Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Estella

Comercio y hostelería, el tándem que da trabajo a más de mil personas en Estella

De 5.603 afiliaciones a la Seguridad Social en Estella, ambos sectores sumaban 1.093 a 30 de septiembre

Hosteleria
En la calle donde se cruzan los caminos. Comerciantes y hosteleros de distintas zonas y sectores de Estella, en el cruce de las calles Mayor y Baja Navarra. El corazón comercial junto al Ensanche, la plaza de los Fueros y las calles aledañas.
Actualizada 31/10/2020 a las 06:00

Más de un millar de personas. Exactamente, 1.093 de las que 730 pertenecen al comercio al por mayor y al por menor y las otras 363 a la hostelería. Las afiliaciones a la Seguridad Social en Navarra dejaban ambas cifras a 30 de septiembre de 2020 en lo que a Estella se refiere. Registraban ese dato del total de 5.603 afiliaciones aportadas por la localidad. Solo por encima, con 1.260, se situaba la industria manufacturera. El bloque de actividad sanitaria contabilizaba 682 y, a partir de ahí, ya con cifras menores seguían otros frentes de la actividad económica.

Comenzaba el otoño de la pandemia, cuando el mazazo del nuevo cierre a bares y restaurantes no había llegado aún. Sus persianas han bajado otra vez y entre sus profesionales solo se aspira a volver. Seguir adelante. Recibir otra vez a sus clientes para afrontar, como se pueda y al menos para ir cubriendo gastos, el temido invierno. Ese -se dice siempre en Estella- al que hay que sobrevivir.

Sus compañeros del comercio siguen abiertos, pero en la ciudad cabecera de merindad, rica en patrimonio y parada hacia Santiago los caminos de todos se entretejen, como ocurre con los negocios que viven del turismo. Sin gente en las calles, se resienten las cajas y tras ellas se hacen una pregunta ¿Quién va a salir si se ha perdido el pincho, el vino o un café?

 

POR UN PLAN DE RESCATE

Es el sector estratégico al que aludía Laseme en su diagnóstico para el Foro Empresarial celebrado un año atrás. A su importancia se refiere la Asociación de Comerciantes de Estella. “Las restricciones previas y ahora el cierre pueden provocar la desaparición de numerosas empresas hosteleras en nuestra ciudad y de muchos puestos de trabajo”. El comercio -añade- sufre como actividad complementaria un parón en su actividad. “En este momento, hay sectores a los que les cuesta dinero estar abiertos”, sostienen. Ven imprescindible “el apoyo de la ciudadanía”. Consumir lo local porque el comercio, “muy castigado también por la pandemia, va a necesitar un plan extraordinario e integral, seguramente durante un largo tiempo”.

Para la hostelería, la asociación pide igualmente medidas concretas, un plan de rescate para apoyarles hasta que se pueda abrir con aforos suficientes como para mantenerse. “Se debe concretar en medidas fiscales, ayudas directas y planes de estímulo de la demanda en cuanto se permita abrir”. ¿Y a nivel local? Tienen sus propuestas. “La puesta en marcha de las ayudas previstas, la regulación para adaptar las terrazas y seguir trabajando en el exterior agilizando los trámites para ponerlo en marcha lo antes posible. En definitiva, que se apoye a todas las empresas locales en dificultades. Pequeñas y grandes, del centro y los barrios”.

Abogan por una acción conjunta de todas las administraciones ante una situación insostenible cuyos efectos pueden tardar décadas en recuperarse. Y miran a Europa. a los países donde “los cierres han sido compensados con ayudas directas cubriendo pérdidas de hasta el 75%”.

