la realización de obras que independicen la iglesia del resto de las propiedades, así como a la conservación del templo.

La alcaldesa del municipio, Mª Carmen Segura, y Lázaro Iparaguirre, en representación de los Carmelitas, fueron los encargados de firmar recientemente ante notario esta donación. En la misma, también se establece que si el suelo del edificio del convento o el de la iglesia fuera recalificado en todo o en parte en el plazo de 30 años a partir de la fecha de esta donación “para que, dejando de ser suelo destinado a servicios o edificios públicos sirva de asentamiento a una o varias edificaciones o construcciones con fines lucrativos (viviendas)”, los Padres Carmelitas participarán en dicha eficabilidad con una participación del 25% de su aprovechamiento.

Este complejo conventual fue construido entre 1734 y 1765, y la iglesia se inauguró en 1762. El edificio tiene una extensión de 3.120 metros cuadrados -entre el convento, el templo, la huerta y los patios- y, como informaron desde el Ayuntamiento de Villafranca, “está incluido dentro de la catalogación de edificios sujetos al Patrimonio Arquitectónico del departamento de Cultura y Turismo (Institución Príncipe de Viana), por lo que todas las obras que se quieran realizar en el mismo deberán quedar sujetas a las normas establecidas por dicha institución”.

La decisión de la Orden de los Carmelitas de donar este convento de Nuestra Señora del Carmen a la localidad vino motivada por la marcha de Villafranca, el 2 de marzo de 2020, de los dos últimos miembros de la congregación que quedaban en el municipio.

 

A FALTA DE CONCRETAR SU USO

Mª Carmen Segura explicó que aunque esta decisión de donar el complejo conventual se adoptó hace un año, no se ha podido hacer efectiva hasta ahora por la pandemia. Respecto al uso que se dará al edificio, dijo que “todavía no está decidido, pero la idea es que preste servicio al pueblo, como hizo el anterior colegio de los Hermanos Maristas, que ahora es la casa de cultura”. “Ahora, lo que tenemos que hacer es rehabilitar lo más prioritario, como una parte de la cubierta, que no es mucho, y luego decidir el uso. Es un edificio catalogado, por lo que hay que ver también qué se puede hacer. En función de lo que hagamos se tendrá que rehabilitar por dentro de una u otra forma”, señaló.

En cuanto a la iglesia “su propiedad va a ser del pueblo, donde hay una enorme devoción a la Virgen del Carmen, y seguirá teniendo culto a través del arzobispado”, dijo, al tiempo que consideró “prácticamente inviable” la posibilidad de recalificación del suelo que recoge el documento de donación “porque el edificio y la iglesia están protegidos por Príncipe de Viana”.

Segura agradeció a los Padres Carmelitas, en nombre de Villafranca, “este generoso acto” , así como al ex-párroco José Mª Jaúregui “su labor para hacer posible esta donación”.

Lázaro Iparaguirre, provincial de los Carmelitas de San Joaquín de Navarra, señaló que es “un privilegio poder devolver a Villafranca tantas cosas que nos ha dado a los Carmelitas a lo largo de los más de 200 años que hemos estado en el pueblo”. “Ha sido un intercambio de servicios y de cariño y aceptación. Los Padres Carmelitas han dado mucho al pueblo, pero también el pueblo ha dado mucho cariño y respaldo a todos los carmelitas que han pasado por allí”, comentó. Dijo tener la ilusión de que el municipio pueda utilizar el edificio “en un servicio que, realmente beneficie a los habitantes de Villafranca”.

 

Datos de interés

En Villafranca. El complejo conventual de los Padres Carmelitas de la localidad de Villafranca se construyó entre los años 1734 y 1765. Se compone de convento, iglesia, huerta y patios descubiertos y tiene una extensión de 3.120 metros cuadrados. La fachada del edificio está construida en ladrillo y dividida en dos cuerpos. En el cuerpo inferior se sitúa el pórtico, que formado por 3 arcos de medio punto y sobre el que se abre una hornacina que alberga la imagen de la Virgen del Carmen. Sobre esta hornacina se sitúa una ventana y, a los lados, se ven dos escudos de armas. Corona el conjunto conventual un tímpano curvo entre aletones. En el lateral se puede contemplar una espadaña (campanario) con dos arcos de medio punto.

La iglesia.
El templo se inauguró el 17 de octubre de 1762, fecha en que se trasladó el Santísimo Sacramento, aunque, no obstante, las obras finalizaron tres años más tarde. Conserva tres retablos de la etapa rococó realizados por los maestros del taller de Estella Lucas de Mena y su suegro Dionisio de Villodas, que los realizaron entre 1769 y 1772.

 

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE