Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Suceso

El joven que rescató de la piscina al conductor de San Adrián: "Lo sacamos entre mi hermana y yo"

Un coche se salió de una calle de San Adrián y cayó a la piscina del patio de una vivienda. Los hijos de la familia socorrieron al conductor, que se encontraba inconsciente y sumergido

Igor Arigita López, el joven que, junto a su hermana, logró sacar al conductor del agua.
Igor Arigita López, el joven que, junto a su hermana, logró sacar al conductor del aguaMari Paz Gener
Publicado el 02/07/2021 a las 08:18
Sobre las 18.10 h del miércoles, el adrianés Igor Arigita López, de 24 años, técnico de rayos en el hospital de Estella, escuchó un dos fuertes impactos desde su habitación, en la casa que comparte con su familia en el número 52 de la calle Mayor. Estaba jugando en el ordenador, con los casos puesto. Al principio, reconoce, pensó que el ruido procedía del propio juego de guerra. Pero los gritos de su hermana Aitana, de 15 años, llamándolo, lo alertaron y bajó corriendo al patio. Allí se encontró a un coche volcado sobre la piscina. “Me di cuenta que pasaba algo grave. Vi el coche volcado y a mi hermana, que estaba pasando la tarde con dos amigas, intentando abrir la puerta del conductor”.
Dentro del vehículo se encontraba un joven, también de San Adrián, que permanecía boca abajo, inconsciente con la cabeza sumergida y con el agua hasta el pecho. “Conseguí abrir la puerta y quitarle el cinturón de seguridad. Le sacamos entre mi hermana y yo y el chico reaccionó enseguida. Balbuceaba pero no fue necesario realizar ninguna maniobra de reanimación. Tenía varios golpes, pero por fortuna no se rompió nada”. Igor Arigita, además de sanitario, ha sido socorrista en piscinas. “Además, tanto mi hermana como yo sabemos hacer una RCP, mi madre es enfermera e imparte, también, cursos de primeros auxilios”.
El vehículo cayó al patio desde cuatro metros de altura de desnivel en la esquina lateral de la casa, en la intersección de las calles Sant Adriá de Besos y San Jerónimo . Primero, se golpeó contra el cemento y después sobre la piscina, con una profundidad de 1,80 metros. En su caída rompió una valla de acero y parte del muro de hormigón que rodean el patio.
Igor Arigita recuerda que, cuando ya habían sacado del agua al conductor, entró un vecino a la casa y entre los dos comprobaron su estado, mientras su hermana llamaba al 112 y a sus padres. Hasta el inmueble llegaron agentes de la Policía Local y Foral, bomberos de Lodosa, personal médico de la zona básica de San Adrián y una ambulancia de Azagra. “Al principio, el chico quería irse a casa pero lo convencimos para que ir al hospital”. Ayer, cuando terminó su jornada laboral en el García Orcoyen, Arigita visitó al conductor accidentado. “Le vi muy bien y creo que mañana -por hoy- le darán el alta”.
Arigita señala que el resultado del accidente podía haber sido mucho peor. “En primer lugar, podían haber estado mi hermana y sus amigas dentro de la piscina. Y si no llego a estar en casa, no hubiesen podido abrir solas la puerta del conductor y el tiempo bajo el agua hubiese sido mucho mayor. Dentro de lo malo, ha tenido mucha suerte”, reconoció.
Hace algo más de 11 años, en enero de 2010, cayó otro vehículo sobre la misma piscina, entonces con muy poca agua. En ese caso, el conductor perdió el control a causa del hielo cuando circulaba por la cuesta de la calle El Clavel hacia San Jerónimo. El conductor logró salir por su propio pie.
volver arriba

Activar Notificaciones