 

 

 

Leire Azcona Albizu: The corner, bar en traspaso

“Es muy triste, pero dejo por un tiempo el sector”


 

 

Hosteleria

Muy joven, Leire Azcona Albizu tiene a sus 24 años una larga experiencia en la hostelería de Estella. Natural de Igúzquiza, trabajó desde los 15 en diferentes establecimientos hasta que hace dos años, justo antes de fiestas de 2018, emprendió su propio proyecto y cogió en el Casco Antiguo las riendas de The Corner. Hoy, lo traspasa en una de las primeras decisiones tomadas en esa dirección en el sector local. “Ha funcionado muy bien, estaba contenta con unos clientes muy fijos en la franja de la tarde-noche”, cuenta.

Fue ella el pasado jueves la encargada de leer el manifiesto en la concentración de los hosteleros en la plaza de los Fueros. Muy emotivo, habló de la pérdida de “mil sonrisas y conversaciones eternas que se dieron en cada barra”. De como, más que un trabajo, se ha cerrado una forma de vida, el sentir de lo que en cada local es, al final, una familia. “Que no nos duerman con cuentos de hada, que no nos cierren el bar de la esquina”, citó al final a Sabina.

Terminada esa cita en el mercado, Leire Azcona contaba su día a día en los últimos meses. Desde que reabrió a primeros de julio, ya cuando pudo trabajar con barra y aprovechar la terraza, para intentar remontar en un verano que siguió con restricciones.

Hasta el otoño. Un nuevo parón y, para ella, el momento de bajarse de este tren. “No concibo ahora abandonar para siempre la hostelería, pero me salgo un tiempo del sector. Tengo que tener la suficiente frialdad para decir que esta etapa acaba porque seguir es generar un agujero y no puedo retrasar lo inevitable”, señala. Los carteles de traspaso cuelgan ya del establecimiento en el que -expresa- ha pasado los mejores años de su vida, desde que acometió una reforma en la que contó con la ayuda de los suyos. “Es muy triste, pero con las últimas medida s ha llegado a su fin”.

 

 

Los hosteleros de siempre...


 

Hosteleria

 

Tras dedicar a la hostelería 38 de sus 52 años, Ramón Astarriaga digiere el último golpe. En el gremio tiene a tres de sus hermanos -Iñaki, en El Volante, Jesús, en el asador Astarriaga, y María Puy, en La Estación- porque es la suya una saga de hosteleros, el apellido por excelencia en el sector local. En marzo en el Orreaga , el bar-cafetería arrendado en la calle San Andrés, trabajaban seis empleados junto a su mujer y él. Eran dos más el matrimonio en este nuevo cierre.  Hoy, tiene claro que lo que está por llegar solo puede afrontarse con medidas extraordinarias. “Hicimos lo que nos pidieron, cumplimos con nuestros deberes y los que ahora deben hacerlos bien son los políticos. El cierre es una medida drástica que no creo que sea la más lógica, pero veremos qué contrapartida nos dan. De acuerdo, es una pandemia. Pero los autónomos somos un pilar fundamental de la economía. No digo que me solucionen la vida, pero ¿no se rescató a los bancos con miles de millones? Que tanto el Gobierno de Navarra como el estatal se den cuenta del daño y de la magnitud de esto a corto plazo”. Considera que se deben dar moratorias sin intereses a todos los niveles. “Tiene que ser de obligado cumplimiento tanto fiscalmente como en bancos. Si no nos echan una mano, a nivel profesional será la ruina. Y, en el personal, un drama para miles de familias. ¿Qué tengo que hacer? ¿Sacar a mis hijos de estudiar porque no puedo pagarles la carrera?”


Lejos desde la anterior crisis de márgenes de otro tiempo, explica que no se ha trabajado en verano como para tener un remanente con el que aguantar ahora. Reconoce en este tiempo la implicación del edil Pablo Ezcurra para dar facilidades con el espacio de las terrazas, pero este padre de familia numerosa con cuatro hijos de entre 12 y 23 años pide esas medidas a otra escala y no esconde su inquietud por un mañana en el que, aún intentándolo, no tiene claro poder afrontar el largo invierno. Ramón, que se reinventa como pintor aunque este gremio sigue siendo su vida, ve “la ciudad más triste que hay” en una Estella sin hostelería. “Basta con darse una vuelta. La hostelería es alegría y, por lo menos, que esa alegría se pueda mantener la mitad del día”.

 

... y los que han llegado después
Hosteleria

 

 

Ioana Mihaela Moruz pertenece a una nueva generación de un sector al que ha dedicado la mitad de su vida. De origen rumano, lleva en la hostelería 18 de sus 37 años. Todos en el bar La Moderna, primero como empleada y desde 2016 como titular tras hacerse cargo del negocio. En marzo, empleaba a tres trabajadores y otros tres que reforzaban el fin de semana. Estos últimos seguían en ERTE cuando la semana pasada llegó el segundo cierre. “Reabrimos de los últimos, esperamos hasta el 18 de junio porque no era viable hacerlo antes. Y la vuelta fue positiva. Sin poder compararlo con los ingresos de otros años, pero la gente respondió e hicimos un buen verano. No sales ganando, pero tampoco perdiendo y yo siempre pensaba que este año, con cerrar sin pérdidas y pudiendo pagar a todo el mundo, ya sería un año ganado”.

Cuenta que en su caso su antiguo jefe se ha portado muy bien y ha sido una gran persona, comprensiva con la situación en todo momento. “Vemos que nuestro sector no es el culpable de lo que está pasando. Lo dicen los datos y nos hemos esforzado muchísimo en dar seguridad a la gente. Cada vez vamos a peor, no nos dejan trabajar y hay que seguir pagando. Si tengo que sacar algo bueno, es que me ha dado más tiempo para mi hija y mi vida personal. También que soy muy positiva y voy a luchar hasta el último momento para mantener a los empleados que tengo porque somos una familia después de tantos años juntos”, señala.

Es consciente de que vendrán tiempos difíciles, pero no quiere perde la ilusión de seguir trabajando y hacer bien las cosas. “La hostelería es mi vida. Me gusta tratar con la gente, lo que hago y sigo pensando que merece la pena”. Mientras, dice, no quieren “promesas ni regalos”, pero sí que el Ayuntamiento les respalde en la medida de sus posibilidades. “Entiendo que es a nivel de Navarra y que hay cosas que no depen den de ellos, pero somos una comunidad en la que nos conocemos todos y necesitamos ese apoyo”.

 

 

CLAVES
Población. Estella.
Habitantes. 13.800
Número de bares. 74, según las licencias contabilizadas en el último rolde del IAE (Impuesto de Actividades Económicas) del Ayuntamiento de Estella. Hay en la ciudad una única discoteca, la sala Trova.
Número de restaurantes. 23. Algunos de ellos coinciden con la actividad de bar.
Empleo que genera la hostelería. 363 afiliaciones a la Seguridad Social a fecha 30 de septiembre.
Número de comercios. 391, según la suma de epígrafes del comercio en el I AE. Hay que tener en cuenta que no coinciden con exactitud con el número de negocios abiertos, puesto que en parte de ellos -desde locutorios a tiendas de alimentación, entre otras- se está registrado en varios epígrafes distintos.
Empleo que genera el comercio. 730 personas.
Tipo de comercio. 26 relacionados con la moda y el textil, nueve con licencia de calzado y complementos, cinco de muebles. Hay 19 en el epígrafe de pan, pasteles, confitería y similares.
Bares y comercios abiertos y cerrados en 2020. No hay en estos momentos muchas diferencias respecto al 2019, porque bajas y altas se han compensado hasta ahora. Sí cerró ya un bar en septiembre y otro se traspasa.
Ayudas para salir de la situación. El Ayuntamiento de Estella aportó la pasada primavera 10.000 € a la Asociación de Comerciantes para que los gestionara con bonos bonificados con los que impulsar el consumo local. Queda ahora por repartir otro tanto entre establecimientos no asociados. Y falta por decidir el destino de los 200.000 € aprobados en el remanente para ayudas a los sectores afectados por la crisis.

 

 


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE